Joe Biden y Xi Jinping dialogaron durante más de dos horas sobre Taiwán, comercio y la relación entre superpotencias

Internacionales 29/07/2022 Por Editor
En la segunda llamada desde el inicio de la invasión de Rusia a Ucrania, los líderes hablaron sobre cómo mantener bajo control la rivalidad entre ambos países.
China y Estados Unidos

El presidente Joe Biden y Xi Jinping de China sostuvieron la quinta conversación de sus presidencias el jueves, hablando durante más de dos horas mientras trazan el futuro de su complicada relación en un momento de crecientes tensiones económicas y geopolíticas.

La llamada comenzó a las 8:33 a. m. EDT y finalizó a las 10:50 a. m. EDT, según la Casa Blanca. Tuvo lugar cuando Biden busca encontrar nuevas formas de trabajar con la potencia mundial en ascenso, así como estrategias para contener la influencia de China en todo el mundo. Las diferentes perspectivas sobre la salud global, la política económica y los derechos humanos han puesto a prueba la relación durante mucho tiempo, y la negativa de China a condenar la invasión de Ucrania por parte de Rusia agrega aún más tensión.

El último punto de presión ha sido la posible visita de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, a Taiwán, la isla que se gobierna democráticamente y recibe apoyo defensivo informal de EEUU, pero que China considera parte de su territorio. Beijing ha dicho que consideraría tal viaje como una provocación, una amenaza que los funcionarios estadounidenses están tomando con mayor seriedad a la luz de la incursión de Rusia en Ucrania.

“Si Estados Unidos insiste en seguir su propio camino y desafiar los resultados de China, seguramente recibirá respuestas contundentes”, dijo Zhao Lijian, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, a los periodistas a principios de esta semana. “Todas las consecuencias subsiguientes correrán a cargo de los EE. UU.”

Por su parte, Biden Xi Jinping que la política de Estados Unidos sobre Taiwán no ha cambiado, a pesar de la advertencia de Beijing a Washington de que no “juegue con fuego” con respecto al estatus de la isla.

”Sobre Taiwán, el presidente Biden subrayó que la política de Estados Unidos no ha cambiado y que Estados Unidos se opone enérgicamente a los esfuerzos unilaterales para cambiar el statu quo o socavar la paz y la estabilidad en el Estrecho de Taiwán”, dijo la Casa Blanca en un comunicado después de que ambos líderes terminaron una llamada que duró más de dos horas.

Pelosi sería la funcionaria electa estadounidense de más alto rango en viajar a Taiwán desde que el republicano Newt Gingrich visitó la isla en 1997 cuando era presidente de la Cámara. Biden dijo la semana pasada a los periodistas que los oficiales militares estadounidenses creían que “no era una buena idea” que el orador visitara la isla en este momento.

John Kirby, un portavoz de seguridad nacional de EEUU, dijo el miércoles que era importante que Biden y Xi se comunicaran regularmente.

“El presidente quiere asegurarse de que las líneas de comunicación con el presidente Xi permanezcan abiertas porque es necesario”, dijo Kirby a los periodistas en una sesión informativa en la Casa Blanca. “Hay problemas en los que podemos cooperar con China y hay problemas en los que obviamente hay fricción y tensión”.

Biden y Xi hablaron por última vez en marzo, poco después de la invasión rusa de Ucrania.

“Esta es una de las relaciones bilaterales más importantes del mundo actual, con ramificaciones mucho más allá de los dos países individuales”, dijo Kirby.

La conversación se produce cuando Biden se movió para cambiar la dependencia de EE. UU. de la fabricación china, incluida la aprobación por el Senado el miércoles de una legislación para alentar a las empresas de semiconductores a construir más plantas de alta tecnología en EE. UU. países de bajos ingresos como una alternativa a la “Iniciativa de la Franja y la Ruta” de China, que tiene como objetivo impulsar el comercio de China con otros mercados globales.

Kirby enumeró una serie de áreas de fricción entre EE. UU. y China que dijo que serían parte de la conversación, incluidas “tensiones sobre Taiwán, tensiones sobre el comportamiento agresivo de China en el Indo-Pacífico fuera de Taiwán, tensiones en el relación económica” y sobre la reacción de China a la guerra de Rusia en Ucrania.

Biden, que ha mantenido los aranceles de la era Trump sobre muchos productos fabricados en China para mantener su influencia sobre Beijing, está sopesando si suavizar al menos algunos de ellos en un movimiento para disminuir el impacto de la inflación vertiginosa en los hogares estadounidenses.

Los funcionarios estadounidenses también han criticado la política “cero-COVID” de China de pruebas masivas y confinamientos en un esfuerzo por contener la propagación de COVID-19 en su territorio, calificándola de equivocada y preocupada de que desacelere aún más el crecimiento económico mundial.

Otros puntos de tensión incluyen el trato de China a los musulmanes uigures, que Estados Unidos ha declarado un genocidio, su militarización en el Mar de China Meridional y la campaña mundial de espionaje económico y político.

Te puede interesar