Pintor concordiense sobrevivió a explosión en Madrid que provocó dos muertes

Internacionales 20/05/2022 Por Editor
"Hacemos un esfuerzo por sostenernos, pero estamos todos hechos polvo. Son heridas que no se ven", expresaron.
Bekes
Bekes es de Concordia, pero lleva varios años radicado en Europa.

Los vecinos que sufrieron la explosión de la calle General Pardiñas de Madrid (España) se sienten desamparados y abandonados por el Ayuntamiento y temen que el desescombro del edificio acabe con sus enseres. “El día de la explosión vinieron todos y recibimos una buena atención, pero no les hemos vuelto a ver. Nos han ninguneado olímpicamente”, se quejó Guillermo Bekes, portavoz de la recién creada Asociación de Víctimas y Afectados de General Pardiñas.

Bekes es argentino, concordiense para más precisiones. Lleva varios años radicado en España y justamente fue protagonista, involuntario, de la explosión y posterior derrumbe de un edificio ubicado en calle General Pardiñas 35, en el corazón del distrito Salamanca de Madrid. En ese lugar, el artista tenía su atelier.

Cuestionamiento el desescombro

Las tareas de desescombro han arrancado ya con un robot que va retirando los forjados afectados en la deflagración del inmueble, mientras los técnicos realizan una monitorización de la demolición parcial del bloque, que sufrió una explosión de gas el pasado 6 de mayo. Los trabajos se están realizando de arriba hacia abajo y, por tanto, el robot ha empezado por la cubierta y el ático, las zonas más dañadas.

El director general de la Edificación del Área de Desarrollo Urbano del Consistorio, Juan Carlos Álvarez, aseguró que el desescombro se está haciendo en colaboración con la Policía Local, que está elaborando las labores de investigación del accidente, y que se intentará rescatar todas las pertenencias que sean recuperables. Los objetos se depositarán en una instalación del Samur Social para entregárselos a sus propietarios.

 Explosión en España

Sin embargo, los vecinos se encontraron ayer con la desagradable sorpresa de ver un montón de cascotes y algunas pertenencias arrojadas en plena calzada. “Con el robot han tirado todos los enseres a la calle. Es como sufrir un segundo derrumbe. Nuestras pertenencias peligran y necesitamos recuperarlas. Yo soy pintor y tengo ahí todo mi estudio de trabajo. Si meten un volquete, lo pierdo todo”, criticó Bekes.

El robot está ubicado en una plataforma en una de las grúas y un operario guía sus maniobras desde otra grúa, mediante un sistema de cable. Según explicó Álvarez, la máquina tiene varios tipos de accesorios como un martillo percutor, una cizalla y una mini pala excavadora. Con estas herramientas, el robot va provocando la caída de los cascotes, los recoge con la pala y, de ahí, pasan al contenedor de escombros, que se sostiene en el aire con otra grúa de gran tonelaje y luego se deposita en la vía pública.

 

Piden un realojo digno

 

Los vecinos se reúnen este jueves con la Junta del Distrito del barrio de Salamanca para exponer sus reivindicaciones y exigir que el desescombro se realice con el mayor cuidado posible. Los damnificados reclaman además un realojo digno, ya que, en la actualidad, se encuentran ubicados en casas de familiares o en habitaciones de hotel.

“Esto fue una solución provisional, pero las obras van a durar meses. Tenemos gente mayor de 80 años viviendo en habitaciones de hotel, pero se les acaban la semana que viene”, declaró el portavoz.

Las víctimas también piden ayuda logística para poder desplazar y almacenar las pertenencias que se recuperen. Además, lamentan no haber recibido ninguna ayuda psicológica, pese al shock que han sufrido: “Hacemos un esfuerzo por sostenernos, pero estamos todos hechos polvo. Son heridas que no se ven. Tengo ataques de llanto y, cada vez que escucho un ruido, pego un salto, pero no me dan hora con el psicólogo hasta dentro de seis meses”, manifestó Bekes, que vivió el derrumbe del edificio en el sótano y le cayeron todos los cascotes en el hall.

El portavoz de la asociación de víctimas resume así la situación: “No queremos defendernos del Ayuntamiento, sino que se ponga de nuestro lado y nos ayude”.

Te puede interesar