Antes de los Juegos Suramericanos de la Juventud, la dueña del récord argentino habla desde su Concordia natal

Deportes 30/04/2022 Por Editor
Carmela Cocco tiene solo 15 años. Es, actualmente, la dueña del récord argentino de lanzamiento de martillo, tras registrar una marca de 57 metros y 32 centímetros, en el Torneo Provincial U20 realizado en el Polideportivo de Concordia, en marzo último.
Cocco_1

Ese lanzamiento, además, la ubica actualmente como primera en el ranking mundial para menores de 16 años. ¡Sí, mundial! La concordiense, con esos pergaminos pese a su corta edad, estará compitiendo en los Juegos Suramericanos de la Juventud (para atletas de 14 a 18 años), a realizarse desde este 28 de abril y hasta el 8 de mayo en Rosario, provincia de Santa Fe.

Rumbo a Rosario

En las primeras horas de este viernes 29 de abril, la atleta concurrirá al Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (CeNaRD) para seguir con la planificación de lanzamiento, complementándolo con levantamiento de pesas. Allí concentrará, junto al resto de la delegación argentina que competirá en los Juegos, hasta que el 3 de mayo viajará a Rosario para entrenar en la pista.

Finalmente, llegará el momento de competir y lo hará en U18 (es decir, entre sus rivales habrá jóvenes que le llevarán 2 y hasta 3 años de diferencia). Será el sábado 7 de mayo, cuando saldrá a pista desde las 15:50.

Antes de viajar a Capital Federal y luego a tierras rosarinas, Carmela dialogó con el equipo de “3200, el código del deporte”. En la pista del Polideportivo de Concordia, su segunda casa desde los 11 años, habló de sus inicios, su focalización en el deporte, su relación con el entrenador, el momento del récord y sus objetivos.

Inicios “A los 10 hice una maratón de mi escuela, el Colegio San Antonio, y me vieron condiciones. En lo que peor me va es en resistencia así que mi profesora de Educación Física me dijo: porque qué no vas a atletismo y mamá dijo: no, me parece que no, es durísimo, re fuerte”, dijo y agregó que, finalmente, un día hablaron y la convenció. “Vine acá a la Secretaría de Deportes y me aclararon que recién podía empezar a los 11 años. Así que esperé como un año y empecé con velocidad, como todos”, relató.

Cocco_4

Fecha clave: 1 de octubre de 2021

A las 12 me empezó a practicar combinadas (5 pruebas), que le permitió participar de la instancia nacional de los Juegos Evita, en Mar del Plata. Salió séptima, nada mal. “Después Tomás empezó a decirme para hacer disco o bala porque en las combinadas hay bala y entrenaba con él 1 ó 2 veces por semana”, contó y siguió: “a los 14 me dijo para hacer disco como para ablandarme. Me gustaba, hacía linda marca y el 1 de octubre de 2021 me dijo: agarrá el martillo y empezá. 

Primero  un boleo, luego un giro. A la primera no agarraba una, los pies no me coordinaban. Hoy es lo que estoy haciendo”, destacó.

Tomás Chapelet es el docente al que se refiere. Es uno de los entrenadores que trabaja en “El Poli” de la ciudad, dependiente de la Secretaría de Deportes de la Municipalidad de Concordia. Es muy disciplinada y si yo le tengo que pedir algo ella está, lo hace. Tiene una entrega total a lo que es al deporte”, elogió.

Lo cuenta con total naturalidad, como si fuese parte de lo cotidiano para cualquier adolescente. Sin embargo, eso ocurrió apenas el año pasado. Ni siquiera un año necesitó para alcanzar ese récord argentino. Y sueña con más: “Quién no quiere estar en un Olímpico, eso sería lo mejor pero bueno, queda bastante todavía”.

Ese “bastante todavía” que menciona, es lo que su entrenador Tomás Chapelet denomina proceso. Mientras tanto, hay ajustes que hacer: “La verdad que, antes, la cabeza me jugaba súper en contra. Con el tiempo fui aprendiendo y con la experiencia de competencia, que tengo nada todavía (son 5 ó 6 recién con el martillo) pero voy aprendiendo rápido y la cabeza ahora va distinto”.

Aquel registro que la ubica primera en el ranking mundial de lanzamiento de martillo en U16 lo recuerda así: “Empecé con un tiro nulo, acá en Concordia durante el Provincial U20. Luego tiré un poco más de 51 metros, lo que tiro casi siempre y ya en el tercero fueron 56 y ya estaba saltando de alegría”, admitió y entonces llegó lo imprevisto: “el otro lanzamiento va a 57:32 y yo dije: no, chau, no puede ser. No lloré no sé cómo pero estaba lagrimeando”.

“Y después quise empezar a acelerar más y ahí tiré uno de 54 y otro menos. Si hubiera tranquila, un poco más calma, se pudo haber dado un 58 capaz”, reconoció pensando en que ir por más es posible.

Focalizada

Así la describió el profesor: “su estructura física es muy buena. El tren inferior de Carmela es muy rápido, por eso puede transmitir tanta velocidad y empujar tanto el martillo que es una prueba, totalmente de velocidad. Básicamente, el que gire rápido lo va a tirar lejos porque es como estar dentro de un lavarropas y, cada vez que centrifuga, gira muy rápido y genera mucha fuerza centrífuga. Más velocidad le ponés, más lejos volará”, ejemplificó.

“Ella puede desarrollar niveles de velocidad muy alto, al punto que hoy estamos no desarrolla más velocidad porque los niveles técnicos todavía no están a lo que tendrían que estar”, aclaró Chapelet y anticipó: “en corto plazo seguramente tirará mucho más. La idea es que este año lo cierre en 61 o 62 metros”.

Lo conseguido hasta ahora es resultado de su aptitud para la disciplina, de las enseñanzas de su profesor como de quienes las rodean pero, muy especialmente, de la constancia que tiene Carmela para prepararse.

“No tuve vacaciones. En diciembre terminé las clases y empecé en un gimnasio nuevo (con Guillermo Barrios como preparador) con levantamiento de pesas. Todos los días hacía doble turno: de mañana, levantamiento y, a la tarde, acá. Con la sobrecarga, el mes más pesado y duro fue enero. Pero la verdad que no lesioné ni nada así que lo re agradezco”, valoró.

“En febrero terminé con la parte explosiva y ya en marzo, cuando empecé las clases, tuve que dejar esa rutina por la escuela. Me distribuí 3 días y 3: lunes, miércoles y viernes con atletismo; martes, jueves y viernes con gimnasio”, precisó la alumna del Colegio “San Antonio”, que posee doble escolaridad (ingresa temprano por la mañana y tiene clases hasta las 16, aproximadamente).

¿Con qué expectativas irá a los Juegos Suramericanos? 

“Por cómo está el ranking, plata tendría asegurada pero, si mejoro, capaz se puede estar jugando el oro pero no quiero mufarla, ni nada. Voy a estar con un entrenador que no es el mío, voy a tener que acostumbrarme y entrenar también con la chica que hoy está primera en el ranking sudamericano U18”, explicó.

Te puede interesar