Gob er ola de cuidados

Talibanes dicen haber tomado el control de Panjshir y la oposición promete que seguirá luchando

Internacionales 07/09/2021 Por Editor
Los talibanes reivindicaron el lunes su victoria en la última parte de Afganistán que aún se mantienen en contra de su gobierno, declarando que la captura del valle de Panjshir ha completado su toma de control del país y que pronto desvelarán un nuevo gobierno.
TALIBANES

Las redes sociales mostraban a miembros talibanes frente a la puerta del recinto del gobernador provincial de Panjshir tras los combates del fin de semana con el Frente de Resistencia Nacional de Afganistán (FRNA), dirigido por el líder panjshiri Ahmad Massoud.

“Panjshir, el último escondite del enemigo fugitivo, fue tomado”, dijo el portavoz talibán Zabihullah Mujahid en una conferencia de prensa.

El escarpado valle al norte de Kabul fue famoso durante mucho tiempo por su resistencia a las tropas enemigas, incluidas las de los soviéticos en la década de 1980 y los talibanes durante su gobierno anterior en la década de 1990. Fue el principal bastión de los combatientes de la resistencia de la Alianza del Norte que derrocaron a los talibanes con el apoyo aéreo de Estados Unidos en 2001 después de la guerra por los ataques del 11 de septiembre a Estados Unidos. Los residentes de la zona hablan farsi, étnicamente distintos de los talibanes, principalmente pastunes.

Los talibanes aseguraron a los habitantes de Panjshir que no habría ningún “acto discriminatorio contra ellos”.

“Son nuestros hermanos y trabajarán juntos por un propósito común y el bienestar del país”, dijo Mujahid.

Sin embargo, Massoud, hijo de un héroe de la resistencia a los soviéticos y a los talibanes, se mantuvo desafiante. Dijo que su fuerza, extraída de los restos del Ejército afgano y de los combatientes de milicias locales, todavía están combatiendo.

“Estamos en Panjshir y nuestra resistencia continuará”, dijo en Twitter. También reveló que estaba a salvo, pero no dio detalles sobre su paradero.

El jefe de relaciones exteriores de la FRNA, Ali Maisam Nazary, dijo que la declaración de victoria de los talibanes era falsa y que las fuerzas de la oposición seguían luchando.

“Las fuerzas del FRNA están presentes en todas las posiciones estratégicas del valle para continuar la lucha”, dijo en su página de Facebook.

El portavoz talibán Mujahid dijo que le habían dicho que Massoud y otro líder de la resistencia, el exvicepresidente Amrullah Saleh, habían escapado al vecino Tayikistán.

PRONTO ANUNCIO DE GOBIERNO

Los talibanes han tratado repetidamente de asegurar a los afganos y a los países extranjeros que no volverán a imponer el brutal gobierno de su último período en el poder, cuando llevaron a cabo violentos castigos públicos y excluyeron a mujeres y niñas de la vida pública.

Pero más de tres semanas después de su llegada a Kabul, aún tienen que anunciar el gobierno o dar detalles sobre las restricciones sociales que ahora impondrán.

Mujahid negó que hubiera algún desacuerdo dentro del movimiento sobre la formación de un nuevo gobierno y dijo que se anunciaría pronto, pero no fijó una fecha.

También dijo que las mujeres volvieron a trabajar en los sectores de la salud y la educación y que “se irán brindando otros campos, uno por uno, una vez que se establezca el sistema”.

Mantener el valle de Panjshir sería una gran victoria simbólica para los talibanes, que nunca lo lograron la última vez que gobernaron el país. Sus escarpadas gargantas todavía están llenas de restos de tanques destruidos durante la larga guerra contra la Unión Soviética. Una enorme tumba de hormigón para el padre de Massoud sirve como un santuario en la cima de la montaña para la resistencia del valle.

La lucha de Panjshir ha sido el ejemplo más destacado de resistencia a los talibanes. Pero algunas ciudades también han sido testigos de pequeñas protestas aisladas por los derechos de las mujeres o en defensa de la bandera verde, roja y negra de la conquistada república afgana.

Las fuerzas extranjeras lideradas por Estados Unidos evacuaron a unos 124.000 extranjeros y afganos en riesgo en las semanas previas a que las últimas tropas estadounidenses abandonaran Kabul, pero decenas de miles que temen las represalias de los talibanes no han podido salir.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, llegó el lunes a Qatar, donde buscará apoyo para evacuar a los estadounidenses y los afganos en riesgo. Un alto funcionario del Departamento de Estado dijo que Washington había facilitado la salida segura de cuatro estadounidenses más por tierra desde Afganistán, sin decir a qué país habían sido evacuados.

Unas 1.000 personas, incluidos estadounidenses, han estado atrapadas en el norte de Afganistán durante días a la espera de autorización para que partan los vuelos chárter, dijo un organizador de los vuelos a Reuters, culpando del retraso al Departamento de Estado de Estados Unidos.

Las potencias occidentales dicen que están listas a enviar ayuda humanitaria a las personas desplazadas por la sequía y la guerra, pero que el reconocimiento formal del gobierno y una asistencia económica más amplia dependerá de la acción, no solo de las promesas, para salvaguardar los derechos humanos.

Te puede interesar