La COP27 no rechaza aún explícitamente el uso del gas, el carbón y el petróleo

Internacionales 19/11/2022 Por Editor
El borrador de la COP27 aún no incluye la reducción del uso de los combustibles fósiles. Algo que indigna especialmente a quienes contaminan menos, pero sufren más el calentamiento global.
COP27

Con la probabilidad de que las negociaciones de la  COP27 se prolonguen hasta el fin de semana, el último texto repite el vago lenguaje con el que culminó la cumbre del clima de Glasgow de 2021 para "reducir gradualmente, sin pérdidas, la energía del carbón". No menciona el petróleo ni el gas.

"Si esta Conferencia de las Partes no amplía la eliminación gradual más allá del carbón, será un fracaso", advierte Nikki Reisch, directora de clima y energía del Centro de Derecho Ambiental (CIEL), con sede en Estados Unidos.

Este 18 de noviembre, tanto la UE como la  Asociación Independiente de Países de América Latina y el Caribe (AILAC) habían pedido la inclusión en el texto de la reducción gradual de todos los combustibles fósiles, según la Red de Acción Climática Internacional (CAN), que reúne a 1.800 grupos de la sociedad civil de todo el mundo.

Tuvalu lidera el impulso a las energías renovables

La propuesta de Tuvalu, un estado insular del Pacífico, para que todas las naciones eliminen progresivamente la producción y el consumo de combustibles fósiles y alcancen el 100 por cien de energía renovable para 2050 fue acordada por todas las partes durante las negociaciones nocturnas, informó la CAN, aunque los delegados de Arabia Saudí, Rusia, Irán, Estados Unidos y los miembros de la UE, Hungría y Polonia, no la apoyaron completamente.

Otro resultado positivo de las negociaciones es el compromiso de Brasil de promulgar una ley de deforestación cero para el Amazonas en 2023, y el Congo e Indonesia también han manifestado su intención de aprobar una legislación similar.

Mientras tanto, la CAN informó de que la UE, el Reino Unido, Australia, Canadá y otros exportadores de combustibles fósiles como Noruega, los Emiratos Árabes Unidos y Kuwait han acordado detener cualquier nuevo proyecto de combustibles fósiles.

No obstante, aunque el último proyecto de texto de la COP27 también pide -como en Glasgow- la eliminación de las subvenciones a los combustibles fósiles, los activistas cuestionaron la redacción de un impulso a la transición hacia "sistemas energéticos de bajas emisiones". Se trata de una "puerta abierta para seguir promoviendo los combustibles fósiles en lugar de cambiar a las energías renovables", tuiteó Sebastien Duyck, abogado de CIEL.

Problemas con la compensación climática

El principal obstáculo en las negociaciones ha sido la cuestión de las reparaciones financieras  para las naciones de bajos ingresos y vulnerables al clima por los impactos del cambio climático, también conocidos como pérdidas y daños.

Los países del Sur Global son los que menos gases de efecto invernadero (GEI) han emitido, pero están sufriendo el empeoramiento de los fenómenos meteorológicos extremos inducidos por el calentamiento global, como las recientes inundaciones en Pakistán.

En Glasgow no se llegó a un acuerdo sobre el mecanismo de financiación de pérdidas y daños exigido por 134 países en desarrollo conocidos como el G77. Pero una nueva propuesta de la UE establecería un fondo especial que cubriría las pérdidas y los daños en los países "especialmente vulnerables", según anunció el responsable de clima de la UE, Frans Timmermans. A cambio, los países que reclamen compensaciones por catástrofes climáticas deberán realizar recortes de emisiones más estrictos.

El punto de fricción hasta ahora es la reticencia de los grandes contaminadores, como Estados Unidos, pero también China, India y Arabia Saudí, a comprometer más financiación para ese fondo. China e India alegan que siguen siendo países en desarrollo.

Alemania propone "escudo global" para el cubrimiento de gastos por daños climáticos

Ahora, Alemania -que lanzó una iniciativa de escudo global por la que las compañías de seguros pagarán las reclamaciones por pérdidas y daños- exige que China, el mayor emisor de carbono del mundo, pague su parte correspondiente.

"China emite el 28 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero en este momento. Por tanto, también debe contribuir a afrontar los daños", declaró la ministra alemana de Desarrollo, Svenja Schulze, a la emisora pública alemana Bayerischer Rundfunk. 

"No es hora de señalar con el dedo", dijo el secretario general de Naciones Unidas, quien advierte: "El mundo tiene los ojos puestos en las negociaciones de la COP27. Así que el mensaje para todos nosotros es sencillo: levantémonos y cumplamos".

Te puede interesar