Joven del milagro que hizo beato a Juan Pablo I agradece “segunda oportunidad de vida”

Sociedad 05/09/2022 Por Editor
La curación inexplicable de Candela Giarda, una joven de Paraná, fue lo que motivó la beatificación de Juan Pablo I.
Juan Pablo I_1

Juan Pablo I fue beatificado este domingo por el Papa Francisco, luego de que el año pasado la Iglesia Católica aprobara el milagro de Candela Giarda, una joven de Paraná. La protagonista del episodio milagroso no pudo viajar al Vaticano pero dejó un mensaje para agradecer la "segunda oportunidad de vida".

La joven de Paraná tiene 22 años y fue invitada por el Papa Francisco a la ceremonia de beatificación. Sin embargo, la familia no pudo asistir debido a que Candela tiene el pie fracturado. No obstante, grabó un video para agradecer la "segunda oportunidad de vida".

Juan Pablo I_2

La beatificación de Juan Pablo I

El Papa Francisco beatificó este domingo a Albino Luciani, más conocido como Juan Pablo I. La decisión estuvo motivada por un milagro ocurrido en Paraná, que fue reconocido por la Iglesia Católica en 2017 y aprobado el año pasado. El denominado "Papa de la sonrisa" solo estuvo al frente del Vaticano durante 33 días en 1978.

“Con una sonrisa, el papa Juan Pablo logró comunicar la bondad del Señor”, dijo Francisco durante la misa del domingo. “Qué hermosa es una Iglesia con un rostro alegre, sereno y sonriente, que nunca cierra las puertas, nunca endurece los corazones, nunca se queja ni alberga resentimiento, no se enfada ni se impacienta, no tiene una mirada adusta ni sufre nostalgia del pasado.”

“Roguemos a este padre y hermano nuestro, pidámosle que nos obtenga ‘la sonrisa del alma’, esa transparente, que no engaña, la sonrisa del alma", agregó el Papa Francisco durante el cierre del proceso de beatificación.

Juan Pablo I_Candela

El milagro de Candela Giarda

La joven tiene actualmente 22 años. Cuando tenía 11 fue internada en la unidad de Pediatría de la Fundación Favaloro en Buenos Aires. Tras ser desahuciada por los médicos, su madre empezó a rezar a Juan Pablo I y, de la noche a la mañana, la situación de la niña de Paraná revirtió totalmente.

Te puede interesar