Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Strategos, el caballo esperado

Strategos volvió a demostrar que su poderío no tiene límites. 

El descendiente de Zensational se adjudicó el Gran Premio De Honor (G1-2000m) tras superar a Endomondo por dos cuerpos; con Francisco Gonçalves, sumó su cuarta conquista en el máximo nivel y se mantiene invicto en siete presentaciones de la mano del entrenador Nicolás Martín Ferro.

Strategos (Zensational) volvió a demostrar que no tiene límites. Hace poco más de cuatro meses se coronaba como el mejor velocista de la Argentina y en la tarde del sábado, en los 2000 metros del Gran Premio De Honor (G1), dejó en claro que puede ser también uno de los mejores fondistas de nuestro país. 

Se acabaron las especulaciones respecto del desarrollo cuando se abrieron las puertas y el crédito del stud Ojos Claros asomó al frente. Floreándose sacó varios cuerpos de ventaja respecto de sus inmediatos perseguidores, que fueron Emotion Orpen y Special Dubai (E Dubai). Su jockey logró serenarlo a falta de 1200 metros y sus rivales se acercaron generando expectativas sobre un final ajustado, pero cuando el jinete brasileño le pidió el resto a su conducido por los 350 finales, se vislumbró el final. Con sus brazadas, el tordillo aguantó la estocada interna de Endomondo y la externa del reservado de Firmamento sin mayores apremios.

«Cuando se puso sólo adelante pensé que se iba a relajar, aunque no fue lo que pasó. Se me apuró un poco hasta que pude serenarlo, pero por suerte tiene un corazón enorme. Este caballo me produce una felicidad que ningún otro lo ha hecho. Cuando le hago una partida de mañana, de los 200 a la raya me vengo sonriendo porque no puedo creer lo que hace. El público tiene que disfrutar a Strategos porque él siempre brinda espectáculo», confesó Gonçalves tras la victoria.

Saltando del kilómetro a la milla, el nieto materno de Candy Ride lograba superar a El Consorte (Grand Reward) en el Clásico Horacio Bustillo (G2) disputado sobre el césped de San Isidro en febrero. Era algo muy difícil de realizar pero, como en el pasado, el tordillo ya había experimentado un triunfo sobre esa distancia, no llamó tanto la atención. Esta vez dejó sin palabras a más de un turfman, habiendo logrado una victoria tan resonante en el máximo nivel y en una distancia desconocida. Por supuesto, un gran mérito de su entrenador.

Strategos, que desde que en 2007 este clásico se bajó a los 2000 metros es el tercer ganador que no había corrido antes la distancia, suma 11 victorias, cuatro de ellas de Grupo 1, en 15 presentaciones y tiene la mira puesta en el próximo 1º de mayo para competir en el Gran Premio República Argentina (G1-2000m), donde lo esperará Tetaze (Equal Stripes) para vivir una final soñada del Campeonato Palermo de Oro.

Prueba superada y con creces. En su primera actuación por encima de la milla, Strategos demostró sus dotes de crack al adjudicarse de un extremo al otro el Gran Premio de Honor corrido el sábado en la mítica arena de Palermo.

Los aplausos de parte de la gran cantidad de público que se dio cita al escenario de avenida Del Libertador y Dorrego al momento de cruzar la sentencia, luego cuando ingresaba al recinto de los vencedores y hasta cuando iba en busca de la ducha reparadora fueron muestras claras de lo que provoca un caballo distinto, como lo fue Engrillado allá por los 90.

Los dos surgieron de los andariveles cuadreros para luego iniciar sus campañas oficiales en el turf grande, pasando por los cotejos de velocidad , en la distancia intermedia, milla, y finalmente las de largo aliento.

Strategos no hace más que emular a su abuelo materno Candy Ride. Los mismos colores del stud Ojos Claros, esos que también lució uno de los mejores exponentes del elevage nacional y que conquistó Estados Unidos con victorias trascendentales.

Pero para llegar a esta actualidad, Strategos tuvo que sobreponerse a las adversidades, su estado de salud le jugó una mala pasada dejándolo afuera de las pistas por un lapso prolongado y esa circunstancia abría un signo de preguntas sobre cómo iba a retornar.

Su recuperación fue la esperada, le demandó un año, reprisando ahora en manos de Nicolás Martín Ferro El entrenador eligió un handicap sobre el kilómetro, distancia apropiada como para reacomodar sus músculos. El fogueo cosechado en sus comienzos cuadreros era un aliciente en la vuelta.

Y así fue. Dejó tal la inmejorable impresión que su cuidador decidió ir por más y el tordillo respondió como se esperaba.

Ganó los grandes premios Suipacha, por 5 cuerpos, Maipú por 1 largo, coronando la notable temporada 2020 obteniendo el Félix de Alzaga Unzué, por 6 cuerpos en la prueba insignia reservada para los sprinters dentro del calendario turfístico argentino.

Ya no había rivales en ese tiro, era momento de nuevos desafíos. A comienzos de 2021, le buscaron otros retos, volver a participar en la milla, algo que no acontecía desde mediados de julio de 2019. El Clásico Horacio Bustillo en el césped de San Isidro y la calidad de los adversarios -acostumbrados a correr en la milla- conformaban el cóctel exigente que debía sortear.

Strategos dio ventajas en la largada, pero a los pocos metros fiel a su genio corredor se puso rápido en carrera y en la recta decisiva salió proyectado como si recién hubiese largado pasando de largo en el final.

Luego de un reparador descanso y buscando más gloria, retornó el pasado sábado. Ahora era en Palermo y con 2.000 metros para recorrer. Strategos no escapó a este nuevo reto y lo hizo a lo “Candy Ride”. Adelante y a correr. Sacó varios cuerpos desde la partida, Gonçalves prefirió bajarle un poco el tren furioso, momento en el que se le aproximaron sus rivales y allí con esa merma en el accionar dio la sensación de que algo sucedía encendiéndose las alarmas.

Pero no, todo lo contrario. El tordillo retomó el ritmo con la potencia que lleva en sus genes y con firmes brazadas escapó rumbo a la meta, al cabo de excelentes 2’ 1’’ 45c para los dos kilómetros, ante la ovación de la grey burrera presente.

A Strategos siempre se lo consideró un caballo de enorme calidad, al que le cae como anillo al dedo el mote de “Caballo del Pueblo” y en tiempos como los que transcurren, donde se carece de noticias reconfortantes, de tribunas casi vacías, que haya alguien que genere tantas muestras de afecto ya es un oasis en el desierto.

Por: GUSTAVO RAPETTI/gustavorapetticoncordia@hotmail.com

Deja un Comentario