Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Se ahogó un joven en el Perilago

Dos hermanos que fueron a una zona no habilitada para el baño en la Peninsula Soler del Lago de Salto Grande, una islita ubicada entre el camping «Las Palmeras» y «Palmeritas», intentaron nadar desde allí a la playa pero lamentablemente solo llegó uno de ellos.

Ante la desesperación del hombre que no veía arribar a su hermano, solicitó auxilio, los tres guardavidas de la playa cercana se acercaron de inmediato para prestar colaboración y realizaron todas las practicas habituales para dar con la persona pero sus esfuerzos fueron en vano, por lo cual se requirió colaboración a la Comisaría Turística 9a. «Salto Grande» y a la Subprefectura Naval de igual nombre. 

La SubPrefectura montó de inmediato un operativo de búsqueda y rescate pero hasta entrada la noche no había dado resultado por lo cual decidieron aguardar las primeras luces de este lunes para reanudar la búsqueda del cuerpo de la persona que se presume ahogado. Según los informes recabados por EL SOL en el lugar del hecho, se trataría de un joven de apellido FARIAS, de 30 años de edad, aproximadamente.

En ese mismo lugar se ahogó hace una década un joven de 17 años que apenas llegado de Buenos Aires y sin reparar en los carteles que advertían del peligro se metió en el agua y pereció ahogado. Ayer, esos mismos carteles, siguen advirtiendo que es una zona en donde  no se puede bañar, que no está habilitada y que es peligroso.

Pero al igual que hace 10 años, quienes no quieren respetar las reglas sufren las consecuencias y sus familiares terminan como ayer destrozados, llorando en la playa, esperando el milagro de que aparezca con vida el desaparecido.

Lamentablemente, cuando sucede una desaparición en esa zona, el desenlace es calcado, no hay posibilidad de sobrevida tras permanecer horas bajo las aguas. Según los conocedores de la zona hay un profundo zanjón en esa zona y por eso los carteles lo advierten, pero muchos no los leen, o no los quieres leer, o son tan buenos nadadores que no los puede detener un cartel de PELIGRO.

Deja un Comentario