Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Bordet dijo que la Uader es “inversión en educación pública” y reiteró su compromiso con la institución

Al participar de la puesta en funciones de las nuevas autoridades de la Uader, el gobernador Gustavo Bordet dijo sentirse “orgulloso” de esta institución que permite que “25.000 jóvenes tengan la posibilidad de estudiar en la provincia” y consideró que eso es “inversión en educación pública”.

“Son 25.000 los jóvenes que tienen la posibilidad de estudiar en nuestra provincia, estamos orgulloso de eso; y como gobernado me siento orgulloso de la Universidad Autónoma de Entre Ríos”, indicó el mandatario y sostuvo que “este cambio de autoridades significa fortalecer un compromiso para que se pueda seguir este camino de la educación pública universitaria en la provincia de Entre Ríos».

El mandatario, acompañado por la vicegobernador Laura Stratta, estuvo en el acto donde Luciano Filipuzzi y Rossana Sosa Zitto asumieron formalmente como rector y vicerrectora de la Uader, con lo cual en la alta casa de estudios inicia un tercer período de gobierno desde su normalización.

Durante el acto, Bordet expresó su compromiso con la institución “desde las palabras y también en la aplicación efectiva de recursos que en el presupuesto están previstos, entre ellos para la finalización del campus que tiene la asignación presupuestaria para 2021 y que se llevará adelante y se terminará; como asimismo en el sostenimiento de la universidad en la provincia».

Luego, el gobernador Bordet celebró el hecho de que se renueven democráticamente las autoridades de la Uader. «Esto habla a las claras de una política autónoma universitaria que funciona perfectamente», sostuvo tras reconocer la labor de rector saliente Aníbal Sattler y desear éxitos al sucesor de éste, Luciano Filipuzzi. «Se de su capacidad y compromiso por la Uader», dijo sobre este último.

«La Uader es una oportunidad para que nuestros jóvenes puedan estudiar sin tener que irse de la provincia y para algunos que si no tuvieran la universidad no podrían seguir una carrera. Lo digo porque he escuchado a dirigentes políticos de la oposición decir que la Uader constituye una carga para la provincia de Entre Ríos», advirtió.

En una parte de su discurso, el mandatario afirmó que «la política universitaria fue determinante en mi vida política. Me tocó en desgracia y en suerte vivir en la universidad un proceso de transformación. Digo en desgracia porque ingresé a la universidad en 1980, en los años más oscuros de la dictadura, en una universidad pública, la UNER, donde había que rendir examen de ingreso, donde estaba arancelado y donde prácticamente no se hablaba más que de lo estrictamente académico. Y digo en suerte, porque de algún modo me tocó vivir activamente ese proceso de transformación que sufrió la Argentina con el advenimiento de la democracia en 1983 y la esperanza que había generado en quienes empezábamos a militar subterráneamente en aquellos años. Además, me tocó ser parte activa de ese proceso de transformación de las universidades que se empezaban a normalizar, hasta que se logró alcanzar la autonomía plena de las universidades en Argentina y en Entre Ríos” y donde fue consejero superior en ese tiempo.

Aseguró que esto “fue determinante, más allá de los conocimientos, más allá de la formación académica, en mi formación política, por lo que significó la posibilidad de generar acciones en pos de lograr los objetivos que nos habíamos planteado, pero también aprender a tolerar, a respetar el disenso, a debatir, a tener convicciones muy fuerte de pensamiento y de acción”.

Más adelante comentó que fue convocado en 2004 por el entonces gobernador Jorge Busti, para participar como coordinador de la sub sede Concordia de Uader, que no estaba creada aún, “lo que me devolvió el entusiasmo por la vida política universitaria, en una universidad como Uader que se había creado hacía muy poco tiempo y que intentaba fortalecerse y delinear la consolidación de la estructura universitaria. Ese entusiasmo se tradujo en un compromiso muy fuerte con la Uader, un vínculo que se crea a partir de conocer desde adentro lo que significaba la Uader para Entre Ríos”.

“Siempre tuve presente la importancia que tiene la Uader para la provincia de Entre Ríos”, aseguró luego y resaltó la importancia que la institución tiene en el desarrollo de la provincia, ya que este que no sólo se traduce en mayor producción, crecimiento económico o nivel de empleo; sino que tiene que ver con cómo las personas pueden crecer, educarse, formarse en una provincia. Las dos cosas son importantes”.

Por último, luego de agradecer al rector saliente y al entrante y a la comunidad de la Uader, consideró que “es muy buena la oportunidad para ratificar un compromiso de trabajo en conjunto, respetando estrictamente la autonomía universitaria, sin ningún tipo de intervención de parte del gobierno para con la universidad”.

“Este es el compromiso que volvemos a renovar y que asumimos, con la expectativa de un año donde podamos volver a la presencialidad; ojalá podamos tener nuestras aulas con nuestros alumnos y profesores pudiendo vivir plenamente esa magnífica posibilidad de capacitarse y enseñar en la universidad”.

Por su parte, el flamante rector Luciano Filipuzzi hizo hincapié en que “la universidad debe acompañar y aportar al desarrollo de la provincia” y afirmó que el diálogo y el trabajo en equipo serán pilares a la hora de su gestión.

Agradeció especialmente a las autoridades provinciales por su presencia, demostrando «el compromiso que siempre han tenido con la universidad».

En ese sentido, remarcó: «Pasamos años difíciles, con ataques constantes a la educación pública y a la Uader en particular, pero en cada acto en el que tuvo la posibilidad, el gobernador puso a nuestra universidad en un lugar tan alto que impide cualquier cuestionamiento. Ese compromiso es el que seguramente le transmitió al Presidente que también cada vez que habló de Uader lo hizo destacando su realidad con números concretos».

En relación a lo que se vendrá, aseguró: «Es un desafío enorme el que vamos a tomar. Estamos frente a la universidad pública más grande de la provincia, la que llega a prácticamente a todos los rincones del mapa y se ha convertido en la universidad provincial más grande de la Argentina. En este rector van a encontrar a alguien que trabaja con hechos, no con palabras», subrayó.

Quien hasta ahora se desempeñaba como decano de la Facultad de Ciencias de la Gestión, añadió: «Quiero realzar el presupuesto del año que viene que nos permitirá avanzar en algo que es un reclamo histórico de Uader: el edificio propio en Paraná. Tenemos presupuestada la finalización de la obra principal en el campus, lo que nos daría una solución importante al carácter nómade que tenemos. Para este año está presupuestada además la finalización de la ludoteca y el comedor, incorporándose aulas en esos lugares, y el cerramiento del campus para empezar a tener actividades en ese lugar. Todos esos son hechos», finalizó.

EL ACTO

El patio central de la Escuela Normal de Paraná fue el escenario del acto donde asumieron las nuevas autoridades de la Uader, un momento de significativa importancia dentro de la vida institucional, ya que marcó el inicio del tercer período de gobierno desde su normalización.

La firma del Libro de Asunción de Autoridades Rectorales Electas, estuvo a cargo del saliente vicerrector a cargo del Rectorado, Juan Bozzolo, y del rector electo, Luciano Filipuzzi. En tanto, el gobernador y la vicegobernadora dejaron su rúbrica como testigos del traspaso de mando. De esta manera, en un año especialmente complejo, culminó formalmente en tiempo y forma el proceso de recambio de autoridades de la Uader.

Deja un Comentario