Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Abierto de Palermo

Qué se siente al llegar después de años de invertir, sacrificarse y dudar de sí mismo.

Martín Podestá a la carrera, en su primera Triple Corona; ya protagonizó los abiertos de Tortugas y Hurlingham, pero ahora viene su estreno en el plato fuerte.

«Llegar a Palermo cuesta horrores. Se necesita estructura, años y años de trabajo y dejar cosas de lado, como familia, salidas, amigos, juntadas, novia, de todo. Mil veces dudé de si era lo mío, y este año cumplí el sueño de toda mi vida. No puedo estar más contento. Todo lo que dejé de lado y laburé dio sus frutos».

Santiago Loza tiene 24 años y está por estrenarse en el Campeonato Argentino Abierto. Es uno de los cinco debutantes en el certamen que se iniciará este sábado. Como todos sus antecesores, ansiaba ser protagonista del Wimbledon del polo, lo que todos ansían protagonizar aunque sea una vez. Ese objetivo, a veces obsesión, está por cumplirse para Loza, 

Martín Podestá, Tomás Fernández Llorente (h.), Pedro Falabella y Segundo Bocchino. Y quizás también le suceda a un sexto, Poroto Cambiaso, que con 14 años ya protagonizó los abiertos de Tortugas y Hurlingham y podría estrenarse en el Argentino con 15 recién cumplidos. 

Para Podestá, de La Irenita, que debutará hoy contra La Natividad-Monjitas, la chance llega a los 23 años. «Cuando me llamaron no tenía en mente la posibilidad, no sabía que podía jugar este año. Así que estoy muy agradecido, y tratando de hacer lo mejor posible en cuanto a juego y caballos, siempre con la ayuda de Matías Mac Donough. Por ahora no hay mucho nervio», contó el delantero. «Queremos hacer un muy buen papel contra los equipos ya consolidados, en una zona A bravísima. Está bueno jugar contra los mejores; a largo plazo va a sumar. Trataremos de ganarle al equipo clasificado para quedarnos el año que viene en Palermo. Quiero aportar lo mejor de mí y disfrutarlo. Es una oportunidad impresionante», valoró Podestá.

Fernández Llorente tal vez no imaginó que en este año tan adverso, en el que no pudo competir en Asia debido a la pandemia y se las rebuscó fabricando baúles, iba a terminar cumpliendo el sueño de su vida. Todo se acomodó hace unas semanas: primero reemplazó al lesionado David Stirling en La Dolfina, y después, ya por La Irenita II (abrirá el certamen este sábado ante Murus Sanctus), logró la clasificación para su primer Palermo, con un triunfo sobre Alegría. «Estoy sorprendidísimo. Hicimos un equipo un mes antes de que cerraran las inscripciones. Tenía ganas de jugar la clasificación, pero lo había hecho dos años seguidos y no lo había conseguido. En un momento me planteaba si seguir metiendo plata o no, y finalmente me invitaron Pedrito Falabella, Santi Loza y Tito Ruiz Guiñazú y decidí jugar. Entrar a un equipo así, con buena onda, me pareció espectacular», contó el hijo de Tomás Fernández Llorente, delantero que llegó a tener 9 goles de handicap en la Argentina y 10 en España.

A los 26 años, vive esto sin presiones y con ganas de capitalizar la experiencia: «Quiero aprender del día por día. Cómo jugar, cómo mejorar, cómo tener los caballos. Es la primera vez y trataré de sacarle el jugo a todo. Aprender y usarlo en el futuro», apuntó. Le costó, claro, pero el esfuerzo valió y el número 2 tendrá una posibilidad que es para unos pocos en el mundo: «Intenté toda la vida llegar a Palermo. Y se me dio», exaltó. 

Su compañero Loza sabe que tiene un desafío mayúsculo: estar a la altura del certamen. Pero haber llegado ya tiene sabor a triunfo: «Empecé a jugar muy chico, a los seis años. Y el sueño de mi vida es jugar Palermo. No me lo saca nadie, pero no puedo creerlo todavía. Me daré cuenta cuando esté llegando a la cancha y arranque el primer chukker. Siempre me preguntaba si en algún momento llegaría, si tendría las condiciones suficientes. Y este año se me dio», sostuvo el número 1, que ahora se envalentona: «Queremos hacer un buen papel, que seamos alguien en el torneo, que pisemos fuerte y dar lo mejor posible. Nuestro objetivo es estar en los siete equipos para el año que viene. Sería buenísimo».

Segundo Bocchino ya viene disputando la Triple Corona por La Ensenada-La Aguaday con esa experiencia afrontará su primera vez en el Argentino, este domingo. «Jugar el Abierto y es uno de mis objetivos desde que nací», declaró a la revista Clickpolo.com.Viene de obtener las copas subsidiarias de Tortugas y Hurlingham con Alfredo Bigatti, Matías Torres Zavaleta y Jerónimo Del Carril. «Tenemos todos muy buena onda y estamos en la misma, para sumar y andar bien», manifestó el delantero.

El solo participar también es un éxito. Cinco jugadores vivirán su primer Palermo ya con una sensación de triunfo. ¿Y quién puede impedirles soñar con más?

Esto significa, llegar a lo máximo de acuerdo a las aspiraciones de c/u, según la actividad a que se dediquen, sea deporte u otra

Por: GUSTAVO RAPETTI/gustavorapetticoncordia@hotmail.com

 

Deja un Comentario