Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Motochorros apuntaron con una pistola en la cabeza a una criatura para asaltar a su padre

La in crescente ola de inseguridad de los últimos tiempos en nuestra ciudad, sobre todo el accionar de los motochorros, motivó a que un nutrido grupo de vecinos que viven en las inmediaciones de Eva Perón y De Los Viñedos, se concentraran en esa intersección para cortar el tránsito de la avenida pidiendo seguridad y mayor presencia policial.

La indignación de los habitantes del lugar, cansados de tantos robos y asaltos, llegó a su límite cuando se enteraron de que un vecino estaba estacionando su camioneta y en ese momento le llegaron motochorros en dos motos y a punta de pistola, uno de los malvivientes le apoyó el caño de su arma en cabeza de un niño de un año y medio y lo obligó a su progenitor a entregar todas sus pertenencias.

La nutrida concurrencia, mayormente habitantes del barrio conocido como “Palazzotti» se concentró alrededor de las 18 horas de ayer, unas 70 personas reclamaron enérgicamente contra la inseguridad y pedían tener respuestas por los robos que vienen sufriendo.

En este sentido, Juan Irungaray, quien fue víctima de la inseguridad en la noche del domingo cuando fue a guardar su camioneta en la cochera junto con su pequeño hijo, contó ante cronistas de El Sol-Tele5 que “fui abordado por cuatro personas que circulaban en dos motos, nos rodearon y uno de ellos le apuntó a la cabeza a mi pequeño hijo y me gritaba que le diera todo lo que llevaba encima”, y recordó que “me llevaron la billetera, los documentos y las llaves de la camioneta que estaba guardando en el garaje en ese momento”.

Del mismo modo el indignado padre comentó que “en este barrio, de no pasar nada pasó a estar bravo. Lo que pasé yo fue que cuando salí de casa con mi bebé a guardar la camioneta que está a una cuadra, en el momento que la estaba maniobrando veo a dos motos, cuando quise acordar del lado del conductor uno de ellos le apuntó a mi hijo y me dijo “quedate quieto porque lo quemó al nene”. La verdad todavía estoy temblando, tuve mucho miedo”, reconoció Juan, quien además recordó que “los delincuentes actuaron a cara descubierta, sin casco, sin barbijo, sin nada”, y puntualizó que “las motos no tenían luces ni patente”.

Irungaray admitió que “anoche no pude dormir de la impotencia que tenía porque fue horrible”. Un móvil de la comisaría Sexta se hizo presente en el lugar y les informó que el Jefe Departamental de Policía, Jorge Cancio estaba predispuesto para recibir a los vecinos que, al grito de “seguridad”, expresaron en consonancia “que el jefe de policía venga al barrio. Queremos que nos conozca y que conozca el barrio, que venga el jefe y que vengan los jueces al barrio”, exigieron.

Deja un Comentario