Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Joven de 28 años se quita vida y no retiran su cuerpo por largas horas

Ayer jueves alrededor de las 08.00 de la mañana, los vecinos de un barrio concordiense hallaron a un hombre de 28 años identificado como Carlos Alberto Ayala, oriundo de la localidad de Ubajay, colgado de una soga atada a uno de los tirantes del techo de una precaria vivienda de madera. 

El cuerpo fue hallado por los vecinos, más precisamente por un niño de corta edad cuando le fue a golpear la puerta de la vivienda y como Ayala no respondía, miró por un hueco y vio a una persona arrodillada. De inmediato el menor le avisó a su madre y cuando abrieron la puerta, el hombre estaba pendiendo de una soga al cuello y sin vida, aparentemente, según los vecinos, Ayala se habría quitado la vida alrededor de las 20:00 hs. del día anterior.

Pero lo peor, según los propios vecinos, ocurrió luego de que las autoridades realizaran las actuaciones, dejaron el cuerpo del hombre sin vida a la vista de todos hasta aproximadamente las 4 de la tarde cuando recién una morguera de la localidad de Ubajay procedió a su retiro  para trasladarlo a esa localidad de donde Ayala era oriundo. 

En este sentido, Alejandra, la vecina que vive enfrente de donde ocurrieron los hechos, comentó ante cronistas de El Sol-Tele5 que: “mi hijo fue a golpearle la puerta al “cabezón” como le decíamos nosotros, pero no respondía y cuando abrimos la puerta, porque mi hijo me dijo que había visto por una hendija a un hombre arrodillado, Ayala estaba con una soga al cuello atada del techo de la casilla”, acotó la asombrada mujer. 

Del mismo modo, Alejandra se quejó de que: “nos cansamos de llamar a la policía para que retiraran el cuerpo, ellos vinieron, vino un fiscal y después que ellos se fueron pasadas las ocho de la mañana, el cuerpo del “cabezón” quedó tirado en el suelo de la casilla hasta cerca de las 4 de la tarde que recién vino la morguera de Ubajay a sacarlo. El cuerpo estuvo todo el día ahí tirado, sin custodia policial ni nada, a la vista de todo el mundo, iban las criaturas a mirar eso y nadie venía a llevarse el cuerpo de Ayala”, manifestó la mujer. 

Por último, la mujer reseñó que: “Carlos Ayala era de Ubajay y estaba viviendo acá por trabajo. Su madre vive en Ubajay, pero su hermana creo que trabaja en Concordia. La verdad es que no sabemos que le pasó al muchacho, él era joven, tenía 28 años, era un buen tipo, no era depresivo así que no sabemos que le puede haber pasado”, comentó.

Deja un Comentario