Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Eduardo Gamboa: “Nunca se me ocurrió que llegaría a convertirme en el goleador histórico de Estudiantes”

Una charla imperdible, donde el “Tucu” habló de todo, de su largo recorrido como jugador de este hermoso deporte, de sus experiencias, de su infancia, de su familia y de Concordia. Una entrevista donde nos cuenta sobre su próximo destino profesional, pero que también deja latente un “Hasta pronto” a una ciudad que lo marcó profundamente.

-Te dicen el “Tucu”, sin embargo naciste en el sur…

“Sí, realmente yo nací en Trelew, porque mi padre era jugador de básquet y el destino hizo que naciera allá. Él jugó en Madryn, en Trelew y en Comodoro, y cuando tenía dos años volvimos a Tucumán. Mis padres son tucumanos de nacimiento, y yo obviamente -por adopción, también- así que mi vida de chico fue en San Miguel de Tucumán. Papá llegó a jugar en Gimnasia de Comodoro Rivadavia cuando era equipo de Liga B. Pero bueno, en aquella época no era totalmente profesional así que cuando terminó su periodo de jugador volvimos a Tucumán y él, que era herrero, volvió a su profesión”.

-Tu corazón es tucumano…

“Sí, por supuesto, toda mi familia, mi casa paterna, muchos amigos, están todos allá. Y mirá lo que es la vida, cuando comienzo a jugar básquetbol el destino me lleva a Puerto Madryn, justo donde mi padre jugó, así que son esas cosas del destino”

-¿La escuela la hiciste en un colegio católico?…

“Sí, sí, en el Colegio Padre Roque Correa, ahí hice toda la primaria, e incluso hasta los 17 años, hasta que me fui al sur y terminé en Chubut la secundaria. Y bueno, ahí empezó todo con este deporte que me apasiona y que me ha permitido desarrollarme profesionalmente.”

-Eduardo, ¿ya de chico picabas la pelota?, ¿te atrapó de entrada?…

“Sí, ni siquiera tuvieron que inculcarme que juegue al básquet, máxime que yo me crié en el barrio Alem y justo enfrente al club Alberdi, así que me la pasaba en el club, justo en ese club comenzó Lucas Victoriano también.” 

-¿Tenías algún referente como jugador en esa época?…

“Claro, no tanto de Liga y todo eso, estaba más con lo que se hacía acá, con lo local. Aunque cuando era adolescente seguía mucho lo que hacía Lucas Victoriano que ya estaba en el Real Madrid. Aparte somos amigos de la familia, de otros también como de Jorge Ahumada, y varios jugadores más, principalmente de Alberdi. Hermosos recuerdos esos, fue donde pasé toda mi infancia y parte de mi adolescencia”.

-¿Esos torneos de Mini que jugabas con el club eran solo en la provincia o salían a otros lugares?…
“Sí, fuimos a Buenos Aires varias veces y jugábamos con equipos de todo el país en esos encuentros nacionales de mini básquet. En esa época era diferente, no había ni playtation ni otros juegos de tecnología, así que mi pasión era estar en el club y practicar todo el tiempo, obviamente estudiando, sinó no me dejaban ir. Y estar en el club era hermoso, jugaba, practicaba y compartía tiempo con mis amigos”.

-¿Siempre fue tu característica esa de encarar un ataque ante jugadores más corpulentos con ese juego audaz que te caracteriza?…

“Tal cual, siempre tuve esa personalidad desde que era chico, fue mi modo de jugar siempre, y no me quedaba otra, casi siempre me enfrentaba a jugadores más grandes físicamente que yo, así que desarrollé de chico ese tipo de juego. Yo a los 15 ya jugaba en primera, y el campeonato de Tucumán era muy competitivo. Los sábados jugaban las inferiores y luego en la semana se jugaban dos partidos más de las otras categorías, eso me sirvió un montón, porque al jugar seguido contra chicos más grandes me ayudó a desarrollarme en mi juego”.

-Tu hermano Federico también juega al básquetbol…

“Sí, él jugó algunas Ligas “C” ahí en Tucumán, incluso en el propio Club Alberdi, pero bueno, él se quedó ahí, tiene su trabajo y si bien fue semi profesional, no se dedicó totalmente como yo a jugar profesionalmente. Lo que sí me hubiera gustado tener de él es la “mano”, tiene buen tiro de afuera.

Siempre estoy en contacto con él y hablamos mucho, porque sabe un montón de básquetbol. Bah, en mi casa paterna con todos se habla de básquet, con mi viejo, con él y hasta a mi madre le gusta hablar de básquet.

En casa hoy no pasa lo mismo, porque a mi nene le gusta el fútbol, pero bueno, si le gusta, bienvenido sea”.

-En el fútbol sos hincha de Atlético Tucumán…

“Me hice de Atlético Tucumán porque Federico es muy fanático del “decano”, y en uno de los recesos que estaba en Tucumán me llevó a la cancha y bueno, fue bárbaro, me hice hincha”.

-Contá de esa experiencia de ir al estadio como hincha…

“El día que iba a ir a la cancha me vestí “normal”, y cuando me vio me dijo: ¡noo, ¿dónde creés que vas?. Me hizo sacar todo y me dio un gorro de Atlético y una campera de él, un jogging y zapatillas y así tuve que ir, pero bueno, la pasé increíble”.

-Si bien no son tantos equipos como otros colegas tuyos, pasaste todas las categorías, Liga B, TNA, Liga Nacional, desde el sur hasta el norte…

“Quizás no tantos equipos porque siempre tuve la suerte de sentirme cómodo en los lugares que estuve. Y sí, arranqué en 2002 en Puerto Madryn y han ido pasando los años, y no fue cualquier cosa para mí, con 17 años no me fui ahí nomás, partí de Tucumán a Chubut, una experiencia increíble, máxime teniendo en cuenta que yo casi no había salido de la provincia, solo Buenos Aires y algún lugar más, era todo muy nuevo.

Me ayudó mucho la determinación que yo tenía en ser basquetbolista, lo tenía como mi meta. En Madryn me trataron muy bien, yo era muy chico, y ahí estuve cuatro años, y luego ya con muchas ganas de seguir creciendo y con 21 años me tocó ir a Bragado. Creo que siempre opté por lo que más me convenía. Eso lo digo con el tiempo como distancia, cuando estoy por encarar la octava temporada de Liga Nacional, luego de ir haciendo todos los pasos, ascendiendo de categoría hasta llegar al gran ascenso a la Liga con Estudiantes, lo que me permitió tener una de mis grandes satisfacciones.

Hoy estoy en otra etapa de mi vida, con mi esposa y mis hijos, y pienso que hay que disfrutar cada momento de la vida, el tiempo pasa, y esto te hace reflexionar. Orgulloso de lo que he logrado y teniendo siempre otras metas para cumplir.

Y eso cobra mucha importancia, porque ahora mismo recuerdo el momento cuando reunido con mis padres les pedía el permiso para partir a Madryn, y ahora valoro mucho aquel permiso que me dieron, y la confianza que me tuvieron”.

-Lado B, Bragado, Lado C, Concordia, Bragado muy importante, ahí conociste a tu esposa, Concordia, logros deportivos y el nacimiento de tu hijo menor…

“Clarooo, a ella la conocí al segundo año que estaba allá…me la presentó un amigo que tenía casualmente una FM, y a partir de ahí siempre me siguió a todos lados, ya hace 14 años que estamos juntos y es el amor de mi vida.

Sí, es verdad, todo queda marcado, todo es importante en cada momento de la vida. Estudiantes obviamente es como mi casa, caí acá en 2013 e hicimos una temporada tremenda que coronamos con el ascenso a la Liga, y en ese mismo año logré llegar a una de mis principales metas hasta ahí, ser jugador de Liga Nacional. Por eso digo, uno recuerda esas cosas y luego de otros pasos en mi carrera, pensé que era el momento de volver, y ante esa posibilidad de llegar nuevamente a Concordia no lo dudé un instante. Creo que era la oportunidad, ante otras ofertas preferí Concordia, y en esa temporada con Chiche Jápez pese a algunas dificultades de presupuesto hicimos una linda temporada. Y así vinieron esas cosas que te marcan, ya que nunca se me ocurrió que llegaría a convertirme en el goleador histórico de Estudiantes, y eso no es poca cosa. Yo tengo con porta-retrato esa foto en el estadio con mi familia, cuando el partido con Boca donde me homenajearon por eso, eso ya es imborrable para mí.

Yo camino Concordia y la gente con el afecto me hace sentir como si fuera toda la vida de acá. Obvio, detrás de todo esto está el trabajo y el esfuerzo para que esto sea así. No es fácil, uno sacrifica tiempo, estar lejos de tus padres, pasar las fiestas sin los familiares y amigos, uno también deja mucho”.

-¿Quien es en tu carrera profesional Hernán Laginestra?…

“Si bien todos los entrenadores te dejan algo, Hernán creo que explotó muy bien mis cualidades de basquetbolista, crecí mucho tácticamente con él. Él confió en mi juego y me trajo a Estudiantes. Yo siempre soy un agradecido de Hernán y él lo sabe, siempre que puedo estoy en contacto a través de mensajes o algún llamado. Me dio la oportunidad, junto a los dirigentes de debutar en Liga Nacional.

Pero te repito, desde los formadores hasta de Chiche (Jápez) el año pasado, de todos aprendí. Todos te dejan algo, algunos desde lo basquetbolístico y otros con enseñanzas de vida. pero sí, Hernán me dejó mucha enseñanza en ese momento que lo tuve en Estudiantes”.

-Volviendo al presente, ¿tuviste alguna propuesta para cruzar al Uruguay a jugar el “Metro” como lo hicieron varios colegas tuyos?…

“No, hubo alguna intención para que fuera pero decidí quedarme con mi familia acá, ahora bueno, estoy esperando que se oficialice lo de La Unión en estos días. Hubo sondeos, pero bueno, cada uno tiene objetivos diferentes”.

-Eduardo, ¿Como es tu día a día en cuanto a práctica? ¿cómo te movés?…

“Acá en Concordia ya hace un tiempo que podés salir a correr, aparte con un profe de Buenos Aires vengo haciendo unos tests y otros trabajos. Cuando empezó la cuarentena yo pude traer elementos del club, como pesas y otras cosas y como tengo lugar en casa pude hacer mucha rutina diaria.

Me levanto temprano y aparte de todo estoy estudiando inglés, y para relajarme de la actividad física he estado haciendo meditación y eso ayuda mucho. A veces no podés hacer todo completo dado que por ahí los chicos están un poco más “intensos” y tenés que ocupar tiempo con ellos. O sea, yo la paso bien, me preocupa el que está sin trabajo, la otra parte de todo esto, el que no llega a fin de mes, eso me preocupa”.

-¿Cómo te imaginás que volverá nuestra Liga?…

“En cuanto a protocolo mucho no me imagino en cómo será cuando comience nuevamente, sé que todavía falta, pero deberemos volver a entrenar porque ha pasado ya mucho tiempo. Y en cuanto al nivel seguramente va a ser una Liga con muchos nacionales, por lo económico obviamente. No creo que los equipos puedan traer extranjeros de nivel como en otras temporadas, y seguramente muchos van a apostar por chicos de la Liga Argentina, lo que les permitirá mostrarse en la Liga Nacional. Igual, yo creo que pese a que son muchos los que se han ido, van a volver varios luego de diciembre.

La Liga creo que va a seguir siendo competitiva cuando arranque, porque hay buenos entrenadores en todos los equipos, porque cada uno con lo que disponga tratará de llegar con sus mejores armas. Ya se ha pasado por esto, en 2001 y 2002 también hubo éxodo masivo de jugadores y luego fue competitiva igual. Aparte yo pienso que los jugadores de Liga Argentina que debuten en la Liga Nacional van a venir con todo y dispuestos a quedarse. En definitiva pienso que va a ser una liga dura y competitiva, como lo fue siempre”…

-¿Pensás que la Liga va a empezar en 2021?, medio como que me dejaste entrever eso…

“Ojalá no, pero vos te vas informando y ves que cada día hay más casos, aunque por ahí si vuelve el fútbol pronto a uno le queda más esperanza que con el básquet pase lo mismo, pero bueno, esto no cede y si bien soy optimista, en cualquier momento vuelve todo a una fase anterior y en ese caso, paciencia y a esperar…es muy compleja la situación. Aparte con realidades muy diferentes de acuerdo donde están algunos jugadores.

Pero sería lindo que no se demore tanto, hay mucha gente que vive de esto, desde el que abre y limpia el estadio, el que trabaja de planillero, o el de la mesa de control, y bueno, mucha gente. Se entiende, pero ya van 130 días, y es mucho, para cualquiera, pero hay que cuidarse, no nos queda otra”.

-Tu próximo paso será transitar una nueva Liga, la octava. Es diferente por supuesto por tu experiencia, antes eras el “novato” y te encontrabas de golpe con los jugadores de Liga, como en ese momento el “Pitu” Rivero o Nicolás Ferreyra…

“Aparte y ya que nombraste al Pitu, y con el que hicimos muy linda amistad, todo era nuevo, de repente me encuentro enfrentando a quien es mi ídolo como lo es Paolo Quinteros, y fue increíble, unas de las mejores situaciones que te puede dar el básquet.

Y sí, vas incorporando hábitos que en el TNA no los tenía, ganás esa experiencia de la que hablabas. Hábitos muy importantes, como mayor concentración, más trabajo, y hasta cuidarte más, hasta en la dieta, en cómo te alimentás”. Aprendí mucho, vos podés llegar a ascender y jugar Liga, el tema es mantenerte, yo sigo indagando, preguntando y aprendiendo y esa es la forma de sostenerte en la categoría. Es un esfuerzo, pero un esfuerzo que vale la pena. De eso se trata si querés ser un buen profesional, de ser estricto en un montón de cosas”.

Enfrentar a quien es mi ídolo como Paolo Quinteros fue increíble, unas de las mejores situaciones que te puede dar el básquet.

-Estaba haciendo memoria, no hay tucumano que no haya dejado “huella” en el “Verde”, Vos, Orresta, Vildoza y nada menos que Victoriano…que por si fuera poco salió de Alberdi, el mismo club en el que te iniciaste…

“Tenés razón, la verdad que es así, Sebas Orresta tenía 18 años cuando ascendimos a la Liga, y después tanto Sebas como Lea Vildoza fue impresionante lo que hicieron con Victoriano en Liga Sudamericana y Liga de Las Américas, algo capaz impensado para el club, y bueno, lo mejor es esa sensación de saber que tu paso no fue fortuito y que dejaste esa “huella” importante para la historia del club, es una gran satisfacción, porque en definitiva uno trabaja para eso. Y así como yo, seguramente para Sebas y Leandro y también para Lucas serán sensaciones similares a las mías”. 

-Te cuento una anécdota, cuando ustedes representaron a Tucumán en el Argentino que se jugó acá, y poco tiempo antes venían de ascender a la Liga con Sebastián y con Pablo Osores, uno consultaba al público y todos, sin excepción tenían a Tucumán segundo en sus preferencias…

“Tal cual, es verdad, la pasamos muy bien en esa oportunidad, porque ya nos conocíamos mucho, aparte si bien Lea era más chico, también estaba en el equipo, y su padre era el técnico de la selección de Tucumán. Sí, por supuesto que me acuerdo, se jugó en Estudiantes y en Ferrocarril, un lindo recuerdo”.

-Aunque ya vas por tu tercera etapa en La Unión, ¿Habrá posibilidades de ver nuevamente a Gamboa en el “Verde”?

“Totalmente, por eso dije que quizás es un “hasta pronto”, porque siempre tengo la sensación que Estudiantes tiene la puerta abierta para mí (ojalá), Estudiantes significa mucho para mí.

Uno trata de dar todo, y la que pasó fue una temporada atípica donde no se dio todo como hubiéramos querido, pero me queda la alegría que van a jugar otra temporada de Liga, y eso no es poco. Tenemos un cariño mutuo con el club, y con la gente ni te digo, y eso emociona”.

-Algo que te debemos agradecer nosotros es que siempre ante un requerimiento periodístico estuviste presente, haya sido un buen partido o uno malo, hayas jugado bien o no tanto, y sin embargo nunca nos esquivaste…

“Es que siempre respeté el trabajo periodístico, ustedes viajan a la par de nosotros, haciendo un esfuerzo enorme, y tan importante es eso, porque llevan la noticia, informan, relatan, no tendría sentido nada de esto sin el periodismo”

-Solo quiero decirte que te deseamos éxitos en tu carrera profesional, y lo mejor para esa hermosa familia que tenés, con Estefanía y los chicos, dado que ella fue tu compañera fiel en toda tu carrera, “bancándote” siempre…

“Sí, me emocioné con esto, y como decís, son 14 años bancándome siempre. Porque uno no es que termina el partido y ya está, lo seguís jugando después de la cena, acostado, o mirando de nuevo un partido. Preparando tu comida, tu dieta, siempre está, hasta a veces evitando el tema básquet como conversación, y es así, es la que siempre está …es tan importante para mí, que no creo que hubiera logrado todo lo que alcancé en mi carrera si no hubiera estado a mi lado. Ella también se fue muy joven de su casa y decidió seguirme, dejando familia, comodidad y muchas cosas. Y por sobre todo me dio dos hijos hermosos, y todo eso es más importante que el básquet mismo”.

Apasionado cuando cuenta su vida, emocionado cuando habla de sus afectos más preciados, así se muestra, así es Eduardo “El Tucu” Gamboa, un jugador que deja en el “Verde” un recuerdo que será imborrable, primero como persona, y segundo como GOLEADOR HISTÓRICO” de Estudiantes.

Como  dijiste en algún momento, hasta pronto, “Tucu”.

Entrevista realizada el 7 de agosto en el Programa “Actitud”, por Pedro Berrutti y Carlos Fulladoza, que se emite de lunes a viernes de 17 a 18 horas por Radio 24 Concordia (98.7).

Deja un Comentario