Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

El canciller chino advierte «histeria» en EE.UU. y admite el mal momento de las relaciones

Wang Yi dijo que el desarrollo de China y EEUU “no es un juego de suma cero, y los dos países no deben rechazarse sino aprovechar mutuamente sus fortalezas para lograr el desarrollo común”.

El canciller de China, Wang Yi, destacó que su país está preparado para enfrentar “la histeria y nerviosidad” de las autoridades de Estados Unidos, país con el que las relaciones están “en el momento más álgido” desde el inicio de los vínculos diplomáticos, y consideró que ambas naciones deben “hacer avanzar la relación y asumir la responsabilidad” que impone el momento.

Wang juzgó que en 40 años de vínculos diplomáticos los lazos entre su país y EEUU “se han convertido en una de las relaciones bilaterales con mayor grado de integración, mayor amplitud de áreas de cooperación y mayores beneficios compartidos”.

En una extensa entrevista que dio a la estatal agencia Xinhua, y que distribuyó la embajada en Buenos Aires, el diplomático se preguntó “cómo podría haber continuado durante varias décadas” la cooperación bilateral si fuera “injusta y no recíproca”, en lo que pareció una réplica a conceptos de días pasados del secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo.

Para Wang, el desarrollo de China y EEUU “no es un juego de suma cero, y los dos países no deben rechazarse sino aprovechar mutuamente sus fortalezas para lograr el desarrollo común”.

Advirtió que considerar que EEUU fracasó en su acercamiento a China implica “retomar la mentalidad de la Guerra Fría y negar los logros de décadas de intercambios”, y subrayó que Beijing mantendrá su modelo ”y aquellos que pretenden impedir o cambiar este proceso se sobreestiman y acabarán sólo complicándose su vida”.

Wang manifestó que ante la crisis económica derivada de la pandemia del coronavirus, China y EEUU “más que nunca deben tratar el uno al otro con igualdad y preferencia mutua” y lamentó que, en cambio, las relaciones estén hoy “en el momento más álgido desde el inicio de los lazos diplomáticos, y con graves repercusiones en el intercambio y la cooperación”.

“Esto se debe al prejuicio y hostilidad contra China de algunas fuerzas políticas estadounidenses. Valiéndose del poder que tienen, están inventando todo tipo de mentiras para difamar y excusas de toda índole para poner obstáculos a los contactos normales entre ambos países, para resucitar el fantasma del macartismo y hundir a los dos países en conflicto y antagonismo”, alertó el canciller.

Con todo, expresó que el Ejecutivo chino “nunca permitirá que prosperen este tipo de intrigas” y rechazó “categóricamente la creación artificial de la supuesta Nueva Guerra Fría`”.

“La China de hoy no es lo que fue la Unión Soviética en su momento. No tenemos la menor intención de ser una réplica de EEUU. China nunca exporta la ideología ni interviene en los asuntos internos de otros países. Siendo el mayor país en vías de desarrollo y miembro permanente del Consejo de Seguridad, China seguirá invariablemente el camino de desarrollo pacífico y mantendrá la apertura al exterior”, prometió.

Destacó que China es un país “responsable” y que sus autoridades están dispuestas a “una franca y eficaz comunicación con EEUU y a enfrentar con calma y razón su histeria y nerviosidad”.

“Exhortamos a EEUU a abandonar su arrogancia y prejuicio, aliviar la tensión actual por medio de diálogo constructivo y en pie de igualdad y regresar a la vía correcta de no conflicto, no confrontación”, expresó.

Wang defendió la actuación de Beijing en Hong Kong y cuestionó la decisión de Washington de cerrar el consulado chino en Houston, basada en “disparates infundados” y advirtió que una eventual guerra diplomática bilateral “lejos de demostrar la fortaleza de EEUU, deja al descubierto su creciente desconfianza en sí mismo”.

“La actual administración estadounidense ha superado a todas sus antecesoras en cuanto a la cantidad de tratados internacionales retirados, llegando a ser el mayor destructor del actual orden internacional”, reseñó el canciller.

Deja un Comentario