Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Inseguridad: Una sociedad oprimida por el delito

En una sociedad con gestos extraordinarios de solidaridad y amor al prójimo que está luchando denodadamente para erradicar la pandemia del Covid 19, flagelo viral que hace estragos no solo por sus consecuencias mortales, sino también por sus efectos devastadores en los sentimientos más íntimos y existenciales del ser humano; la soledad, el confinamiento, el miedo y la depresión, se le suma otra realidad tangible y descarnada: la inseguridad social que hiere mortalmente la esencia misma de la convivencia.

Una comunidad cercada e indefensa pide urgentemente la intervención de los tres poderes del estado ante la agresión constante, sistemática y permanente de la delincuencia.

No se conocen fehacientemente los números de casos de los permanentes ataques con fines de robo. Las estadísticas tampoco aportan solución alguna porque las mismas no tratan sobre la singularidad de las personas.

Con datos seleccionados hábilmente y medias verdades también se puede mentir. Hay un condominio funcional de los hechos y un preocultamiento de la realidad.

No sirve una concepción cálida y voluntarista de las causas que conducen al delito. Se evidencia una indiferencia peligrosa que marca la abdicación de la política y su involución sincrónica ante resultados de gestión muy pobres en este gravísimo asunto. De nada han servido las sesudas afirmaciones de funcionarios y supuestos especialistas que persistentemente se refieren al futuro por venir que, para ellos indudablemente, va a ser mejor. Un viejo estribillo que siempre encuentra nuevos cantores.

Antes de hablar de proyecciones futuras es imprescindible tratar este presente acuciante y la situación de las víctimas del delito. Se ha invertido la carga de la prueba: los malvivientes están libres y la población presa detrás de las rejas.

Hombres y mujeres del trabajo que se desempeñan en sus actividades con el rigor de un orfebre asisten impotentes a los violentos robos de sus escasas pertenencias con incluso pérdidas de vidas .Una situación insostenible que está llegando a su límite de tolerancia y donde sobrevuela el fantasma de la rebelión de justicia por manos propias.

Le región entró en una meseta de inacción y se evidencia signos de agotamiento en una espera lentísima. El poder político, la comunidad organizada con sus instituciones y las fuerzas federales ya tendrían que estar en la calles para salvaguardar la integridad de la población toda.- La brutal agresión delictiva no elige las clases sociales.

Teniendo en cuenta la situación del entorno nacional, regional y local es oportuno realizar una profunda autocrítica. La C.G.T. Regional Concordia nunca ha sido convocada por parte del Estado para tratar el tema de la inseguridad. Los trabajadores organizados así como otras instituciones intermedias de importancia están capacitadas para aportar su labor en la búsqueda de soluciones posibles al azote del delito y su secuencia de dolor y angustia que corroen el alma de la civilidad.

Consejo Ejecutivo – C.G.T. Regional Concordia

Deja un Comentario