Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

A cinco años de recibir un inolvidable premio internacional en Italia

Cuesta empezar a escribir cuando se trata de uno mismo, pero en realidad no hay como esquivar este recuerdo que cumple hoy exactamente 5 años (también fue un domingo). Y fue un hecho que a mí, y particularmente al Diario El Sol, en el plano internacional, como nunca antes ocurrió hasta ese momento.

El 5 de julio de 2015, en la lejana Selinunte, Italia, quien suscribe este artículo, Edgardo Perafán, recibía el Premio Internacional Selinunte Gladiators, entregado por la World Martial Kombat Federation, una de las grandes organizaciones de artes marciales a nivel mundial, y en ese momento muy cercana a Matías Molinari, ese “monstruo” del deporte que tenemos en nuestra ciudad y que paseó su talento por el mundo. Precisamente, el mismo Matías había recibido idéntico premio un par de años antes en el mismo lugar, donde prácticamente es un ídolo.

Hasta allí lo más “frío” si se quiere, porque todo fue inolvidable para este cronista. Pero es buena la oportunidad, al cumplirse este lustro, de repasar la historia.

Matías Molinari, siempre mostrando su inquietud por crecer, pero también por brindarle cosas a Concordia, pensó en la posibilidad de que el mismísimo Lee Sansum, Presidente de la World Martial Kombat Federation, llegue a Concordia para brindar un Seminario sobre Seguridad Personal, dado que fue custodio nada menos que de Lady Di, en su momento. Tras hablar varias veces, durante varios días, desde febrero de ese año 2015, el escocés dio el visto bueno para llegar y se arregló todo.

Estuvo finalmente en Concordia el 21 de mayo, y con el mismo Matías lo fuimos a buscar a Ezeiza, con traductor, y otros acompañantes. La visita de Lee causó una verdadera revolución en la WMKF, porque el citado no era de los que más viajaba y por supuesto que era la primera vez que un miembro de la institución viajaba a Sudamérica, y a Concordia, conocida por las proezas de Matías Molinari en el viejo continente, particularmente por la WMKF, claro.

Por supuesto que también fue una revolución para Concordia, tener semejante personalidad en nuestra ciudad. Entonces, Lee fue seguido como por  una “lupa” durante toda su estadía en Concordia. Mi amistad con Matías me posibilitaba ser el “hombre de prensa” de este magnífico acontecimiento, porque era una figura mundial, la primera que trajo Matías a nuestra ciudad, que sería la llave para otras que arribaron a Concordia, y con la que se moldeó la concreción del Mundial del 2018.

Por esos días, aunque antes, si no me equivoco marzo o abril, Matías había recibido la invitación de Biagio “Gino” Vitrano (Secretario General de la WMKF) para que Alejandro Zanuttini, pupilo de Molinari, peleara en Selinunte, Italia, contra Gaspare Madone, arte marcialista local, en la concreción del “Selynunte Gladiators” (la 8ª edición), a la vera del mar Mediterráneo. Y Matías obviamente que aceptó, por lo que ese viaje ya figuraba en su agenda.

Durante la conferencia, que días después de su llegada hizo Lee Sansum en el Hotel Salto Grande, en su salón de planta baja, cuando tuvo la palabra Matías Molinari, habló de la invitación de ir a Selinunte al duelo “Italia vs. Argentina”, y además tiró algo, una punta, de algo que tenía guardado, porque cerró diciendo “Edgardo Perafán será nuestro hombre de prensa en dicho viaje a Italia”, para sorpresa de todos y mía en particular, porque no había hablado nada con Matías.

Pero lo que Matías guardaba llegó días después, y fue la confirmación desde Italia de que Biagio Vitrano, desde la WMKF, había decidido otorgarme el Premio Selinunte Gladiators, por la difusión de las artes marciales durante tantos años y también el seguimiento, y atención, a Lee Sansum en su estada en Concordia. En cada edición, un solo periodista del mundo recibe tan distinguido premio y ese año 2015 posó sus ojos en mí, casi increíblemente.

Matías me lo comunicó personalmente, y luego me hizo llega la Carta Oficial, con membrete de la WMKF, donde expresa claramente la invitación para ser partícipe del acto de ese 5 de julio de 2015.

En realidad, a mí me llegó como una especie de Diploma Invitación, y Matías la reprodujo en forma oficial, desde su Instituto, a su manera, diciendo:

“EDGARDO PERAFÁN. PERIODISTA DEPORTIVO DEL AÑO.

La Secretaría General de la WMKF, Biagio Vitrano,  por unanimidad ha decidido entregar el Premio  al periodista más destacado por su labor y entrega a nuestro querido Edgardo Perafán.

Como todos los años los Premios Internacionales «Selinunte Gladiators» son entregados en ITALIA a los mejores arte marcialistas del mundo y a personas entregadas al desempeño deportivo, Periodistas, Presidentes de asociaciones deportivas y deportistas destacados.

Desde Concordia, Edgardo ha logrado demostrar con su labor que esta al mejor nivel. Con la visita del Presidente de la World Martial Kombat Federation Lee SANSUM, tuvo la oportunidad de ser conocida su dedicación y desempeño en el resto del  mundo. En esta oportunidad también el taekwondista Damon Sansum recibirá tal distinguido premio. Será en Selinunte, Italia el próximo 5 de Julio.

¡FELICITACIONES EDGARDO!”, culmina diciendo Matías, también casi con la misma alegría que tenía yo en ese momento.

Tras algunas gestiones obvias, que empezaron ni bien Lee Sansum se fue, se logró juntar el presupuesto para el viaje, que estuvo pactado para el 30 de junio, a las 12.40 horas, desde Ezeiza en un vuelo de Alitalia directo a Roma, constituyendo ello 13 horas de vuelo.

Los preparativos fueron “infinitos”, los nervios también aumentaban, aunque sólo los míos, porque Matías estaba más que acostumbrado a todo esto ya que había viajado “mil” veces a distintos lugares.

Hubo también, me acuerdo, una despedida de todo el grupo de amigos, encabezados por Marcelo Zanuttini  (padre de Alejandro) y un “comité” que nos siguió hasta la Terminal de Omnibus, la noche del 29 de junio, ya que partimos en colectivo hasta Retiro y de allí tomamos un taxi hacia Ezeiza, porque Matías es de los que gusta llegar con mucha antelación al aeropuerto.

Pero estoy para contar el hecho en sí, y no todo el viaje, por lo que cortamos camino y cuento que Selinunte es un pueblo bellísimo de Sicilia. Porque nosotros llegamos a Roma y tuvimos que tomar otro vuelo a Palermo (casi una hora de viaje) y de allí nos transportaron a Trapani, que es como si fuera la “capital” de esa zona donde se encuentra Selinunte, a orillas del Mediterráneo. Una camioneta de la WMKF nos estaba esperando en el Aeropuerto de Palermo y de allí desandamos aproximadamente otra hora de viaje, hasta llegar a Selinunte, nuestro primer y principal destino, porque era el gran motivo del viaje.

La bienvenida fue realmente hermosa, y las demostraciones de cariño para Matías eran cosas de todos los días, y pasamos allí días hermosos. Además, allí mismo, al segundo día de estada, conocí a Antonio De Sábato, quien hoy es también un gran amigo, este italiano radicado en Ginebra, Suiza.

Fuimos testigos, de miércoles a domingo, de todos los preparativos en el “Lido de Tuké”, que es el restaurant que está en la costa y que tiene un lugar maravilloso para el acto, ya impuesto, por otra parte. Allí se montaron las sillas, y al contrario de un teatro u otro lugar, lo que estaba abajo era el escenario, que no era tal ya que formaba parte de lugar que tenía cierto declive.  El verano europeo pegaba en todo su esplendor en el lugar, con un sol realmente brillante y una temperatura que invitaba al mar. De hecho el segundo día nos habíamos pegado un chapuzón con Matías en el Mediterráneo, porque era un lugar imposible de no disfrutar. Pero, ese día domingo en la tarde-noche, poco a poco se fue poblando de gente de traje, y de distintos lugares del mundo.

EL ANUNCIO LOCAL

En uno de los medios locales, que se difundió también por internet, el anuncio del acto era así: “Domenica prossima, la Piazza Empedocle di Marinella di Selinunte ospiterà l’8^ edizione del “Premio Internazionale Selinunte Gladiators”.

L’evento, diretto da Gino Vitrano, Segretario Generale della World Martial Kombat Federation, sarà presentato dal giornalista di RAI Sport Roberto Gueli e dalla modella e presentatrice Stefania Scordio.

Riceveranno il premio: Giorgio Scarso, Vice Presidente della Federazione Internazionale Scherma e Vice Presidente del Comitato Olimpico Italiano (CONI); Liu Peng, Monaco Shaoli, Maestro di Wushu Kung Fu (Cina); Edgardo Perafàn, Giornalista Sportivo Argentino; Bruno Capurro, Caposcuola di Kenpo Karate (Italia).

Oltre al Maestro Capurro ed al Maestro Liu Peng, si esibiranno, in dimostrazioni mozzafiato, la Campionessa Internazionale di Kenpo Karate Mariangela Liotta, il gruppo Anima Ignis ed il Maestro Argentino Matias Molinari.

Si terrà, inoltre, il “Titolo Intercontinentale” di Kick Boxing Light Contact, tra l’Italiano Gaspare Madone e l’Argentino Alejandro Zanuttini.

Ospiti d’onore l’Italo-Svizzero Anthony de Sabato, già Guinness World Record ed il Maestro Maurizio Sciabbica, fondatore del Seiryokukai Karate. Lo spettacolo inizierà alle ore 21:30”.

EL INICIO, LOS NERVIOS

Puntualmente, el acto comenzó a las 21.30 horas, con distintos espectáculos y también premiaciones varias. En escena estuvo el Maestro Bruno Capurro, el chino Liu Peng, el grupo Anima Ignis (danza con fuego) y la gran demostración de rotura de Matías Molinari, quien fue ovacionado. Y, obviamente, también en medio de todo ello, la pelea entre Gaspare Madone y Alejandro Zanuttini, quien en gran combate cayó derrotado por un solo punto por parte de los jurados. El joven de nuestra ciudad fue muy elogiado y creemos, a nuestro entender, que Madone no se esperaba tamaño rival.

Antes de esa pelea se interpretó el Himno Nacional Argentino, y escucharlo en tierras tan lejanas emociona hasta las lágrimas, que obviamente no pude evitar. Un momento realmente estupendo, porque es obvio que nunca lo había escuchado en otra tierra.

Entre medio de todo eso, y de los nervios ya perdí la cuenta en qué momento exacto, Roberto Gueli y Stefanía Scordio leyeron una especie de Currículum de mi persona, y el hombre llamó a “Edgardo Perafán, Giornalista Sportivo di Argentina”. Y yo, claro, me levanté presuroso y nervioso rumbo al escenario, donde recibí el premio de manos de una autoridad local. A los aplausos los alcancé a escuchar. Y se sucedió un diálogo deportivo impensado con Gueli, porque se refirió a la final perdida por Argentina ante Chile en Copa América, ocurrida hacía muy poquitos días atrás. Tras los agradecimientos de rigor y los aplausos, volví a mi asiento, para seguir disfrutando del espectáculo. El gran momento no fue como lo imaginé, sino aún mejor porque el marco fue impensado, el lugar, y pude palpar allí mismo la gran importancia que tiene el premio para todos. Además, no es algo que pase inadvertido, porque el premio en sí pesa unos 5 kilos y es realmente muy bonito.

Todo terminó allá por las 11 de la noche, y empecé a recibir los saludos de Matías, de Ale, de Antonio De Sábato y también de Ivano y Karina Peduzzi, quienes fueron excelentes anfitriones, por ser grandes amigos de Matías. Karina, de hecho, es argentina, nacida en La Plata, y hace años que vive allí donde se casó con Ivano.

Luego de terminado todo, nos dirigimos rápidamente al Hotel Riviera (bien a orillas del mar, lugar fabuloso) para cambiarnos para la fiesta, pero también para escribir el material para el diario, con las fotos de rigor, sobre el gran acontecimiento vivido. Había 4 horas de diferencia, por lo que a las 20 horas, aproximadamente, ya estaba aquí en la redacción, mientras nosotros nos dirigimos a la casa de Gino Vitrano, para compartir los comentarios en una cena de camaradería, junto a todos los que participaron del acto.

Fue, sencillamente, una noche estupenda, inolvidable, y en lugar sencillamente paradisíaco, de esos a los que se quiere volver si se busca tranquilidad y el placer de tener el Mar Mediterráneo a mano, con sus aguas quietas y con una temperatura ideal.

El día lunes 6 de julio lo disfrutamos más que nunca en Selinunte, en el Lido de Tuqué y en la Tratoría, con excelentes pizzas, y tuvimos la cena despedida con Gino Vitrano, con la gran particularidad de que en el lugar había una familia argentina cenando esa misma noche. El martes, nuestro destino indicaba París, nada menos, para completar nuestro periplo y aprovechar los días de “vacaciones” que nos quedaban, ya que estaba todo obviamente armado.

En lo personal, debo decir que la sensación fue realmente enorme, indescriptible y hasta hoy trato de buscar realmente cómo me sentía en ese momento. Contuve la emoción, porque la misma llegó después, en el hotel, con la cabeza en la almohada, pensando en todo eso lindo que me estaba pasando y hasta hoy se constituyó en el viaje más importante que he hecho, y lo realza aún más el de haber recibido un premio, importantísimo en Italia y en el mundo de las Artes Marciales, lo que se ha constituido en algo único para la ciudad, y particularmente para Diario El Sol, por haber tenido un periodista premiado tan lejos. Un premio que comparto, claro, con todos los colegas de esta ciudad, ya que cada uno se encargó de contar la historia, y obviamente con mis compañeros de redacción, que siguieron atentamente mi estadía en Europa.

Obvio que en el turno de los agradecimientos, primero aparecer a Matías Molinari, quien hace rato imaginaba un viaje juntos, porque él lo sentía como un premio para mí a manera de su agradecimiento por haber estado junto a él en toda su carrera deportiva, cuando soltó la cámara de Canal 2 y decidió irse a Europa porque sentía que allí estaba su futuro, y no se equivocó. Matías fue quien empujó notablemente aquel viaje que finalmente salió, y que la colaboración de otras personas terminó haciéndolo posible del todo.

Por supuesto, agradecer a Gino Vitrano por haberme considerado en su momento, y se lo volví a expresar las veces que estuvo en nuestro país, sobre manera en aquel Mundial de 2018. Por supuesto, agradecer la predisposición de Luis Mazurier, Director del Diario El Sol, quien permitió mi viaje y seguramente con el orgullo lógico de que el matutino llegara tan lejos, mediante esa premiación.

Pasaron ya 5 años, y no me cabe ninguna duda que cada 30 de junio (día del viaje) y particularmente cada 5 de julio, será vivido de manera especial por mí, porque insisto en que esto fue inolvidable y hasta hoy recuerdo casi paso por paso dado por los tres en aquel hermoso periplo que hicimos. Un premio que me imprimió más fuerzas para seguir trabajando, por seguir difundiendo, sin perder de vista la importancia de cada deporte, de cada persona y de cada momento vivido. Cinco años se cumplen hoy de un acontecimiento ÚNICO en mi vida. Un premio al que “lustro” y cada día brilla más. Por lo mismo, reitero el agradecimiento para todos.  

En las imágenes: Página anterior, arriba el momento exacto de la entrega del Selinunte Gladiators. Abajo, posando tras el acto con Matías Molinari y Antonio De Sábato. En esta página: Matías, Antonio y Alejandro Zanuttini, también con el acto consumado.

Deja un Comentario