Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Las huellas que Cristhian Fernández deja en Espinillos

A los 35 años, Cristhian Fernández consiguió dos títulos como entrenador del Club Los Espinillos. Implementó un sistema de juego, le cambió la mentalidad al equipo y llegó a la gloria. Humildad, credibilidad y pasión son palabras que lo describen.

1- ¿Cómo fue que comenzó tu experiencia como entrenador?

Fue en el año 2017, veníamos complicados con el equipo y en ese momento nos quedamos sin entrenador. Yo era parte de ese plantel y me tocó asumir el desafío de cumplir una doble función jugador-coach. Si bien, trabajé mucho tiempo con rugby juvenil era una prueba de fuego. Intenté mentalizarme que era el momento de hacer un parate como jugador  y darle una mano al club desde otro lugar.

2 – ¿Tuviste que sacarte el chip de jurador para ser entrenador?

El chip nunca me lo pude sacar, para mi es grandioso estar dentro de una cancha. A la hora de armar un equipo fue difícil porque sabía que estaban mis amigos aunque también hacía hincapié en puntos específicos para delinearlo como la conducta y la asistencia, eran dos ejes claros del proceso.

3- En el 2018 te tocó cumplir una  sola función: ser específicamente el entrenador, ¿crees que tu mensaje le llegó al grupo?

Como grupo logramos acomodar ciertos puntos. Tuvimos que cambiar la conducta y asumir el compromiso. Individualmente tenía jugadores muy buenos pero teníamos que trabajar lo grupal para que en un futuro podamos asumir grandes desafíos.

4- ¿Cómo manejaste los egos del grupo?

Hubo que trabajar para hacerles entender que tenían todo para lograr desafíos y entender que éramos una gran potencia como equipo. Si bien, todos tenían su rol y eran importantes individualmente, el grupo era lo fundamental. Fue lo que marcó un antes y un después en Los Espinillos, dejaron el ego personal y nos abrazamos para dejar al club en lo más alto.

5- ¿Cómo describís a un equipo de Cristhian Fernández?

Un equipo con compromiso, dedicación y con mucha humildad.  En el rugby esta última palabra todo el tiempo se nombra, la tenemos que tener siempre presente. El perfil bajo, la sencillez te lleva a lograr grandes cosas no solo en el deporte sino también en los ámbitos de la vida. La humildad  fue una palabra que la usamos como bandera.

6- Al torneo del 2018 lo definieron en Gualeguaychú ante Carpinchos, ¿cómo viviste las horas previas?

La verdad que fue un trabajo durísimo que realmente nos costó. Fueron días de mucha presión y mi cabeza solo era 100 % rugby. El viaje de ida fue inolvidable y el partido fue difícil. Cuando terminó el juego, vimos toda la gente que había ido de Concordia, nos abrazamos y festejamos. Fue un hecho histórico, nunca me lo voy a olvidar.

7- ¿Se merecían ser campeones?

Los chicos tenían muy en claro lo que querían. En el 2018 comenzamos a ejecutar un sistema de juego, el equipo empezó a tener un orden y todo comenzó a funcionar muy bien. Fue una rueda enorme que giró y se llegó a logar un campeonato super deseado.

8- Si escuchas: método, sistema y planificación, ¿en qué pensás?

En mucho trabajo. Es fundamental pensar qué es lo mejor y cómo combatir a cada equipo. Dos partidos que me hicieron pensar fueron los que enfrentamos a CUCU, fueron muy duros desde lo físico, táctico y  técnico. Tuvimos que trabajar mucho para sobreponernos al rival en situaciones claras.

9- ¿Enseña más el triunfo o la derrota?

La derrota enseña muchas veces más que ganar, ganar y ganar. A nosotros nos pasó en los dos últimos torneos que fuimos  campeones. En el 2018 nos tocó perder con Unión de Crespo mientras que en el 2019 caímos ante Central Entrerriano. Ambos años necesitamos darnos cuenta que en la derrota nos debíamos unir como grupo y así se dio. Muchas veces perder es el primer paso para ganar.

10- ¿Le sacás puntos positivos a lo negativo?

Siempre. Se los marco a los chicos, fue uno de los puntos que más inculqué y en la vida cotidiana lo trato de aplicar. Una vez, nos dijo Federico “Ninja” Todeschini que ante la adversidad hay que doblegar el esfuerzo y creo que es así. Yo tuve un entrenador que me bancó: Claudio Coquet. Él me marcó el camino y trato de hacer lo mismo. Los entrenadores tenemos que formar buenas personas y lo demás viene solo.

11- En el 2019 la vara estaba alta, ¿pensabas en seguir por ese camino?

Todo el equipo sabía y seguía con la idea firme. Teníamos material para volver a repetir el campeonato. Se trabajó con la misma fórmula e intensidad. Nuevamente recibimos un cachetazo, como en el 2018, que fue en la primera fecha de la Copa de Oro. Ese cachetazo terminó siendo positivo porque revertimos nuestra imagen.

12- ¿Fue un año que les costó por las lesiones?

Sí, tal cual. Tuvimos muchos jugadores lesionados pero al que le tocó entrar siempre estuvo a la altura. Cuando nos pasaba algo negativo el grupo doblegaba el esfuerzo y sacábamos un plus para salir adelante. Sí el grupo está firme y unido es difícil derribarlo.

13-  Si antes de comenzar el torneo te decían que jugarías una final contra Salto Grande en tu cancha, ¿lo creías?

Yo me enteré unos días antes de que salga el fixture de la copa de oro y al que primero lo llamé fue al presidente, Andrés Piñol. Desde ese día, empecé a dormir una hora menos. Era algo totalmente soñado, sabíamos que debíamos ganar todo para llegar a ese partido y definir en nuestra cancha con nuestro eterno rival.

14- ¿Cómo fueron los mementos previos a la final?

Fue fantástico. Todo el colorido que vivimos, el vídeo que se planificó con la familia de cada uno, el banderazo previo donde estuvieron presentes todas las camadas. Son momentos que van a quedar en nuestra cabeza y en nuestra vida.

15- Durante el partido, ¿tuviste miedo a perder?

Si, seguro. Me mentiría a mí mismo si digo que no.  Nunca hay que subestimar a ningún equipo si están en la cancha por algo es. Salto Grande estaba jugando a muy buen nivel y sabíamos que era una final. Dejamos todo para ganarla. Confiaba en mi equipo y en el trabajo que habíamos hecho pero en una final todo puede pasar. Dejamos realmente todo para ganarla.

16- ¿Con qué comparas un try en tu vida cotidiana?

Un try en mi vida es cada meta que me propongo y la logro. Hay que luchar a sobremanera para conseguir los objetivos y tratar de cada vez que uno se cae poner se pie.

17- ¿Qué sentiste cuando jugadores tuyos fueron convocados a la Selección de Entre Ríos?

Me puso contento, habían trabajado para estar en un buen nivel. Mi consejo fue siempre el mismo que vayan con un perfil bajo y que absorban lo que más puedan. El seleccionado es super importante y fue un premio al esfuerzo. Si llegaron ahí era por su propio mérito.

18- Si se te da la propuesta en de ser técnico de la Selección de Entre Ríos ¿aceptarías?

Como gustarme me encantaría. Hoy tengo la cabeza puesta en el club y más en este año que es muy difícil. Me gustaría cuando retornemos hacer lo mejor posible y que las metas sigan encaminadas. El tiempo dirá pero el club está primero.

19- ¿Cómo están atravesando la cuarentena con el plantel superior y las categorías juveniles?

Nosotros con el plantel superior estamos haciendo una reunión semanal por zoom. La idea que tenemos sobrepasa lo deportivo, realmente queremos saber cómo están, cómo están llevando cada uno la cuarentena. El club es una familia y estamos siempre al tanto de las necesidades de cada uno.

20- ¿Soñás con un tricampeonato?

Los chicos van a volver con todas la potencia y ganas. No sé qué será la idea después de esto pero de hecho pensando a futuro. Material hay.

Fuente:  Prensa Los Espinillos 

Deja un Comentario