Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Brasil: En las últimas 24 horas se registraron casi 20.000 contagios de Coronavirus

Con 291.579 casos positivos, es el tercer país con más contagios de coronavirus, detrás de Estados Unidos y Rusia. Jair Bolsonaro continúa negando las medidas preventivas aconsejadas por la OMS y apuesta todo a la cloroquina, con el repudio de médicos y científicos. Para conseguirlo, confirmó a un general sin experiencia en Salud al frente de ese ministerio.

De nada sirvieron los casi 19.000 muertos y los casi 300.000 contagiados de coronavirus que suma Brasil hasta este miércoles. Sin una política unificada ante la pandemia, el presidente Jair Bolsonaro se salió con la suya e impuso su único capricho desde que los enfermos empezaron a congestionar los hospitales. Consiguió que el nuevo ministro de Salud, un general del Ejército que no tiene ninguna experiencia en el área, firmara lo que se negaron a hacer sus dos antecesores: reglamentar el uso de cloroquina, un remedio para la malaria preexistente, para los enfermos de Covid-19, una solución que el propio mandatario admitió que no tiene base científica.

Brasil, el tercer país con más casos confirmados de coronavirus en todo el mundo, contabilizaba 291.579 contagios (19.951 en las últimas 24 horas, nuevo récord diario) y 18.859 muertes por la enfermedad (888 nuevas), informó en la noche del mércoles el Ministerio de Salud.

Sin médicos que lo firmen como ocurre habitualmente, el Ministerio de Salud de Brasil publicó un protocolo por el cual permite la aplicación de cloroquina e hidroxicloroquina siempre y cuando el paciente sepa que puede morir o tener efectos colaterales graves.

La bandera de la cloroquina se ha tranformado en la del bolsonarismo , contra ciencia y marea, y ganó impulso cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que, asintomático, tomaba pastillas de hidroxicloriquina como una suerte de prevención.

El presidente aprovechó esta medida contra la «guerra» al virus, según dijo, para confirmar en el cargo de ministro de Salud al interino, el general Eduardo Pazuello, un especialista en logística que de esta forma reemplazará al renunciado Nelson Teich, un oncólogo que se negó a firmar el protocolo a favor de la liberalización de la cloroquina.

Pazuello es el décimo militar en un gabinete de 23 ministros. Su segunda medida ya como ministro, fue sumar otros cuatro uniformados en la cúpula de Salud. Ahora son 13 los militares encargados de lidiar con el coronavirus.

LA OPINIÓN DE BOLSONARO

La comunidad médica brasileña y mundial repudió la medida, que hasta ahora estaba prescripta para casos graves de enfermos de coronavirus en nivel avanzado.

«Todavía no existe comprobación científica pero está siendo usada con controles en el mundo. Estamos en Guerra. Peor que ser derrotado es sentir vergüenza de no haber luchado. Dios bendiga a nuestro Brasil», escribió Bolsonaro en Twitter.

La falta de acuerdo para la liberación en el Sistema Único de Salud de la hidroxicloroquina y la cloroquina fueron parte de las crisis que terminaron en la salida de la cartera sanitaria en menos de un mes de los ministros Luiz Mandetta y Nelson Teich.

El presidente se niega a aplicar las cuarentenas que llevan adelante estados y municipios y apostó por la bandera de la cloroquina, como remedio mágico ante el avance de la pandemia que ya transformó a Brasil en el tercer país con más contagios del mundo, a punto de convertirse en el segundo.

Bolsonaro mandó a los laboratorios del Ejército a fabricar la sustancia antipalúdica para la Covid-19. El nuevo protocolo publicado por el Ministerio de Salud dice que el remedio puede usarse de consenso entre paciente y médico en la red pública.

El paciente debe firmar un documento de compromiso en el que se admite que «no existe garantía de resultados positivos porque no hay estudios demostrando beneficios clínicos». La hidroxicloroquina fue usada en Brasil en casos graves de Covid-19 aliada a otros remedios como el antibiótico azitromicina.

LA OPINIÓN DE LOS MÉDICOS

El protocolo carece de respaldo en la Organización Mundial de la Salud y entre los científicos que trabajan para el Estado brasileño, sea en los laboratorios y centros de investigación como en las universidades.

«El gobierno no puede someter a la población al riesgo adicional de un tratamiento sin garantías de seguridad y eficacia. No hay evidencias científicas favorables que respalden el uso de la cloroquina y de la hidroxicloroquina en cualquier nivel de Covid-19. Hay estudios que demuestran que puede asociarse (el remedio) a eventos más graves y con mayor letalidad», dice el comunicado de los investigadores.

El documento está firmado por científicos y médicos de la Fundación Oswaldo Cruz, principal referencia pública en investigación, la Universidad Federal de Río de Janeiro, la Academia Nacional de Medicina, Universidad de Amazonas, y el Instituto de Biomédica de la Universidad de Sao Paulo (USP).

LA SITUACIÓN EN SAN PABLO

En el terreno, en la lucha contra el contagio, la ciudad de San Pablo tuvo el primer feriado para intentar disminuir la aglomeración de la población, que seguirá hasta el viernes.

«No queremos llegar a declarar el lockdown, pero si no llegamos a los niveles de confinamiento exigidos, vamos a tener que hacer el bloqueo total», dijo este miércoles el gobernador paulista, Joao Doria.

El intendente de San Pablo, Bruno Covas, afirmó que la ciudad podría entrar en colapso en breve sin confinamiento. Epicentro de Covid 19 en Brasil, el estado de San Pablo admitió en el último llamado a licitación para alquilar 1.500 camas de terapia intensiva y otras 3.000 regulares en el sistema privado, que el colapso en esta región se dará en «tres semanas».

Deja un Comentario