Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Presos en libertad “domiciliaria”

A medida que el virus fue sumiendo prácticamente a todos los países en una crisis el mes pasado, los expertos de la ONU en materia de detención, la Organización Mundial de la Salud y activistas de derechos humanos han instado a los gobiernos a que se apresuren a reducir sus poblaciones de prisioneros.

“En muchos países los centros de detención están atestados, y en algunos casos lo están de manera peligrosa” dijo Michelle Bachelet, alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, en un comunicado. Agregó que las consecuencias de descuidarlos “podrían ser catastróficas”.

Al menos 125 países tienen poblaciones de presos que superan las capacidades de sus sistemas correccionales, incluidos 20 que tienen más del doble de los reclusos que pueden albergar, según el Informe Mundial sobre Prisiones, una base de datos del Instituto de Investigación de Política Criminal de la Universidad de Londres.

Las cárceles de todo el mundo se han convertido en la principal zonas de transmisión del coronavirus, lo que ha obligado a que algunos gobiernos tengan que liberar a cientos de miles de presos en una lucha por frenar la propagación del contagio tras las rejas y su multiplicación viral a traves de guardiacarceles y visitantes.

En Brasil, las autoridades reportaron cuatro muertes y 104 casos confirmados de coronavirus entre los presos. Las autoridades del país dicen que han liberado a unos 30.000 prisioneros pero solo 682 de los más de 773.000 prisioneros del país han sido examinados.

Las cárceles en Brasil tienen el doble o el triple de la capacidad para la que fueron construidas, e incluso hay personas que duermen en el piso”, dijo una fuente confiable. “Una persona con tos puede infectar a todas las demás”.Para evitar la transmisión del virus, los funcionarios brasileños suspendieron las visitas de familiares y abogados y buscaron intensificar las medidas de higiene en las prisiones.

Mário Guerreiro, quien lidera el Consejo Nacional de Justicia, un grupo brasileño que monitorea y supervisa el sistema penitenciario del país, dijo que la pandemia había dejado en claro las deficiencias de ese sistema, que ha crecido exponencialmente en las últimas décadas sin una inversión proporcional para incrementar sus capacidades sobrepasadas largamente.

En tanto, en Estados Unidos, se detecto que el 90 por ciento de la población carcelaria ya esta enferma con el covid-19 y se liberaron a miles de presos para evitar que la pandemia se extienda aun mas, no solo dentro de las cárceles sino afuera de ellas.

En Colombia y Perú, los motines de presos han dejado varios docenas de muertos y la crónica repite la misma canción en todo el mundo pero aquí, en nuestra Patria Chica, los dos jueces de ejecución penal, uno de Gualeguaychú y la otra de Paraná, han logrado cambiar el lugar de detención –del penal a domiciliaria- a 14 personas. Una cifra que para el defensor del STJ, el concordiense Maxi Benitez, es muy escasa.

El ejecutivo, que actúa en función “espejo” de lo que resuelve el presidente Fernandez, deja en manos de los dos jueces los cambios de alojamiento de los presos. Mientras, los que no leen, escuchan o ven los noticieros de TV y por lo tanto no están enterados de lo que esta ocurriendo piensan que se están liberando a miles de presos, en lugar de ver que se los debe sacar urgentemente de las cárceles para evitar mas contagios y que el sistema de salud publica colapse. 

Entonces, esa falta de conocimiento, los hace actuar como zombis, golpeando cacerolas o sumándose a las redes sociales para denunciar locuras que solo la falta de conocimiento impulsa.

Deja un Comentario