Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Concordia tiene para un buen tiempo de fútbol a puertas cerradas

La pandemia que actualmente nos azota ha causado estragos por todos lados, donde lamentablemente las víctimas fatales se llevan toda la atención y también quienes luchan por recuperarse. Estamos en medio de las medidas adoptadas en nuestro país, donde cada uno tiene que quedarse en su casa, que por ahora es el “antídoto” que tenemos a mano para esquivar el contagio. Cada uno desde su lugar ayuda, cumple un rol importantísimo en esta situación que vivimos todos. Y cuando decimos todos es TODOS, porque es literalmente así en el mundo entero.

Y, sin menospreciar, lógicamente, lo que produce este virus, ha pegado en otro lugar donde duele muchísimo y es en la economía de todos. Los países tratan de ordenarse internamente, aquí mismo vemos como cada día se adopta una medida para aportar a los bolsillos más necesitados, y se acude desde el mismo gobierno a paliativos para la crisis, que aquí más que nunca se siente.

Sobre todo en Concordia, luego de haber conocido que una vez más estamos en el tope de las ciudades más pobres del país. O con mayor índice de pobreza, para decirlo mejor, porque cualquiera podría andar por el centro (en otro momento, claro) y ver lo que es, por ejemplo, el parque automotor de nuestra ciudad, el que contrasta enormemente con el apelativo de la ciudad más pobre del país. Millones y millones ruedan por las calles día a día, y no estamos hablando de que todos son millonarios, claro. Pero este es tema de otra discusión, aunque lo colé como para puntualizar el contexto de todo, nada más.

En lo deportivo, hoy quiero hablar del fútbol local. Sí, una vez más. Y de mi parte no hay para nada ansiedad de que vuelva. Y no vayan a pensar de que no quiero por capricho, sino que cada uno de nosotros hoy debe abocarse a pensar en la salud y no en ver qué pasará mañana, y no es precisamente mañana lunes, sino mucho más allá. Lo que sí tengo claro es que hay dirigentes para ello, en este caso los de la Liga Concordiense de Fútbol, que desde sus casas tienen tiempo para pensar cómo puede seguir esta historia o hacer una proyección, muy en el aire por cierto.

Y justamente todo gira en torno a la economía, al ver cómo van a quedar los clubes luego de este “vendaval”. Poco menos que arruinados, si es que quieren una respuesta rápida. Ya casi lo están, porque seguramente hay poquísimos autorizados a salir de sus casas para ir a ver cómo está el club, o intentar hacer algo, aunque más no sea cortar un poco el pasto, el de la cancha y alrededores, llegado el caso. Y no mucho más, creo.

Y en lo que no estoy de acuerdo, como pudo haberse visto por allí, es ansiedad por volver a jugar cuando la pelea con el virus está en pleno desarrollo, y no sabemos cuántos “rounds” más nos llevará. Esto, más que nunca, es ir paso a paso, volviendo a la frase que inmortalizó “Mostaza” Merlo en aquel 2001. Más que paso a paso es día a día, porque se hacen evaluaciones y todavía estamos en la segunda cuarentena, y no sabemos si va a continuar o no. Lo más probable es que para la mayoría sí. Porque algunas actividades, las más productivas, van a ir normalizándose muy paulatinamente, con el mínimo de operarios por sector.

Entonces, amigos, pensar en la vuelta del fútbol por ahora nos parece bastante mezquino desde el rol de cada uno. Y si me obligan a pensarlo ahora, mientras escribo, digo que no hay que proyectar para antes de julio o tal vez agosto. Sí, es cierto que AFA y las grandes potencias mundiales, como UEFA y FIFA planean, o trazan proyectos, a volver mediados de mayo o junio. Pero lo hacen con un bolsillo que es muchísimo más grande que el de Concordia y el resto de las ciudades del interior.

Ellos mueven millones con sus ligas de primera división, hay televisión detrás, y entonces los mueve también otros intereses importantes, dentro del negocio que hace rato es el fútbol, lógicamente. Y dejo de lado la pasión genuina, que seguramente existe solamente en este país y por ello trascendemos, por cómo vivimos el fútbol por estos lares. Pero, paremos la pelota y veamos.

CUADRO DE SITUACIÓN

Aquí en Concordia, en su momento, el Presidente de la Liga, Dr. Julio Larrocca, tomó el toro por las astas y decidió suspender toda la actividad una semana antes que lo hiciera AFA. Y lo hizo sin ninguna orden que vino desde calle Viamonte 1366, ni nada por el estilo. Obró con la autonomía que el caso le permitía, y con el poder decisión firme que tuvo.

La AFA misma terminaría casi dando a entender, implícitamente, que debía haber parado todo también ese mismo fin de semana y ni siquiera darle lugar a que comience la Copa de la Superliga, donde se jugó la primera fecha, sin River vs. Atlético Tucumán, porque el millonario se plantó y cerró directamente el club. Y hoy casi todos le están dando la razón, luego de haber cascoteado al club de Nuñez con críticas.

En los días subsiguientes, la Liga mantuvo la Secretaría (la sede) abierta en ciertos horarios y a la semana tenía todo absolutamente cerrado, hasta hoy, porque hay que respetar la cuarentena y es incierto el futuro deportivo.

¿CÓMO SE SIGUE?

Aquí es donde el camino se vuelve más sinuoso y hay que tener mucha cintura para transitarlo, aunque más que nada mucha tranquilidad.

Y vamos de arriba para abajo, porque así es todo en el fútbol dado que si AFA emite una orden hay que acatarla, aunque por aquí puede andar algo muy discutible. Veamos. La vuelta del fútbol profesional se podría dar a mediados de mayo. El Presidente de la Nación Alberto Fernández, se sabe, es un hombre del fútbol y fanático de Argentinos Juniors. Además, sabe que el fútbol entretiene y en este caso con más razón para tener a la gente en sus hogares, aunque de ninguna manera debe usar a los jugadores exponiéndolos, como ha querido suceder en su momento con la misma Copa de la Superliga.

De estar las condiciones dadas, el fútbol volverá a puertas cerradas, quizá con un mínimo de un mes, haciéndose extensible la cuestión por un tiempo más dado que se viene el invierno y todos ya sabemos que el virus nació en esa estación del año asiática. Y el fútbol tiene mucha espalda para volver a jugarse a puertas cerradas. La televisión está esperando con los brazos abiertos volver a emitir los partidos, para vender el pack de fútbol a los potenciales abonados, y para generar publicidad que mantenga dichas transmisiones.

A su vez, la AFA sabe que si no hay fútbol, no se televisa y la entidad recibe un aporte importantísimo desde Turner y compañía por los derechos, al igual que los clubes. Justamente los mismos, en un gesto de quienes tienen esos derechos, cobraron igual el mes de marzo pese a que en la mitad del mes no hubo fútbol. Entonces, podemos decir que se mueven millones en derredor del fútbol profesional y hasta la Primera Nacional (nada más) como para proyectar una vuelta paulatina.

Y todo va a ser así, porque el Presidente Fernández puede decretar el fin de la cuarentena total, pero no vamos a estar de “joda” al otro día con reuniones, asados, y un viva la pepa que nos llevaría al precipicio. Fernández irá soltando la rienda de a muy poco, y primero estudiando día a día cada comportamiento, y sobre manera cómo está el virus en esta parte del mundo. Imagínense que todavía no sabemos si esta actual cuarentena sirvió, porque los resultados van a estar en los próximos días y tiene que ver con los guarismos entre infectados, las muertes y los que están en estudio.

Y todo lo expuesto sobre el regreso del fútbol, por ejemplo, vendrá bastante después. Y que va a haber presiones para el regreso, no tengo duda alguna, por aquello de los millones que hay dando vueltas e inactivos hoy por hoy. Entonces, desde mediados de mayo o tal vez ya junio, se juegue a puertas cerradas por uno o dos meses, como prueba piloto y siempre monitoreando como va a todo. Y esperemos que el virus vaya siendo controlado, que es lo que verdaderamente importa.

¿Y AQUÍ EN CONCORDIA?

Sigamos con las suposiciones y baje la noticia desde AFA de que el fútbol se puede jugar a puertas cerradas, también en el interior del país (siempre mal llamado interior, porque todos estamos adentro, incluso Capital Federal). Y aquí está el punto más álgido de la cuestión. Aquí en Concordia no se puede jugar a puertas cerradas. ¿Por qué?…muy sencillo, porque se originarían pérdidas realmente importantes para los clubes que tienen cancha y deben abrirla para los juegos. Y esos clubes deben hacerse cargo, fecha a fecha, de policía, árbitros, y todos los gastos que significa tener una cancha en movimiento, incluyendo al canchero porque el escenario de juego debe estar mínimamente en condiciones. Debe disponer de gente para dejar todo el club en condiciones.

Además de que, claro, sería una total desventaja para con quienes no tienen cancha en nuestra ciudad. Y si se los obliga a ser parte de los gastos, o no van a acceder o van a esgrimir que no tienen un peso, cosa que sucedería con prácticamente todos los clubes. Por si fuera poco, tampoco se está en condiciones de pedirle a la Municipalidad o la Provincia que costee estos gastos, cuando en ambos casos han hecho malabares todo este tiempo tapando “agujeros” que les hizo el Coronavirus.

Es obvio que no van a apoyar el pedido, llegado el caso. Esta crisis golpeó a todos y mucho menos puede salir un atisbo de ayuda desde el sector privado, el que de por sí viene alejado del fútbol desde hace rato. Al menos hace años que no vemos grandes empresas apoyar directamente al fútbol, aunque sí a algunas instituciones en particular.

Sí, entendemos las ganas que hay en los clubes, fundamentalmente en los jugadores, a los que siempre aplaudimos por el hecho de jugar casi por la camiseta, por el esfuerzo que hacen en trabajar por un lado y jugar por el otro, hasta saliendo “rajando” de cada entrenamiento para cumplir con un segundo turno laboral. Pero también hay que entender este contexto, único, particular e histórico en todo el mundo, donde los grandísimos clubes del planeta están reduciendo salarios de jugadores, aún en el famoso primer mundo donde todo se puede, o se podía hasta que llegó esta plaga.

Y aquí, permítaseme el chascarrillo, no tenemos ya más que reducir porque no hay nada para reducir. Es más, nunca se tuvo nada para reducir. Entonces, ¿se puede jugar a puertas cerradas?. No, de ninguna manera. Al menos es mi opinión y no creemos estar chocando, en este sentido, con una Liga que ha mostrado mesura y tener los pies sobre la tierra en estos tiempos.

Otra cosa, hay clubes que invirtieron un dinerillo en traer jugadores para ser más competitivos, cosa más que loable por cierto. Y esos jugadores algunas “regalías” reciben. Son los pocos, es cierto, porque la gran mayoría no ve un peso. Pero…¿negociarán esos jugadores no recibir nada ahora, todo este tiempo?. Una cosa, amigos, es reducir, y otra cosa es cortar todo de cuajo.

Entonces, el panorama de nuestro fútbol es un poco oscuro, por no decir bastante oscuro.

¿Y ENTONCES?

Desde que pisé este diario, hace más de 20 años, se me permitió escribir y opinar con libertad, y eso hago hasta hoy. Claro que siempre con el debido respeto a las personas y temas de los que se trata. Entonces, voy a opinar.

Para mí, en este contexto, el fútbol debe parar la pelota, como hasta ahora, y seguir mirando el horizonte. Y para mi podría parar la pelota del todo, y comenzar a hacer reuniones (cuando se puedan) para ir pensando qué hacer el año que viene. Si quieren, comenzamos antes, pero parece que en el contexto que se maneja, este año es casi imposible que haya fútbol.

Pero me voy a poner más optimista con el tema. Descartemos esos dos meses que la AFA puede jugar a puertas cerradas y aquí no. Llegaríamos a julio. Quizá, llegado el caso y siempre dependiendo de la situación, se pueda jugar libremente en agosto. Agosto, septiembre, octubre y noviembre, quizá tocando algunos días de diciembre si se suspendiera alguna fecha. ¿Pero qué tipo de campeonato?. Seguro que otro muy distinto al que se había pensado, porque se tendría mucho menos tiempo.

Antes, hay otro tema importantísimo que ver cómo se resuelve. Y aquí voy a decir algo que todavía no se dijo: El Torneo Regional se va a anular (casi con seguridad) y los clubes que hayan estado en esta segunda instancia (hasta allí se jugó), serían invitados por el Consejo Federal para 2021. Entonces, Libertad y 9 de Julio podrían empezar a ilusionarse con otro “año nacional”.

De confirmarse todo esto (sería cuestión de días), ese torneo de agosto a diciembre podría servir solamente para encontrar a un campeón que también juegue el Regional 2021. Y nada más. No creemos que haya espacio para que la B juegue, al menos por lo que habitualmente lo hace, es decir por el ascenso y la promoción, si siguiera en pie esta idea. O a lo mejor surge consenso y juegan aunque sea por ese ascenso del campeón. Podría darse.

Pero yo creo que hay una idea dando vueltas de que el fútbol podría tener un año atípico, como en todo el mundo, y en este caso no jugarse, sino ir viendo cada situación y tomar la dirección correcta.

Insistimos, no se puede soslayar esta cuestión. Es más, no depende de nosotros, y cuando digo nosotros digo el fútbol, o la dirigencia, por ejemplo. No se puede proyectar nada con firmeza y lo expuesto en este informe son por ahora suposiciones, quizá mezclada con alguna expresión de deseos, y ahí queda. Y queda hasta que el tiempo nos de la seguridad sobre qué hacer, y cómo hacerlo, sin menoscabar ni poner en riesgo la salud de nadie.

La Liga ha mostrado tener tino, manejarse firmemente cuando lo tuvo que hacer y creo que no va a soltar el timón para poder mantener el rumbo, aunque la tormenta mueva el mar de una manera escalofriante y el agua golpee a babor y estribor el barco, importándole muy poco si se hunde o no. Esa tormenta es el virus de hoy. Y hay que tener las manos limpias, pero firmes sosteniéndolo todo.

Y justamente hablando de fútbol, se tiene presente siempre una frase y es “TODO PASA”. La que tenía incrustada en su anillo aquel grandísimo dirigente que fue Don Julio Grondona. Y quien ha visto ese anillo de cerca muchas veces es precisamente Julio Larrocca, quien por estos días pone la pelota bajo la suela, aunque sosteniendo firme también el timón del barco entre el oleaje, y transmite un “TODO PASA”. Y sí, déjelo pasar nomás y luego decidan tranquilos qué hacer con este fútbol.

1 Comentario

    • Jean
      6 abril, 2020

      Saludos! Me gusta mucho este artículo, está bien escrito, me ayudó y lo recomiendo. Además, encontré uno para ganar dinero desde casa, tal vez sea útil para alguien: https://bit.ly/39LtwkM

      Reply

Deja un Comentario