Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Chagas cree que no es hora de criticar sino de apoyar desde la política

Semanas atrás y cuando la gravedad de la emergencia sanitaria no había alcanzado tal grado de dramatismo, el concordiense Juan Carlos Chagas hablo en Análisis Digital sobre la necesidad de la unidad en la acción para enfrentar al coronavirus de todo el espectro político entrerriano.

El dirigente justicialista volvió a insistir en ese entendimiento, pero agregó que el gobernador Gustavo Bordet y los intendentes, «tienen que ser acompañados en esta hora, porque como todos los entrerrianos están en la trinchera diariamente peleándole al virus».

Frente a determinadas críticas, Chagas dijo que «no ayudan para nada. Es más, suman confusión en la población. El que hace se equivoca pero tenemos que aprender a respetar, seguir instrucciones de las autoridades y apuntalar desde la política todo el operativo antivirus».

Seguidamente, sostuvo que el gobernador y cada intendente en su pueblo, no están para la política barata, sino para defender la salud de la población, «entonces no se los puede someter a los tira y afloje de las mezquindades y la tilingueria de algunos».

Para abonar sus dichos, el concordiense manifestó que en esta emergencia todos los recursos disponibles no alcanzan y que entonces «a diario pelean no sólo contra los efectos devastadores de la enfermedad, sino en la desesperante búsqueda de fondos. Acaso alguien cree que estos saldrán de algún lugar que no sea del Estado?, preguntó.

LOS CACEROLAZOS

Requerida su opinión acerca de los cacerolazos en Capital Federal, el concordiense descalificó ese accionar. Los atribuyó a la expresión de una minoría claramente direccionada para defender intereses ajenos y no propios, «desde los balcones y por personas, pobrecitas, que no tienen ni para pagar las expensas. Son, a su manera, los idiotas útiles que la dictadura nos enrostraba a los jóvenes en la universidad en los años 70 por luchar contra los militares, pero ahora al revés».

El caceroleo y el balconeo «no llevan a nada. Es un espectáculo triste, lamentable y de poca monta, porque están en pugna, unos y otros. En lugar de coincidir en defender la vida y a aquellos que menos tienen en lugar de cacerolear como unos autómatas sin saber porqué lo hacen».

No pudo evitar referirse a los despidos en Techint: «Paolo Rocca es un salvaje y no sirven empresarios asi. No tiene conciencia social», reiterando lo que dijo en un twiter pocas horas atrás y apenas se conocieron las intenciones de la empresa, ahora sometida a una conciliación.

Ponderó a los productores entrerrianos, destacando en este sentido a los arroceros, en diálogo con Bordet. 

Para finalizar entendió que la política tiene que seguir ajustándose, explicando como ejemplo, que allá por diciembre ultimo ya sostenía que en Salto Grande los directores tenian que reducir sus ingresos en un 20 por ciento.

Deja un Comentario