Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

En Concordia el deporte, con reprogramación a la vista

El básquet y el automovilismo dependen de lo que se programe desde más arriba. El fútbol tiene cierta autonomía para decidir.

La Nación dio tiempo hasta el 31 de marzo para la cuarentena. Pero es estimativo. Nadie sabe si se cortará allí o no. Incluso, hay una mayoría que dice que se extenderá unos cuantos días más porque es la mejor prevención que hay contra el Coronavirus. Entonces, en este caso, el mundo del deporte está atento a ver cómo se sigue. Qué deporte hay después de la Pandemia, que quizá permita ver “el sol” allá por mayo aproximadamente, con un panorama un poquito más claro.

Aquí en Concordia la situación obviamente no es ajena, con nuestra ciudadanía que va entendiendo como es este tema de la Pandemia, y obedece quedándose en su casa. Y cada dirigente desde la suya pergeña cómo continuar luego de esto, porque hay que reestructurar casi todo, al menos los que pueden.

Los que poco pueden hacer, empezando desde arriba, son los del Básquetbol de Estudiantes, porque si bien pueden tener opinión, dependen de lo que se resuelva en la Asociación de Clubes o directamente en la Confederación Argentina, quienes deben encauzar el calendario para ver cómo se termina, si es que se termina o bien si hay algún atajo que les permita cumplir con lo pactado. Claro que en el medio hay descenso y Estudiantes está peleándolo, por lo que deportivamente alguna solución debe haber y no sólo administrativa. Y lo decimos por si se piensa en cortar todo como está y jugar los partidos decisivos.

¿Se quedará quieto quien está último acatando irse al descenso?. Difícil, obvio, pero habrá que tomar alguna decisión que les permita tener chances a todos, tanto arriba como debajo de la tabla. Mientras, Estudiantes también deberá ingeniársela sobre cómo volver a entrenar, de qué manera, si grupal o individual, por estos días. Por ahora, parece que Eduardo Japez sigue porque se habrían limado las asperezas del papelón del último partido ante Libertad, y recibiría a los jugadores para organizar el trabajo. Insistimos, no se sabe bien cómo.

El fútbol local es otro que ya tenía todo listo y ahora todo se ha acortado. Siempre ha tenido que luchar contra el calendario, por los casos de lluvia, y ahora todo se la termina acotando por esta pandemia que lo va a tener más de medio mes parado, en principio, aunque seguramente será bastante más. Porque el volver será seguramente paulatino, sin que todo “explote” de una sola vez como si todo volviera a la normalidad de golpe, como con una varita mágica.

¿Y los clubes?. Por supuesto que ellos sufren y mucho, porque tienen pérdidas notables con todo parado, y hay que mantener la estructura de cada uno, sean chicas, medianas o grandes. Alguien tiene que estar, medianamente, aún en este momento, para que el club no se “oxide” en todo este tiempo. Mientras, seguramente Julio Larrocca estará en sintonía permanente con AFA para saber cómo seguir, y con sus pares de comisión, aquí, ver cómo podría jugarse el torneo, si se mantiene tal lo programado o se tiene alguna visión de hacerlo de otra forma para cumplir con que haya fútbol este año.

Y hablamos del fútbol en general, abarcando la B y el Femenino, claro, como las divisiones menores. Insistimos, ya Larrocca se anticipó a la AFA y operó para que no se juegue nada aquí, una semana antes que ocurra a nivel país.

Entonces, tendrá seguramente autonomía para decidir qué hacer cuando haya bandera “casi verde” para organizar espectáculos deportivos, los que quizá empiecen a puertas cerradas mientras se monitorea la situación, lo que también seguiría causando perjuicio a nuestro fútbol porque, insistimos, los clubes salvan aunque sea algo de los enormes gastos que afrontan para abrir una cancha. Se verá qué se decide, más adelante, obvio, aunque la comunicación es permanente.

El automovilismo también está atado a las decisiones a nivel nacional y más aún a las decisiones de las categorías, quienes deben rearmar sus calendarios y reprogramar escenarios. Ojo, sin duda que van a quedar carreras sin realizarse porque se acortará el año deportivo del automovilismo y esperemos que ello no le toque a Concordia. El TC cortó todo hasta nuevo aviso y se sabe que tiene pedidos de todos lados, aunque ya tenía el calendario armado.

Lo mismo ocurre con TN, Top Race y así todas las categorías, que en lugar de, por ejemplo, diez fechas, van a tener que hacer ocho, por decir un número. Será para todos un año atípico y deberán afrontar lo que venga, sea corto o normal en cuanto a calendario, mientras también los pilotos y equipos sufren por la falta de movimiento, y obviamente de ingresos para seguir probando, armando motores y estructura en general. Está la experiencia de que cada categoría disputó al menos dos fechas, pero es muy poco, claro, porque todos van a seguir trabajando para progresar.

En el Auto Moto Club Concordia hay cierta tranquilidad y el autódromo está siempre listo para la carrera que venga, pero también preocupación porque también tienen que afrontar gastos fijos que sin las recaudaciones de las carreras les resultaría muy bravo. Esperan que todo esto pase, con la paciencia lógica, obvio, y así comenzar a reprogramar el año que seguramente será duro para todos, por más que se corra casi de mitad de año en adelante.

Así todo el deporte, en general, con acontecimientos que tienen su fecha, que son clásicos, y que deberán moverse, o tal vez no hacerse para no entorpecer el normal desenvolvimiento de otros, o porque todo (esperemos que no sea así) sea una vorágine organizativa para cumplir. Por lo pronto, permanezcamos en casa y esperemos, pacientemente, ver cómo sigue la historia. Pero estamos seguros que hay un después del Coronavirus, y el deporte trabaja, por ahora telefónicamente, para ello.

Deja un Comentario