Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Macron se enojó con la seguridad Israelí

Pretendía entrar sin custodia local al edificio religioso que pertenece al gobierno francés. La seguridad israelí no estaba de acuerdo. Macron los mandó a salir del edificio.

El presidente de Francia Emmanuel Macron se peleó con la seguridad privada israelí que lo acompañó mientras recorría Jerusalén. Cuando intentó ingresar en la iglesia Santa Ana se desató el conflicto. El presidente pretendía entrar sin custodia al edificio religioso ya que pertenece al gobierno francés. Sin embargo la seguridad israelí no dejaba de escoltarlo. Macron se plantó y los mandó a salir de la Iglesia. Un conflicto similar vivió el ex presidente Jacques Chirac en 1996. El presidente francés está en Israel con motivo del Foro Internacional sobre el Holocausto.

La Iglesia Santa Ana es uno de los cuatro territorios franceses en Jerusalén. «No me gusta lo que hiciste delante mío», le gritó Macron en inglés a un miembro de la seguridad israelí parado frente a él en la entrada de la iglesia. «Salgan por favor, nadie tiene que provocar a nadie, ¿entendido?», continuó Macron. Un poco más tranquilo retomó el dialogo pero sin perder la tenacidad. «Mantengamos la calma, hicimos una hermosa caminata, están haciendo un buen trabajo en la ciudad y lo aprecio, pero por favor, sigan las reglas establecidas durante siglos, no van a cambiar conmigo, se los puedo asegurar», añadió el presidente. Acto seguido, entró a la iglesia.

La basílica de Santa Ana, ubicada en la Ciudad Vieja de Jerusalén, fue construida por los cruzados en el siglo XII. En su fachada ondea la bandera francesa. Esto se debe a que fue un regalo de los otomanos al emperador francés Napoleón III en 1856 por su papel en la Guerra de Crimea. «Aquí es Francia, y todo el mundo conoce la regla», subrayó, siempre en inglés, el jefe de estado francés. Macron sólo tenía estipulado visitar la iglesia pero a último momento improvisó un paseo por la Ciudad Vieja.

En este barrio de Jerusalén oriental también fue protagonista de un cruce con la seguridad el ex presidente Jacques Chicrac. En 1996 el entonces mandatario francés se enojó con los soldados israelíes por lo que consideró un asedio. Les dijo una frase en inglés que quedó para la historia: «Do you want me to go back to my plane?» (¿Quiere que vuelva a mi avión?). Al igual que Macron, luego les exigió a los militares que salgan del recinto de Santa Ana.

Macron se encuentra en Jerusalén para participar en el Foro Internacional sobre el Holocausto, con motivo del 75º aniversario de la liberación de Auschwitz. “Hemos aprobado leyes y habrá más decisiones para luchar más efectivamente contra el discurso antisemita y del odio», dijo Macron más temprano, durante una conferencia de prensa junto al Presidente de Israel, Reuvén Rivlin. El Foro comienza el jueves. También participarán Vladimir Putin, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, y el presidente de Argentina, Alberto Fernández.

Deja un Comentario