Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Salud realiza un abordaje integral y bloqueo sanitario ante el caso de leishmaniasis en Concordia

Las autoridades departamentales de salud, junto al área de zoonosis provincial realiza desde este martes un abordaje integral y bloqueo sanitario por el caso de leishmaniasis visceral luego de que diera positivo el análisis a una mujer, el operativo continuará hasta el viernes y se detectan perros con síntomas de leishmaniasis, febriles y la búsqueda del flebótomo vector de la enfermedad.

La coordinadora departamental de  Salud, Susana Calvo junto a la referente de zoonosis del Hospital Masvernat, María Aldaz informaron  que este martes comenzó en la ciudad de Concordia, un bloqueo sanitario con el fin de atacar el caso detectado de leishmaniasis visceral. La zona delimitada es el barrio Cipo en inmediaciones de Avenida Tavella y Lieberman y se desarrollará durante varios días.

Calvo explicó que se realiza un control de foco en las nueve manzanas o 150 metros alrededor del caso índice, donde se trabaja en la detección de personas con fiebre, la búsqueda de perros con síntomas de sangrado y además en la concientización de la limpieza de terrenos de la zona abordada.

Además la funcionaria sostuvo que a las 18 se realizará la colocación de trampas para la búsqueda del vector, y luego se analizará. La enfermedad la produce un parásito que se aloja en los perros y es transmitida por la picadura de un flebótomo, un insecto similar a un mosquito que se alimenta de sangre.

La enfermedad llega al organismo a través de perros infectados que tienen a unos insectos voladores, los flebótomos, como vector del mal. En los humanos si no es tratada tienen una mortalidad probable del 90 por ciento. El principal síntoma de la forma clásica es fiebre prolongada por más de 15 días, anemia. Sangrado de nariz, encías, adelgazamiento con vientre abultado (agrandamiento de hígado y bazo), debilidad y muerte.

“LLAME A LA AMBULANCIA PORQUE SE SENTÍA MUY MAL”

“Yo la verdad es que no sabía que María estaba internada en Paraná”, dijo Carlos Miño, ex pareja de la mujer con leishmaniasis. EL SOL estuvo recorriendo el lugar donde supuestamente residía María Alicia Esteche antes de ser llevada por una ambulancia al hospital. “Yo llamé a la ambulancia para que la llevaran porque ella se sentía muy mal, estaba muy descompuesta, con fiebre y vómitos”, aseguró Miño.

El lugar donde supuestamente habría estado María, es en el barrio Cipo, concretamente, en las instalaciones de la ex fábrica y donde hasta hace poco tiempo funcionaba un autoservicio.

El lugar es muy precario, es un pequeño refugio donde, aparentemente, convivió Carlos Miño con su ex pareja, la mujer con leishmaniasis que hoy está en estado de salud delicado, internada en un hospital de la ciudad de Paraná.

Vale recordar que Miño y Esteche convivieron mucho tiempo arriba de un colectivo abandonado hasta que se fueron de ese lugar porque habían sido denunciados por los vecinos por las condiciones en que vivían. El vehículo abandonado estaba en la intersección de avenida Monseñor Tavella y Lieberman, a muy pocos metros del lugar señalado por las autoridades como el refugio donde se habría originado el caso.

RESPONSABLE DEL OPERATIVO

Tras la confirmación desde el Área Vigilancia de Epidemiología de Salud Provincial sobre el caso de leishmaniasis visceral humana, en una mujer de nuestra ciudad, identificada como María Alicia Esteche, de 52 años de edad; se pusieron en marcha los protocolos y por eso ya está en Concordia un equipo de Zoonosis del Ministerio de Salud para apoyar las tareas de bloqueo hasta 150 metros de donde se detectó el caso en el barrio Cipo.

Sobre la puesta en marcha del procedimiento de bloqueo, la veterinaria a cargo, María Ester Aldáz, dijo a cronistas de EL SOL que “estamos haciendo las tareas de trabajo de campo que consiste en tomar muestras de los perros hasta 150 metros del lugar donde estaba está el caso”, y señaló que “lo hacemos a la tarde y es ver como se desplaza el vector que generalmente es de hábitos nocturnos, colocamos las trampas de luz donde podemos captar al vector”, reiteró.

“Generalmente -dijo Aldáz- lo que estamos buscando son lugares que nosotros le llamamos ‘peor escenario’, donde hay materia orgánica y donde hay mucha arboleda, en esos lugares ponemos las trampas, por eso nos estamos fijando en el plano para ver donde está, y ahí  vamos  a colocar las trampas, en un radio de  150 metros del lugar donde surgió el caso”, dijo y confirmó que “es exactamente el barrio Cipo”.

Del mismo modo la veterinaria admitió que “en Concordia hace muchos años que estamos trabajando en esta enfermedad”, dijo y recordó: “en el 2015 ya aparece por primera el vector y teníamos animales con leishmaniasis. La primera vez que  en Entre Ríos tuvimos perros con leishmaniasis fue en Chajarí, ahí se empezó a trabajar, se hizo control focal, se hizo también prevalencia”.

En ese mismo sentido la profesional puntualizó que “también se hizo acá en esta ciudad el mismo trabajo que en Chajarí. En Concordia se hicieron estudios de prevalencia, donde también se ponían las trampas de luz para captar el flebótomo y también se hizo la dinámica del vector, o sea que se hicieron todos los trabajos que se tenían que haber hecho”, no obstante, si se sacrifica o no al animal enfermo, Aldáz aclaró que “nosotros le explicamos a la gente, o sea al dueño del perro que está enfermo, le damos un folleto y le explicamos y el dueño del perro decide que destino le va a dar a ese perro”.

¿QUÉ ES LA LEISHMANIASIS VISCERAL?

La enfermedad llega al organismo a través de perros infectados que tienen a unos insectos voladores, los flebótomos, como vector del mal. En los humanos, si no es tratada, tienen una mortalidad probable del 90 por ciento.

El principal síntoma de la forma clásica es fiebre prolongada por más de 15 días, anemia, sangrado de nariz y encías, adelgazamiento con vientre abultado (agrandamiento de hígado y bazo), debilidad y muerte.

Deja un Comentario