Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

En retirada, Niez, Fochesatto, Squivo, Irigoyen y Mayer hicieron una Fundación incompatible con los cargos que tienen en CTM

Los Estatutos de la Fundación que integran Niez, Fochesatto, Squivo, Irigoyen y Mayer, que está en funciones desde abril del año pasado, está reñida con las leyes vigentes, pues sus integrantes están vedados para funcionar como tal, por ocupar cargos en la entidad binacional que justamente es generadora de energía (CTM).

La Fundación Energía para la Vida, fue creada para “promover la integración y la dinámica de colaboración en toda la región de Salto Grande, en especial el campo de la energía”, señala en su Acta constitutiva.

(PARTE I)

LA PANDILLA DEL BARRANCO DE SALTO GRANDE

“La pandilla del barranco”, así la describía, Jorge Abelardo Ramos en su obra de “Las Masas y las Lanzas”, a la conformación de la oligarquía porteña que se hizo rica en torno a los negocios del contrabando y la especulación en el Puerto de Buenos Aires. Concordia no puede escapar o quedar al margen de la historia tampoco. Porque nuestra región, también tiene ejemplos y nada puede envidiar a aquellos sujetos ávidos de dinero.

FUNDACIÓN ENERGÍA PARA (TODA) LA VIDA

Fundación Energía para la Vida, cuyos Estatutos fueron aprobados en el mes de abril de 2019, están, el ingeniero industrial, Daniel Perczyk, domiciliado en la ciudad de Chajarí; el contador Julio César Fochesatto, domiciliado en la ciudad de Chajarí; el empresario Roberto Domingo Niez, domiciliado en Concordia, el abogado Oscar Rubén Squivo, domiciliado en la ciudad de Concepción del Uruguay; el ingeniero hidráulico, Manuel Ignacio Irigoyen y el licenciado, Hugo Oscar Mayer.

La Fundación se constituyó con domicilio en Concordia y tiene un plazo de 99 años a partir de su creación. En el Acta se destaca que “la entidad podrá tener filiales o delegaciones en todo el país o en el extranjero”.

En su Artículo 2do., estipula que “la Fundación tiene el objeto de promover la integración y la dinámica de colaboración en toda la región de Salto Grande, propiciando un modelo de desarrollo productivo, la investigación y formación científica, en todas las áreas de interés regional, en especial en el campo de la energía”.

DIOS LOS CRÍA Y CTM LOS AMONTONA

Algún que otro lector puede interpretar que es de pura casualidad que todas estas personas se hayan encontrado, para luego deliberar y ponerse de acuerdo para tan arduos fines. Otros en cambio con más suspicacia creen o están convencidos que la Fundación se creó con la finalidad de perpetuarse y bajo este mascarón de proa seguir haciendo sus “negocios”.

Un aquilatado dirigente provincial que reside en Concordia fue categórico al momento de comentarle sobre la creación de la Fundación, “son unos inmorales”, espetó.

Sería de mucha utilidad que algunas de las personas que integran esta entidad, por lo menos aclaren o fundamenten este cenagoso proyecto.

Fuente: Diario del Sur Digital

Deja un Comentario