Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Impresionante fiesta: Ahora es la Maxi Reyes

Los chicos tuvieron ayer su espacio, como siempre, y vivieron su propia fiesta de Reyes en el Corsódromo. Hubo récord de inscriptos y muchas sonrisas, en lo que fue el cierre de otro año para la máxima expresión deportiva que tiene la ciudad. Hubo muchos elogios para la organización del sábado.

Si nos costó, y nos cuesta, ponerle adjetivos a lo que es la Maratón Internacional de Reyes, año a año. Más nos costará ponerle adjetivo a lo visto ayer en el Corsódromo. Sublime, impresionante, maravilloso, pueden ser algunos que no van a exagerar para nada con lo que se vivió. Una jornada de Mini Reyes que ahora debe ser llamada Maxi Reyes, por lo que moviliza, por lo que emociona y por lo que impresiona, también.

Hubo casi 3 mil chicos inscriptos, con mangas interminables por categoría, y unas 9 mil personas que colmaron el Corsódromo y se pareció totalmente a una noche de Carnaval, de esas bien convocantes. Gente por todos lados, padres, tíos, hermanos, abuelos, todo familiar que se precie de tal fue a ver al nene o la nena ayer al Corsódromo y ello hizo que la fiesta fuera sencillamente inigualable.

Desde temprano, la gente se fue arrimando y ocupando su lugar en las tribunas, y quienes llegaron más sobre la hora, o pasada la misma, tuvieron que hacer una triple fila agolpados en las vallas de contención. Todos a los “cabezazos” para poder ver a los chicos en acción. Y no exageramos para nada que así fue. No cabía un alfiler y sólo, lógicamente, la manga estaba despejada para cada carrerita de los chicos. Y estos emocionaron con sus ganas, su pasión, su alegría, su sencillez.

Algunos ya mostraron su espíritu deportivo de querer ganar, otros su altísimo nivel participativo corriendo y saludando a la gente, o abrazando a un compañero ocasional. Otros poniendo el esfuerzo y a pesar de llegar últimos sonreían igual, porque la gante los ovacionaba. A otros directamente ni les importó llegar caminando.

Chicos con capacidades diferentes que saludaban y se mostraron súper felices por cruzar la meta, recibir aplausos, besos y toda clase de mimos, dejando el ejemplo que siempre nos brindan de que se puede, de que solo hay que dar un paso y luego el otro para hacer tal o cual cosa.

Entonces, amigo lector, hablamos de una tarde-noche completa en el Corsódromo, donde nada faltó. Hasta la locución estuvo acertada con el amigo Silva casi que “acariciando” a los chicos con su voz, alentándolos y jugando un poco con ellos también. Aparecieron los chicos perdidos de siempre, con padres que no llegaban a tiempo a buscarlos y es otro clásico de cada encuentro de Mini Reyes.

Pero la fiesta se potencia y eso es lo que otra vez mueve a orgullo, porque es otra Carrera de Reyes paralela, con lo que mueve, con lo que significa para todos y la importancia que se le da. Una fiesta que ayer fue interminable porque hasta bien entrada la noche seguían sucediéndose, una tras de otra, las carreras por categoría, y la gente no paraba de aplaudirlos y alentarlos. Sí, para nosotros no quedan dudas, ahora es la MAXI REYES.

Deja un Comentario