Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Marcelo D’Alessio no fue aceptado como arrepentido

El juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, rechazó tener a Marcelo D’Alessio como imputado colaborador por cuanto consideró que el falso abogado sólo se arrepintió en cuatro de los numerosos hechos que se le imputan y que tampoco aportó elementos sustanciales para avanzar en la investigación.

El magistrado era poco propenso a aceptar a D’Alessio como arrepentido, entre otras cosas porque considera que ya tiene probados gran parte de los delitos y, de hecho, piensa que la justicia no debe pactar con quienes cometen ilícitos, sino que puede lograr las pruebas con una buena investigación. Todo indica que la defensa de D’Alessio, a cargo de Claudio Fogar, apelará la decisión e incluso es posible que recuse al juez. También el fiscal podría apelar.

En el acta que ahora se hizo pública se confirmaron también los cuatro delitos que D’Alessio reconoció.

*La extorsión a Pedro Etchebest, es decir el pedido de 300.000 dólares a cambio de no involucrarlo en la causa de las fotocopias de los cuadernos. En esta maniobra participó otro imputado, Carlos Leñani.

*El espionaje ilegal al piloto Christian Castañón, ex esposo de la actual pareja de Carlos Stornelli. El espionaje se realizó por pedido de Stornelli, pero D’Alessio admite que fue con intervención de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), que a través del comisario retirado Ricardo Bogoliuk consiguió la información que Stornelli requería.

*El apriete a la novia del financista Alejandro Talevi a quien D’Alessio y Stornelli querían ubicar porque, supuestamente, se quedó con dinero de inversiones de dirigentes del radicalismo

*El falso testimonio cometido por el mismo D’Alessio en la causa de la compra del Gas Natural Licuado, instruida también por Stornelli. D’Alessio aportó carpetas que falsamente dijo que recibió de manera anónima, se presentó «espontáneamente» a declarar cuando toda la maniobra fue planificada y convirtió en declaración textos falsos que guardaba de mucho antes en su computadora.

Hay otros datos aportados por D’Alessio que, a primera vista, no constituyen delito, pero exhiben el trasfondo de las maniobras: el falso abogado enumeró las reuniones que mantuvo con un director de la AFI, Pablo Pinamonti, junto con los comisarios Bogoliuk y Degastaldi. Eso permite reafirmar el carácter para–estatal de toda la organización.

Hubo también una referencia a la cámara oculta que se le intentó hacer al abogado José Manuel Ubeira, por pedido de Stornelli. En su declaración, D’Alessio sostiene que la idea era grabar a Ubeira proponiendo llevar al arrepentido Leonardo Fariña a una escribanía y hacerle decir que se arrepintió por presión de Stornelli. La cámara oculta no se concretó, pero el juez sostuvo en su resolución de ayer que todo el episodio lo tiene comprobado sin necesidad del arrepentimiento de D’Alessio y que, en todo caso, lo que prueba son las razones que tuvo Stornelli para impulsar la maniobra ilegal de grabar a un abogado. «Ya Stornelli está procesado por ese hecho», cierra el magistrado.

Ramos Padilla se negó a usar la ley del arrepentido como una especie de comercio en el que un imputado dice un par de cosas que el fiscal o el juez quiere escuchar y a cambio recobra la libertad. «Esto no es una permuta de información por libertad», sostuvo en el fallo. En la resolución Ramos Padilla deja en claro que no acepta que «le cuenten un cuento» livianamente. Sucede que D’Alessio viene de una larga carrera de falsas declaraciones, armado de causas, aprietes a personas para que declaren de tal o cual manera, por lo que la evidencia a aceptar tiene que ser muy rigurosa, muy precisa. El standard de prueba necesariamente tiene que ser exigente, considera el juez.

Para el magistrado el tener que recurrir a la ley del arrepentido es un reconocimiento del fracaso de la justicia porque admite que pudo conseguir poca prueba, mientras que en el expediente de Dolores –dice el juez– hay suficiente evidencia para dar por probados los delitos, incluyendo aquellos reconocidos por D’Alessio.

En ese marco, Ramos Padilla sostiene que lo aportado por el falso abogado no significa ningún avance en la causa, que tampoco dio grandes precisiones, por lo cual no considera que sea necesario recurrir a un toma y daca con el imputado.

Aunque la decisión del juez se conoció en la tarde de este lunes y todavía es prematuro diagnosticar la reacción de las partes. Aún así, es casi seguro que el abogado de D’Alessio, Claudio Fogar, apelará lo decidido por Ramos Padilla ante la Cámara Federal de Mar del Plata, y está la versión de que también recusará al juez porque considera que su rechazo es una muestra de enemistad manifiesta. Es posible que también el fiscal Juan Pablo Curi presente una apelación.

Deja un Comentario