Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Aunque hayan perdido Nebel y Santa María también llegaron

Pasó lo que tenía que pasar el día jueves por la noche. Y nos referimos a que dos de los cuatro equipos debían pasar a la final. Lo hicieron 9 de Julio y Unión de Villa Jardín, dos de los muy buenos equipos que se dieron en el Torneo “Manuel Gallegos”, que dejará el podio final con los mismos tres equipos que terminaron la fase regular, es decir Libertad Campeón, y Unión y 9 de Julio segundo y tercero o viceversa, como más le guste, por ahora, porque resta que jueguen para definir quién vendría a ser el segundo, precisamente.

Pero atrás quedaron también equipos que tuvieron sin duda su mérito para llegar al Petit Torneo. Defensores de Nebel y Santa María de Oro. Sin duda que detrás de ellos, como de todos los otros equipos, hay muchas historias individuales, porque cada uno hace un gran esfuerzo para llevar la “triple vida”: Hogar, Trabajo y Fútbol. Muchos son casados y tienen que trabajar para mantener a su familia, y al fútbol lo juegan por evidenciar tener condiciones y porque les gusta, más que nada.

Entonces, hay que felicitar tanto a Nebel como a Santa María, quienes ahora se despiden de los partidos oficiales hasta el otro torneo, que quizá arranque a fines de marzo, de abril. Seguramente luego de enero, que es el mes más complicado, comiencen a entrenar, quizá con bajas, quizá con incorporaciones, pero con la misma intención de dar todo como lo hicieron en este y todos los torneos.

El jueves por la noche, en nuestro objetivo de buscar la planilla de formaciones del segundo partido, pedimos permiso y pasamos por el vestuario de Nebel, que terminaba de perder ante 9 de Julio. Y el entrenador Cristian Sanabria les decía a los suyos “gracias muchachos por este año, por su tiempo, por el esfuerzo, por haberlo dejado todo”, en una inequívoca frase de despedida, porque la actividad oficial para ellos terminó. Y nos pareció muy bueno de su parte hablarle así a sus jugadores, porque él más que nadie sabe lo que dieron por llegar hasta el Petit Torneo.

Y así seguramente puede ocurrir en cada vestuario perdedor, porque solamente Libertad y el que gane el domingo van a tener actividad hasta donde puedan, que se extenderá mínimo o hasta febrero, o quizá marzo, o si es posible más lejos aún, mejor. Y encararán el otro campeonato sin duda con mucho mayor rodaje que el resto, porque harán una mini pretemporada pero a la vez jugando, que es lo mejor.

Y volvemos otra vez al esfuerzo, a la dedicación de todos. Porque los técnicos también tienen su trabajo y quizá el fútbol es su cable a tierra, como también le puede suceder a los que integran el cuerpo técnico. Y le ponen el lomo al sol con 40 grados o en un agosto con 2 o 3 graditos nomás, y muchas veces con lluvia, con mal tiempo, con barro, agua o lo que sea, porque hay que entrenar al equipo para distintas contingencias y además para que sigan, obviamente, captando la idea cada vez más.

Y ya que estamos, también nombremos a los árbitros. El jueves las ternas fueron encabezadas por Guido Córdoba y Jorge Zapata, en ambos partidos. Y también ellos tienen su trabajo, con la salvedad de que lamentablemente lejos de pasarla bien realmente, siempre hay alguien que los “putea” y los hace pasar un mal momento, por más tonta que sea la falta que no cobró o algo que dejó pasar. Por suerte, ambos dirigieron muy bien el jueves, y también muy bien acompañados por sus asistentes.

Entonces, podemos decir que las “puteadas” fueron muy pocas y no hubo nada que reprocharles. Y en el caso del segundo partido se habrán ido de la cancha luego de la medianoche, teniéndose que levantar temprano al otro día para cumplir con el trabajo “real”, el que les brinda el sustento mayoritario, porque el de dirigir es una “entradita” más, sin duda.

Queríamos volver a resaltar todo esto porque es importante. Pero, fundamentalmente, no queríamos que pierda importancia lo hecho por Nebel y Santa María. Los de la ribera fueron grandísimos animadores del torneo y por momentos grandes candidatos al título. Santa María arremetió en la segunda rueda, cuando casi que pensaba más en el descenso que otra cosa y supo “reinventarse”. Ambos con entrenadores muy jóvenes, Sanabria y Naser, quienes tienen mucho para dar todavía, así les toque continuar en sus respectivos equipos o bien intentar trazar otro camino.

Este es nuestro fútbol amateur, que deja todo dentro de la cancha, pero antes dejaron todo en el trabajo, para también luego dejarlo todo en casa en pos de que en familia se pueda crecer. Por ello, el esfuerzo será siempre su sinónimo. Felicitaciones por ello.

Deja un Comentario