Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Categorías Municipales – El burro y la zanahoria

Durante 3 décadas muchas formas se utilizaron para la distribución de las categorías sin tener en cuenta el escalafón municipal, ni concursos ni mucho menos su preparación. En gran parte todo fue por acomodo, amistades políticas, roscas con los sindicatos, hasta las secre/novias distribuían categoría, adicionales, nombramientos ect. , muchos eran nombrados en categorías superiores en un persaltum sin precedente con el solo requisito de haber aprobado las asignaturas, engrudo uno y engrudo dos a cuenta de la comunidad quien debería pagar con sus impuestos su jerarquización.

Es justo, mencionar que con el nuevo método en el régimen de la categorización se logró frenar en parte esta anormalidad del favoritismo sin límites, cuya medida consistía en la simpatía del intendente de turno o la presión que se ejercía desde algunas agrupaciones políticas y/o gremios municipales.

Las categorías superiores quedaron saturadas de la 18 a la 24, sin que se le asignen en muchos acasos tareas acorde a su rango ni tener que presentar antecedentes que suponga justicia en su obtención.

Desde hace una década que el nuevo método de la categorización ha sido en cierta forma un aliciente para quienes se han preparado y así poder ascender a una categoría superior, teniendo en cuenta que para las categorías de la 20 a la 24 hora, se requieran 16 años para poder acceder a la máxima (una cada 4 años) teniendo en cuenta que el cupo de estas categorías se encuentran adjudicadas por administraciones anteriores en forma arbitrarias y a discreción.

Resulta grosero que funcionarios puestos a dedo algunos cuenten con la categoría 24, obtenida por un sistema diletante, sean quienes te califiquen en tu desempeño quedando a merced de su agrado-en relación de tu persona, sin importar que ese directivo no cuente con la preparación adecuada, en concordancia con el accionar de funcionarios puestos a dedos, hoy sean los que supervisen los llamados a concursos de ingresantes, cuando ellos son designado por decreto sin haber concursado, esto es por lo menos una contradicción fastidiosa e inaceptable.

Si vamos hablar de categorización, de concursos etc., me parece justo, pero de ninguna manera se puede aceptar, se siga relegando a quienes con mucho esfuerzo apuestan a la preparación quedando sujetos a un régimen injusto teniendo que transitar 16 años, para poder ascender de la categoría 20 a la 24 . Esto se tiene que modificar en forma urgente.

De ninguna manera desconozco la autoridad del Intendente a nombrar a sus funcionarios por cuanto ejerce su autoridad por voluntad popular, pero si cuestiono los actos de algunos funcionarios que con aires de imprescindible se creen con la autoridad de calificar al personal de la administración pública, tan solo porque fueron ungidos por el ejecutivo por amiguísimo o portación de apellidos.

Será justicia.

Carlos Sanches

Deja un Comentario