Mientras Macri descansa en el lujoso emprendimiento hotelero del empresario Manuel Tagle, prepara sus últimos días en el Gobierno trabajando con el presupuesto del año que viene, al que Alberto Fernández calificó de falacia, y espera una despedida cerca de sus núcleo duro en la Plaza de Mayo.