Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Un Salto Grande

Según Cammesa –citada por FUNDELEC- Entre Ríos registró durante 2018 un decrecimiento del 12 % en el consumo de energía eléctrica respecto al año anterior y para este año se prevé una nueva baja en el consumo por los sucesivos aumentos que impactan en el consumo familiar y la baja en las actividades industriales que tienen las industrias con la mitad de sus máquinas inactivas.

Un estudio realizado por la periodista Sofía Diamante –publicado por La Nación- había determinado que Entre Ríos tenía la tarifa energética más alta de todo el país.

Mientras en la ciudad de Buenos Aires, un consumo de 550 Kw. Costaba $ 1962, en nuestra provincia, igual consumo tenía un costo de $ 3.655.

Salieron al cruce de la publicación funcionarios del EPRE, tratando de explicar cómo se componen las tarifas que pagan los usuarios, en la clásica determinación de: VAD (Valor Agregado de Distribución), el costo eléctrico del mayorista y los impuestos (nacional, provincial y municipal). Sin aclarar que por el IVA la provincia reingresa recursos de coparticipación de impuestos conforme a la ley de Coparticipación Federal de Impuestos donde el 42,34 % corresponde al Tesoro Nacional y es devuelto a las Provincias el 56,66 % y la distribución secundaria a  Entre Ríos es del 5,07 %, del total de los impuestos coparticipables.

El costo de la energía es vital para cualquier administración provincial para lograr la pretendida mejora de los ingresos de los trabajadores que se puede lograr de diferentes formas, una de ellas es la del subsidio como venía haciéndose hasta el “sinceramiento” del gobierno que se va, que llevó a los explosivos aumentos con tarifas imposibles de pagar.

El gobernador reelecto, Gustavo Bordet, expresó ayer que insistirá ante el nuevo gobierno nacional una “redistribución” de las regalías de Salto Grande y una mayor participación en la conducción de la Delegación Argentina ante la CTM.

Resaltó que “Salto Grande es de los entrerrianos, así lo establece la Constitución de 1994 y no tenemos hoy ningún beneficio tangible por la energía que generamos”. Agregó que “en la actualidad Salto Grande genera una energía donde la distribuidora Camesa le paga el kilovatio a 440 pesos y esa misma distribuidora se lo vende a Enersa, la empresa provincial de energía a 1900 pesos.”

“Entonces –dijo- “si se corrige el precio de la generación de la energía, nosotros vamos a tener más regalías que lo que percibe Entre Ríos por eso” y “al tener más regalías se podría hacer por ejemplo un rebalanceo del cuadro tarifario que beneficie a todos los entrerrianos”.

De lo que se deduce que la pretensión será la de poner el presidente y los vocales argentinos conforme a la ley que así lo establece y lograr obtener con esta simple operación mayores aportes.

Se sabe que el gobernador tiene asignado a uno de sus actuales ministros el cargo de Presidente de la DA y que trabaja con su “task force” para conformar el “equipo” que lo secundará en su llegada a territorio binacional.

El Dr. Maya –autor de la ley que lleva su nombre- expresó que Entre Ríos debe poder comprar al precio que Salto Grande vende a CAMESSA la energía, con lo cual logrará una notable reducción de costos (pagaría 4 veces menos) y podría subsidiar por sí misma la energía. Ejemplo: La industria debería pagar un 25 % de lo que paga hoy día. Las Municipalidades deberían contar con reducción parecida para medidores comunitarios e iluminación pública y todos los organismos del Estado provincial (policía, escuelas, centros de salud, etc) tener un 75 % de reducción en sus costos para mejorar los servicios y el recupero por el impacto en la reducción del IVA, lograrlo a través del desarrollo social para las familias y servicios del Estado y por el incremento en las actividades industriales.

Seguramente esto ya está estudiado por los especialistas porteños que dirigen ENERSA y los funcionarios del Ministerio de Economía y nos darán a conocer cómo lograrán que Entre Ríos, de acuerdo a su posición de dueña del 66 % de la represa binacional (lado argentino) tenga los beneficios que su mayoritaria participación debería disponer. Lograr uno o dos puntos más de “redistribución” sin cumplir la ley, son la nada misma, un aliciente compensatorio inútil. Hay que ir por más, los entrerrianos merecemos dar un Salto Grande.


 

Deja un Comentario