Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

En promedio, siete empresas por día quebraron o entraron en concurso de acreedores durante 2019

De acuerdo con un relevamiento realizado por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) hubo un 15% más de casos que en el mismo período del año anterior.

Cada día, siete empresas argentinas quiebran o entran en concurso de acreedores, según el promedio de los primeros nueve meses del año. De acuerdo con un relevamiento realizado por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA), con datos al tercer trimestre, la suma de concursos y quiebras de empresas y personas suman unos 1.203 casos, un 15% más que en los tres primeros trimestres de 2018.

Los datos corresponden a la ciudad de Buenos Aires, provincia de Buenos Aires y Córdoba, donde se concentra el 61% las empresas registradas. Si este número se proyecta al total del país, son 11 empresas diarias que quebraron o entraron en concurso. Del total, un 53% (638 casos) se concentraron en la ciudad de Buenos Aires, 29% (344 casos) en la provincia de Buenos Aires, y 18% (221 casos) en Córdoba.

Mientas que en Córdoba y provincia de Buenos Aires la mayoría de los casos corresponden a personas humanas (62% y 71% respectivamente), en la ciudad de Buenos Aires, en tanto, estos números se invierten y la mayoría, el 67%, corresponde a las personas jurídicas. “La ciudad sigue concentrando la mayor cantidad de empresas societarias del país y por consecuencia, sus quiebras”, detallaron desde CEPA.

“El promedio de siete empresas diarias que entró en crisis recientemente representa tanto un indicador de la gravedad de la crisis económica actual, como una alerta sobre el riesgo sistémico en el futuro cercano de continuarse tensionando la cadena de pagos y el deterioro sobre la situación financiera de las empresas”, alertaron los economistas Nicolás Salerno, Ezequiel Paz, Tomas Romano y Eva Sacco, autores de informe.

El proceso de concurso corresponde con la solicitud judicial de una empresa para lograr una readecuación que le permita acordar con sus acreedores la cancelación de las deudas y continuar su actividad. Esta situación, en caso de no concretarse, puede derivar en una solicitud de quiebra, que es la liquidación de bienes mediante remate judicial hasta la cancelación del total de las deudas reconocidas.

“Cuando los procesos preventivos, concursos y quiebras aumentan significativamente es debido a que las condiciones macroeconómicas hacen inviable que se mantenga la actividad por causas que le son ajenas. Lo que en definitiva ocurre es un proceso de destrucción económica de valor. Cuando hay lugar a una crisis que amerita este tipo de medidas, se produce tanto un corte en la cadena de pagos como la destrucción de puestos laborales. Luego de este evento, aparece un efecto cascada en los acreedores, incluyendo a los trabajadores que ven afectada su fuente laboral”, indicaron desde el CEPA.

Durante la crisis de 2001-2002, si se calcula el promedio por día hábil, se registraron 11 personas jurídicas o humanas que entraban en quiebras o concurso. De hecho, en 2003 por recomendación del FMI y de la promulgación de la Emergencia Económica, se aprobaron modificaciones en la Ley de Quiebras vigente en ese momento debido al gran número de empresas afectadas incluyendo muchas de primera línea como el Correo Argentino, Azurix, Gas Nea y Alpargatas.

La evolución de los concursos según sector de actividad, entre los primeros tres trimestres de 2016 y los primeros tres trimestres de 2019, muestran que el más afectado fue el sector servicios, con 216 casos en 2019 y 573 desde 2016; seguido por los sectores de comercio e industria. Para elaborar el informe, los analistas de CEPA tomaron los datos del Boletín Oficial.

Deja un Comentario