Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Concretaron la primera operación de reasignación de sexo en clínica entrerriana

Fue en la Clínica San Lucas de Gualeguaychú, donde un grupo de siete especialistas de Buenos Aires y de esa localidad, después de una operación de cinco horas, concretaron la primera cirugía de reasignación de género de la provincia.

Un grupo de siete especialistas de Buenos Aires y de Gualeguaychú practicaron en la Clínica Médica San Lucas la primera cirugía de reasignación de género de la provincia. Fue una operación de cinco horas, que tuvo un postoperatorio de varios días con un exitoso resultado.

El grupo de especialistas estuvo conformado por Matias Caradonti, Fernando Iborra, Marcos Ermacora, Federico Rodríguez, Mario Martínez Goñi, Ricardo Olivera y Janet Colet. Todos ellos participaron de la primera operación de reasignación de género que se practicó el viernes 18 de octubre, en Gualeguaychú.

Según explicó a ElDía el médico urólogo, Federico Rodríguez, «la cirugía consiste en cambiar la genitalidad con la que nació la paciente». En este caso se trató de una feminización, es decir de masculino a femenino. «La paciente presentaba disforia de género. Se internó el jueves 17, fue operada al día siguiente, y quedó internada hasta el jueves pasado», agregó el especialista.

Rodríguez detalló que este tipo de cirugías son muy complejas porque lleva una preparación especial, pero todo resultó como se esperaba. «En total fueron siete días de internación porque el postoperatorio lleva varias etapas», indicó.

«La cirugía salió muy bien. Hoy la paciente ya está en su casa, con el alta médica», manifestó con mucha satisfacción uno de los profesionales de Gualeguaychú que intervinieron en el proceso junto a especialistas de Buenos Aires que viajaron para ser partícipes de esta operación.

«Es una cirugía de altísima complejidad porque no solo se busca la estética, sino también la funcionalidad, que la paciente tenga una vagina totalmente femenina, que tenga sensibilidad y que pueda tener penetración; y preservar la sensibilidad es lo que la hace compleja», agregó Rodríguez.

La expresión genérica trans, que engloba a travestis, transexuales y transgéneros, se refiere a las personas cuyo sexo biológico no coincide con el género que sienten como propio. Por lo tanto, puede darse transexualidad femenina en el caso de personas con sexo biológico masculino pero que se sienten mujer o, al contrario, tienen una identidad femenina y transexualidad masculina.

En las mujeres trans, los expertos utilizan dos técnicas para la confección de la vagina, también llamada «neovagina». La intervención dura entre 4 y 6 horas. Dependiendo de la evolución de la cirugía, las relaciones sexuales se indican entre los 45 y 60 días. Los registros médicos indican que la tasa de orgasmo referida por las pacientes alcanza el 80%.

Uno de los métodos se llama vaginoplastía por inversión peneana y consiste en utilizar la piel invertida del pene y del escroto para hacer la vagina, labios menores y mayores. El clítoris se realiza con un segmento del glande del pene que, al tener un paquete vascular y nervioso, permite brindar sensibilidad.

La otra técnica es por trasplante rectosigmoidal pediculado y se la conoce como vaginoplastía ‘húmeda’ porque se hace con tejido del intestino grueso terminal (colon sigmoide) que tiene lubricación propia. Este tipo de procedimiento tiene mayores posibilidades de complicaciones, sobre todo en relación a la sutura del colon.

La Faloplastía es la cirugía masculinizante genital, que se realiza mediante distintas técnicas. Los especialistas admiten que es mucho más compleja que el pasaje de varón a mujer. En líneas generales los pasos son: confeccionar un pene (los médicos lo llaman «neofalo») con o sin uretra (permite que el paciente orine de pie); colocar prótesis testiculares (de silicona); implantar una prótesis peneana interna (son hidráulicas y tienen una vida útil de 15 años) que va a brindar la capacidad de erección y permitir la actividad sexual. La cirugía se realiza bajo anestesia general y suele durar entre 8 y 10 horas.

Deja un Comentario