Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Segundo debate presidencial: Cruces entre los candidatos

En este segundo y último debate en la UBA, después del que se hizo el domingo anterior en la Universidad del Litoral, los contendientes fueron más agresivos. Sobre todo Mauricio Macri. «El Presidente estuvo más sólido: mintió con más convicción» dijo a este diario un dirigente del Frente de Todos invitado a presenciar el evento.

En este segundo y último debate en la UBA, después del que se hizo el domingo anterior en la Universidad del Litoral, los contendientes fueron más agresivos. Sobre todo Mauricio Macri. «El Presidente estuvo más sólido: mintió con más convicción» dijo a este diario un dirigente del Frente de Todos invitado a presenciar el evento.

Durante la primera parte del debate, Macri no miró a Fernández cuando hablaba. Fernández sí lo miraba. Estaban uno al lado del otro y en un momento, mientras hablaba Espert, a Macri se le cayeron unos papeles; Fernández hizo un gesto para ayudarlo a levantarlos. Pero el Presidente se apuró a recogerlos solo.

Alberto Fernández comenzó golpeando donde duele a Mauricio Macri: le recordó el blanqueo de millones de su hermano, bajo su gobierno. El Presidente contragolpeó con la corrupción en la obra pública y Fernández le señaló que es el hijo de Franco Macri y formó parte de sus negocios con el Estado. Macri se quejó de que hablaran de un muerto, cuando fue él quien lo vinculó a la corrupción a pocos días de la muerte de su padre. E insistió con José Espert en preguntarle a Fernández cómo no vio nada. En el tema del empleo, el Presidente volvió a sufrir fuego cruzado por las consecuencias de sus políticas y sólo pudo prometer un futuro mejor.

«Siempre he sido coherente. No cambio para acomodarme. Tengo un compañero de fórmula que siempre da la cara», lanzó Macri al comenzar, en plan de atacar desde el inicio a Fernández. El candidato del Frente de Todos no se quedó atrás. «Sabemos que un presidente no se debe involucrar en la Justicia, tampoco debe firmar decretos que beneficien a su hermano», le facturó los millones que blanqueó Gianfranco Macri. Tampoco dejó de hablar del dedito acusador: «En la última semana, se habló mucho de mi índice. Mi índice solo marca errores y señala inconductas. Sería bueno que nos dediquemos a otros índices: el de la desocupación, la pobreza y la inflación».

  • SEGURIDAD

«Soy el único abogado. Hace 35 años que enseño Derecho Penal. La causa de la seguridad nadie la está atendiendo. Es más fácil hablar de mano dura, de penas más fuertes. Pero está directamente vinculado a la desigualdad de una sociedad. El modo es generar más igualdad», sostsuvo Alberto Fernández y propuso crear un Consejo de Seguridad.

Macri buscó diferenciarse con la política contraria a «la puerta giratoria»: «Cuando Alberto Fernández era jefe de Gabinete, llegamos a importar 20 mil kilos de efedrina. No van a cambiar», advirtió.

«Gracias a Dios, presidente Macri, no nos parecemos en nada. Por mucho de lo que usted dice el consumo de droga y marihuana ha aumentado. Eso quiere decir que el negocio está proliferando», lo cruzó Fernández, quien remató: «Tenemos que ser serios, Presidente: el presupuesto de seguridad cayó un 38 por ciento con respecto a 2015. Hablemos de verdad». Macri volvió a la carta y acusó al kirchnerismo de darle «un gatillo fácil a los delincuentes. Si alguien apuñala, la policía lo tiene que detener». Lo último fue un nuevo aval a Chocobar.

  • EMPLEO, PRODUCCIÓN E INFRAESTRUCTURA

«La Argentina hoy tiene la tasa del desempleo más alta de los últimos años. Tenemos un presidente que piensa que el trabajo es un costo y, por lo tanto, no se preocupa. Los emprendedores son monotributistas que se suben a una bicicleta y reparten pizza. El Presidente uberizó la economía argentina. El trabajo registrado es la mejor garantía de paz social», insistió Fernández. «En los tiempos de Macri se cerraron 43 pymes por día. Vamos a poner en marcha las pymes y para eso vamos a dejar de pagar tarifas dolarizadas, que solo benefician a los amigos del Presidente», le comió los tobillos.

«Ellos hablan de empleo que entre 2011 y 2015 se estancó. Es verdad que tuvimos un problema de empleo en este año. Es verdad que creamos muchos empleos informales. Cuando pase la incertidumbre electoral, la Argentina va a crecer», prometió Macri.

«La obra pública es una matriz de corrupción. Se robaban la plata de las obras. Alberto Fernández se fue sin denunciar nada», buscó acorralarlo Macri. «Fue la peor gestión de la energía de la historia.»

«En materia energética lo que hizo (Macri) fue el llenar los bolsillos de sus amigos. Subió las tarifas de forma tan cruel que la Argentina se quedó sin energía –le devolvió Alberto Fernández–. Usted se pregunta cómo en la gestión no vi la corrupción en la obra pública. ¿Y usted en el clan Macri no vio la corrupción en la obra pública? Después que murió, nos contó que el responsable era su padre. A mí no me va a correr».

  • PRENSA

«El Presidente está preocupado de cómo le irá la prensa conmigo. Fui a dar entrevistas a mis principales opositores. El Presidente, no. Les pidió a los medios que encubran sus principales errores. La prensa corre peligro con él, no conmigo», le retrucó Fernández.

«Lo único que reconoce Fernández fue normalizar el Indec. Qué paradoja, porque él firmó el primer decreto de intervención», le asestó Macri.

«Quisieramos saber qué pasó con los parques eólicos, presidente. O cómo fue que su hermano terminó blanqueando dinero cuando la ley se lo prohibía. Y qué va a hacer con el Correo, al que no le pagaban mientras su hermano tenía dinero en el exterior», le preguntó Fernández.

«Quedó claro que el kirchnerismo y Alberto son lo mismo. Dijo la primera verdad en la campaña: Cristina y yo somos lo mismo. Quieren una Justicia militante», lanzó Macri.

«Se deterioró la calidad institucional. Macri dijo que la iba a mejorar, pero lo primero que hizo fue poner dos jueces en la Corte por decreto. Usurpó un cargo en el Consejo de la Magistratura, vació una Cámara federal», contraatacó Fernández.

  • VIVIENDA

«En el tema de la pobreza es donde menos quiero parecerme a usted. Lo más grave es cómo multiplicó el hambre», lo atacó de entrada Fernández al Presidente.

«Es indignante escucharlos hablar de pobreza. No les creo nada. Lo único que hicieron fue ocultarla. En 2014 le dice a la presidenta que era inmoral ocultar la pobreza. Siempre han usado a los pobres y han hecho clientelismo. En 35 años en La Matanza no pudieron hacer una obra», lo cruzó Macri, que reconoció: «Lamentablemente, la crisis de abril dio marcha atrás con lo que habíamos logrado». Luego dijo que buscaba «hablarles a la familia que tienen un crédito UVA. A partir de enero sus créditos van a ajustarse por salarios». Esa alusión le costó caro.

«Parece que Macri se acordó de la vivienda en los últimos cinco minutos. El presupuesto de la Vivienda se redujo sensiblemente. Los créditos UVA iban a ser una solución y son un drama para miles de familias», lanzó Fernández.

«Aguantar la agresividad kirchnerista es duro. Pero aguantar que digan que ellos son los que saben es increíble. Lo peor es que voy a tener que escucharlo en tres semanas diciéndome las mismas cosas. Espero haberme ganado el cielo», se esperanzó Macri con debatir para un ballottage.

Así fue el segundo debate donde todos se conocían las estrategias. Fernández siguió en su plan de atacar primero. Macri se mostró más decidido a ingresar en la pelea, en la que terminó incluso polemizando con Nicolás Del Caño. Espert compitió con Juan José Gómez Centurión en las propuestas más de extrema derecha. Roberto Lavagna siguió al margen y sin encontrar un lugar claro en el debate. 

Deja un Comentario