Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

El consumo de carne se acerca al mínimo histórico

Se come 50,8 kilos por habitante, un 10,5% menos que en el 2018. Un dato que asusta: ni en el 2001 se comía menos. Se consumió 6 kilos menos de carne que en 2018.

Los argentinos siguen achicando el presupuesto en comida. El consumo de carne vacuna tuvo una caída del 10,5% anual en los primeros nueve meses del año. En volumen, significa 6 kilos menos. Son datos de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados (Ciccra) que registró 50,8 kilos por habitante, un nivel muy cercano al mínimo histórico.

Al contrastar septiembre de 2019 con septiembre del año pasado, el precio promedio de la hacienda experimentó un alza de 46,5%.

La merma está relacionada con la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores que mes a mes se encuentran con aumentos en todos los rubros. En septiembre el precio de la hacienda en pie comercializada a través del Mercado de Liniers avanzó otro 0,8% en relación a agosto y cerró el mes en un promedio de 61,284 pesos por kilo vivo.

De hecho, al contrastar septiembre de 2019 con septiembre del año pasado, el precio promedio de la hacienda experimentó un alza de 46,5%. En el Gran Buenos Aires en promedio los precios de los cortes vacunos registraron un aumento de 3,4% entre agosto y septiembre de 2019.

Por su parte, las carnes alternativas registraron alzas de precios sustancialmente superiores (12,4% en el caso del pollo y 14,0% en el caso de los cortes porcinos). La exportación, por otra parte, continúa en ascenso. Según el informe de Ciccra, por el crecimiento del mercado chino y la consecuente demanda externa, la faena durante el mes de septiembre fue de 1,2 millón de cabezas, lo que registra un aumento del 16,7% en relación al año pasado.

Es decir, la industria frigorífica logró compensar la retracción del mercado doméstico con la expansión de las exportaciones, que en enero-septiembre de 2019 habrían ascendido a casi 570.000 toneladas. Mientras tanto, la situación en el mercado interno es preocupante ya los argentinos cada vez comen menos carne.

Las cifras en los últimos tres años muestran una tendencia cada vez más a la baja que cada mes se acerca más al mínimo histórico de los 50 kilos por año por habitante.

Deja un Comentario