Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Selección Argentina: Robertone y Senesi volvieron a jugar juntos

Volvió a ganar el Seleccionado Sub 23 de la Argentina. Fue en Juárez, México, el sábado por la noche y vuelven a jugar ahora este martes nuevamente, a las 20.00 horas en el mismo país, aunque distinta sede.

Pero también volvió algo que es importantísimo para los de Concordia, y es que volvieron a jugar juntos Lucas Robertone y Marcos Senesi, y ahora vistiendo la camiseta de la Selección Argentina, nada menos, que es a lo máximo que aspira todo jugador de fútbol. Por supuesto que la última vez que jugaron juntos fue en Salto Grande, hace ya varios años, precisamente cuando juntos acunaban sueños de llegar al fútbol grande, junto con Leo Godoy y Marcos Kremer, que se mudó al rugby y es otra de las grandes figuras del deporte.

Lucas Robertone y Marcos Senesi tuvieron que hacer un largo camino hasta llegar a este premio, que es absolutamente merecido porque son dos grandes jugadores y así los valora, en este caso, el entrenador Fernando Batista. Pero ese largo camino estuvo cargado de vaivenes, sobre todo emocionales, porque no es fácil despegarse de la familia siendo tan chicos. Y por ello ahora se valora “a mil” lo que han hecho las respectivas familias de ambos para que se sostengan, para que no bajen los brazos, para que sigan peleando por sus sueños, que sin duda eran también los de ellos.

¿Qué familia futbolera no sueña con un hijo jugador de fútbol reconocido?. Sin duda que en este país, prácticamente todas. Porque más allá del lado económico, ven como un triunfo el de sus hijos, el de haber llegado. Si se les preguntara a los padres que ven hoy, seguro dejarán de lado el dinero (que por otra parte se lo ganan los jugadores) y dirán que es ver feliz a su hijo, sentirlo pleno. No realizado, porque el camino del futbolista es corto y cada cosa debe ser aprovechada para afianzarse.

Pero tanto Robertone como Senesi van por el camino de llegar más alto. Hoy todavía se los sigue tratando, con cierta lógica, como las promesas de nuestro fútbol. Y cuando se fortalezcan, cuando lleguen a un lugar con otra edad, allí podrán sentirse realizados. Pero todavía están en una etapa de pleno trabajo, de “estiramiento” y en ese camino se encuentran con cosas tan motivadoras como esta: la de vestir la camiseta argentina. Un orgullo para todos.

Por eso, seguramente ellos, y más sus padres, les deben decir “todavía no has llegado, hay que seguir trabajando como hasta ahora”. Y en el caso de ambos con la misma humildad. Tanto es así que prácticamente no dan entrevistas, no son de hacerse “abonados” a los medios y por ende tampoco hacer declaraciones rutilantes. Están lejos de ello. Además, si pudieran sabrían que no es el momento, porque a una declaración rutilante, o una queja, la hace un jugador más “armado”, con más espalda que la que ahora tienen Robertone y Senesi. Entonces, ese camino que se trazaron tiene también esas “reglas”, la de no meterse en problemas, por ejemplo. Y tantas otras como la disciplina, el trabajo, la humildad, que le agregan a la pasión que tienen y todo fluye naturalmente, como lo demuestran en la cancha.

Y casi no tenemos duda que en un futuro se van a juntar los tres, porque Leo Godoy está haciendo una carrera brillante. Ahora tratando de reencontrarse con el nivel que tuvo antes de lesionarse y estar varios meses parado. Pero es otro “pichón de crack” al que no le falta mucho para estar en una Selección Nacional. ¿Quién puede estar hoy por delante de él?. Montiel, quizá el único, porque no hay grandes marcadores que tengan proyección y manejo de pelota como Leo Godoy. Claro que él trabaja para él, y su equipo actual, y no para llegar lo más rápido posible a una selección. Seguramente ello llegará solo si confirma su nivel, el que todos sabemos que tiene.

Entonces, volvemos a decir lo de siempre: hay futuro y dentro de ese futuro hay jugadores de nuestra ciudad que nos van a dar muchas satisfacciones. Hablamos de los conocidos, pero hay varios más que se esfuerzan por llegar y van por buen camino. Y, también lo dijimos, estos chicos nacen de verdaderos potreros, donde la pelota parece de rugby picando para cualquier lado. Y sin embargo es tanto su talento que brillan igual. Y así desembocaron en sus clubes actuales y son unos fenómenos. O futuros fenómenos, para no cargarles responsabilidad que todavía quizá no puedan asumir.

Lucas Robertone y Marcos Senesi volvieron a jugar juntos, ahora vistiendo la camiseta de la Selección Argentina. La gloriosa Celeste y Blanca. Robertone se dio hasta el gran gusto de convertir un gol, nada menos que sentir esa inigualable sensación, porque es la primera y no se olvida. Y verlos juntos en una cancha, una vez más, fue un golazo que festejamos todos. Salud por los chicos.

Deja un Comentario