Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Los Pumas ante Inglaterra van por la hazaña de seguir en el Mundial

Mario Ledesma, entrenador de Los Pumas, dio a conocer el equipo que enfrentará a Inglaterra mañana sábado, desde la 5.00 de nuestro país, y que decidirá si siguen en carrera en la Copa del Mundo de Japón. En el XV titular habrá un solo cambio con respecto al equipo que le ganó a Tonga por 28 a 12: ingresará Javier Ortega Desio como octavo en reemplazo de Tomás Lezana, que pasará a integrar el banco de relevos.

Entre los suplentes se destaca el ingreso del joven centro de Pucará Lucas Mensa por Nicolás Sánchez. De esta forma, Argentina sólo realizara dos modificaciones entre los 23 jugadores que estarán disponibles para el trascendental choque, con respecto al equipo que le ganó a Tonga.

El caso Sánchez es el más sorpresivo: se trata del goleador del Mundial de Inglaterra 2015 y uno de los mejores atletas de 2018. Sin embargo, su desempeño en las últimas presentaciones disminuyó y le dio pie a la decisión de Ledesma.

En el debut ante Francia, Argentina había perdido de manera ajustada: 23-21. Inglaterra lidera el Grupo con 10 unidades y Les Bleus lo siguen con 9, luego de haber vencido a Estados Unidos 33-9. Sólo los dos primeros avanzan a los cuartos de final, por lo que los Pumas (con seis puntos) necesitan sí o sí ganarle a los británicos para soñar con el pase de fase.

Tras el encuentro contra los ingleses, Argentina cerrará su participación en la fase de grupos en la madrugada del miércoles, desde la 1.45, ante el colista Estados Unidos. El sábado, los Pumas buscarán mostrar la imagen que dejaron en la primera etapa ante Tonga, en la que llegó a conseguir una ventaja de 28-0. Frente a uno de los candidatos al título, no tienen margen de error. Pero las ilusiones se hallan intactas.

INGLATERRA SALDRÁ CON NUEVE CAMBIOS PARA ENFRENTAR A LOS PUMAS

Eddie Jones confirmó el equipo con el que enfrentará al seleccionado argentino el próximo sábado en el Tokio Stadium, a las (5am de nuestro país).

El entrenador de Inglaterra optó por realizar nueve modificaciones desde el arranque, con respecto al conjunto que goleó a Estados Unidos por 45 a 7 la semana pasada. En tanto realizará un solo cambio – Courtney Lawes – si tomamos en cuenta el elenco que debutó ante Tonga, y que también logró una victoria sin inconvenientes, en ese caso por 35 a 3.

De esta forma el XV inicial será el siguiente: 1- Joe Marler, 2- Jamie George y 3. Kyle Sinckler; 4. Maro Itoje y 5. George Kruis; 6. Tom Curry, 7. Sam Underhill y 8. Billy Vunipola; 9. Ben Youngs y 10. George Ford; 11. Jonny May, 12. Owen Farrell (capitán), 13. Manu Tuilagi y 14. Anthony Watson; 15. Elliot Daly.

En tanto en el banco de suplentes esperarán para ingresar: 16. Luke Cowan-Dickie, 17. Mako Vunipola, 18. Dan Cole, 19. Courtney Lawes, 20. Lewis Ludlam, 21. Willi Heinz, 22. Henry Slade y 23. Jack Nowell.

CASI UNA HAZAÑA

La poco convincente actuación de Los Pumas ante Tonga, abrió nuevos interrogantes y la chance de vencer a Inglaterra, y seguir con vida en el Mundial, quedó reducida a la hazaña. ¿Es capaz la Argentina de quedarse con un triunfo épico? Seguro.

La posibilidad que brindaba el partido con Tonga de funcionar como un trampolín anímico para los Pumas se frustró de manera increíble. Después de haber sacado una ventaja amplia sin más méritos que la presión y el maul (que no es poco), la oportunidad de empezar a recuperar la soltura de su juego y llegar con la confianza en alto al partido con Inglaterra asomaba con inmejorable.

En cambio, un par de errores bastaron para volver a hundir al equipo en el desconcierto y, a partir del minuto 25 del primer tiempo y hasta el final del partido, mostraron su peor versión. La chance de vencer a Inglaterra y seguir con vida en el Mundial quedó reducida a la heroicidad.

Es cierto que si hay un equipo capaz de recurrir a la épica del héroe es el de los Pumas. Su historia está plagada esos momentos. ¿Son capaces de hacerlo una vez más? Seguro. Este equipo, además de llevar intrínseco el espíritu y la historia de los Pumas, ha dado sobradas muestras de tener capacidad colectiva e individual para estar a la altura de las potencias. Para reflotarlo, hoy no cabe otra que apelar a lo intangible.

Los Pumas tuvieron unos 25 minutos bastante buenos. Con orden, formaciones fijas, una presión asfixiante y un maul arrasador. Suficiente para conseguir rápidamente el punto bonus y adelantarse 28-0. Aun con errores de manejo y falta de conexión entre los backs, venía siendo un partido positivo. Los objetivos de ganar, jugar bien y golear (por lo que implicaba el puntos bouns de cara a la clasificación a cuartos de final) se estaban logrando. Una situación ideal, entonces, para empezar a soltarse y recuperar los atributos que no hace mucho tenía este equipo.

Sucedió lo contrario.

Un despeje que le tapan a Urdapilleta, Tonga que se pone en ataque por primera vez en el partido y la defensa argentina, que estaba funcionando bien, flaquea por primera vez. Un par de tackles errados y try. En seguida, otra situación similar, esta vez luego de un penal infantil, y otra vez fallas en el tackle que Lavanini remendó.

Algo similar había sucedido ante Francia. Un lapsus de desconcentración que los franceses aprovecharon para sacar una ventaja decisiva, que está marcando el destino de los Pumas en este Mundial.

Ahora se viene Inglaterra, un equipo que hace cuatro años se está preparando para ser campeón del mundo y que en los dos primeros partidos tuvo actuaciones sólidas. Sin mostrar demasiado, acaso guardándose para los dos duelos más trascendentales (o no, quizás porque ese es su estilo). Un equipo que, en virtud de lo que cada uno mostró en los primeros dos partidos, está dos escalones por encima de la Argentina. ¿Difícil? Muy difícil. ¿Imposible? Nunca.

En el segundo tiempo en el bonito Hanazono Rugby Stadium, que tuvo gran presencia argentina que se hizo sentir en momentos clave, los Pumas recuperaron por momentos la iniciativa, pero un par de oportunidades desperdiciadas que le podrían haber devuelto la confianza los volvieron a frustrar.

Y enfrente estaba Tonga, que con todas sus limitaciones jugó un partidazo. Jamás se entregó, jamás dejó de tacklear, jamás dejó de ponerle el cuerpo al partido. Un duelo de máxima intensidad, que en la medida en que no haya dejado averiados puede haber servido para forjar el carácter del equipo.

Un carácter que todavía no asoma, pero que parece ser el último resquicio de esperanza para ir por Inglaterra. La hazaña, una vez más, pasa a estar en el camino de los Pumas. Amén.

Nota de Alejo Miranda.

Deja un Comentario