Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Más de la mitad de los concordienses está en la pobreza

Concordia, fue la más afectada por la crisis social durante el primer semestre de 2019 y de acuerdo con las cifras del INDEC, el índice de pobreza es de 52,9 por ciento -no es novedad, lo vivimos a diario- en ese contexto EL SOL, consultó a diferentes voces para conocer sus opiniones.

“Este índice nos pone mal a todos”, fue la opinión del Padre Daniel Petilín quien vive de cerca la pobreza en la zona sur.

“Lamentablemente es la realidad que vivimos y debemos ser fuertes, acompañarnos y ayudarnos buscar por todos los modos algo para hacer y el modo de sostenernos en los momentos difíciles, las familias deben tener mucha fe, confianza de estar unidos, estos índices nos ponen muy mal, nosotros los vemos a diario y es angustiante la falta de oportunidades, es doloroso y triste para las familias”, opinó el sacerdote consultado por EL SOL.

  • “ESTAMOS QUEMANDO TODAS LAS NAVES Y SE NOS ESTÁ TERMINANDO LA MADERA”

EL SOL consultó a Jorge Jubilla, reconocido comerciante e integrante de la Cámara de Tiendas, sobre los índices de pobreza en la ciudad y estimó que “el comercio sigue sin poder arrancar y la situación es simple: sin poder adquisitivo, el comercio va muriendo lentamente, especialmente los monotributistas, o sea, los pequeños comercios”.

Remarcó que en la ciudad cada día hay menos empleo. “Vemos como los grandes comercios van de a poco quedando con menos empleados, no hubo ningún cambio. Nosotros desde hace tiempo que venimos bajo el agua y nos quedan pocas fuerzas, en este momento te lo sintetizo, estamos quemando todas las naves y se no está terminando la madera”.

  • “VER A LA GENTE CON MEDIO CUERPO EN LOS CONTENEDORES DE BASURA ES DOLOROSO”

Como concejal electa y trabajadora social, Lía Solis opinó sobre los índices de pobreza de Concordia. La joven dirigente indicó que “hemos llegado a esta situación por las medidas anti-populares de este gobierno”.

“La realidad es que Concordia es generadora de materia prima, el trabajo de zafra y de cosecha hacen que sea diferente al resto, como puede ser Paraná, que tiene un techo de empleados públicos y esto le permite siempre tener índices más bajos que nuestra ciudad. Acá, si hay temporadas sin cosechas, la ciudad lo siente. Y cuando hay producción, mejoran los indicadores. Esta ciudad es de oportunidades pero implica que quienes vienen a trabajar se quedan como residentes, envían a sus hijos a los CDI a nuestras escuelas y a los comedores, si algo hay que destacar es la solidaridad en los momentos difíciles porque hay varios vecinos que tienen comedores y su apertura de no es nada para celebrar. Esto lastima el alma, porque los chicos deben comer en sus hogares”, refirió.

Como medida de fondo propone un cambio de la matriz económica, “es una decisión que depende del gobierno nacional impulsar el desarrollo del país y las provincias, darle valor agregado a las materias primas que se generan, esta situación de aumento de los índices de la pobreza, nos pone en la discusión de que necesitamos un cambio en la matriz económica, poco puede hacer la provincia y el municipio si no hay medidas de profundización económica. Concordia, en las crisis, queda muy golpeada. Vengo de una familia de clase baja, trabajadora, mi madre era empleada domestica y en 2.001 vivimos lo mismo que ahora, ver a la gente con medio cuerpo en los contenedores de basura es doloroso”.

Por último les respondió a sus pares electos de Cambiemos que hacen hincapié en las obras del gobierno de Macri. “Supuestamente hicieron obras de agua potable y cloacas, yo les digo a los concejales electos que la gente no come asfalto ni caños de cloacas, el agua potable es un derecho y el trabajo también es un derecho, la política de la heladera es la que manda, si tenés la heladera vacía y nada para comer de que te sirve la calle asfaltada. Evidentemente no supieron ver en todos estos años lo que necesita la gente”, les espetó.

Opinó que para revertir esta situación es necesario el trabajo conjunto de empresarios, productores y el estado, “estos actores por separado no van a poder avanzar para que Concordia deje de ser la ciudad más pobre; es necesario un trabajo de cooperación entre el estado, la economía y las empresas, es la única manera de cambiar esa perspectiva, no somos la ciudad más pobre, somos una de las ciudades más pujantes, con mayores oportunidades, nos está faltando ponernos de acuerdo y pensar la ciudad que queremos”, afirmó.

  • MACRI LO HIZO

Otra opinión consultada por EL SOL fue la de Juan Domingo Gallo, actual concejal electo, quien no dudó en responsabilizar a Macri por la profunda crisis económica y las consecuencias de pobreza para Concordia.

“Si me preguntás, no hay dudas, el gobierno de Mauricio Macri incumplió descaradamente su promesa de Pobreza Cero y llevó a millones de argentinos al sufrimiento y a la indigencia, logrando que ciudades como Concordia, Rosario o Mar del Plata vuelvan a los abrumadores indicadores sociales que tenían en épocas del gobierno de Fernando de La Rúa. Estos índices de pobreza están vinculados en forma directa a los niveles de inflación y poder adquisitivo de las familias, deben analizarse en contexto con la tasa de empleo y ése es el dato más triste y revelador de esta dolorosas estadísticas que vuelven a ubicar a nuestra ciudad como ejemplo del daño que provocan las malas decisiones de un gobierno nacional que privilegia la especulación financiera y los grandes negociados por encima del bienestar de sus gobernados”, opinó.

Gallo destacó que para llegar a esta situación hubo un largo peregrinar de “tarifazos, aumentos indiscriminados de los alimentos básicos, inflación descontrolada, todo eso dio este resultado: que más de la mitad de los concordienses, aún trabajando, no puedan llegar a fin de mes. Ya lo advirtió el intendente Enrique Cresto cuando Alberto Fernández designó a Concordia como ciudad elegida en Entre Ríos para su proyecto de Capitales Alternativas en el proceso de descentralización del gobierno federal”, argumentó que “las ciudades que Alberto propuso como capitales alternativas para su propuesta Democracia Federal, son ciudades que en épocas de bonanza empujan el crecimiento del país, pero en épocas de crisis son las que más hay que atender porque no dejan de caer”.

  • LA FALTA DE FONDOS Y OBRAS DE CAFESG EN LA REGIÓN

El joven edil electo puntualizó que durante estos últimos cuatro años Concordia perdió en forma progresiva sus recursos. “Tuvimos el desfinanciamiento de CAFESG, lo que implica que el Municipio y la provincia debieron afrontar obras que antes llevaba adelante este organismo, también estuvo eliminación de la coparticipación de los fondos de la soja y el recorte de todos los programas nacionales, es largo de enumerar pero esa es la realidad, hubo una pérdida de recursos y Cambiemos de Concordia no se hace cargo”, denunció.

“Ahora, Concordia sufre en carne propia el cierre de muchas empresas y comercios con varias décadas de trayectoria, debido a la baja rentabilidad y el aumento de costos. Lamentablemente, hoy estamos en una situación muy similar a la del 2001, que en aquel momento fue el preludio del final del ciclo neoliberal que hundió a la economía y destruyó al país”, reflexionó.

  • CAMBIAR EL MODELO

Por último y luego del diagnostico de causas y consecuencias, propuso la necesidad de “cambiar en forma urgente este modelo de especulación por uno que priorice la producción y el trabajo. Frenar la caída en la pobreza, que se seguirá acentuando si sigue gobernando Macri. Establecer un acuerdo de precios que permita a las familias acceder a la canasta básica de alimentos y poner en marcha un andamiaje que permita a las familias desendeudarse”.

“Tenemos la posibilidad, en las próximas elecciones del 27 de octubre, se dé un cambio real, responsable y profundo que reviva las esperanzas de cientos, miles de personas que han hecho un gran esfuerzo durante estos años y sólo han visto que su calidad de vida decae de mal en peor. Macri pidió en su campaña electoral de 2015 que su gobierno sea juzgado por la evolución de los indicadores de pobreza e inflación. En el 2019, la conclusión de la evaluación no admite prerrogativas. Macri lo hizo: volvimos al 2001”, concluyó Juan Domingo.

Deja un Comentario