Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Bocanegra y Metzler fueron los ganadores de la Maratón Binacional

El atleta de Concordia Francisco Bocanegra, debutó y ganó la tradicional competencia sobre 42 kilómetros que se corrió ayer. Entre las Damas, la ganadora fue María Sol Metzler, de San Salvador, fue la ganadora. Luis Barrio y Emilia Cafree ganaron los 21. Corrieron 528 personas, en un día realmente espléndido.

El atleta de Concordia, Francisco Bocanegra, se entrenó, vio que podía y se animó a entrarle a los 42 kilómetros, la prueba mayor de la Maratón Binacional. Y tan bien le fue que ganó, y por amplio margen con un muy buen tiempo de algo más de 2 horas 41 minutos, lo que habla a las claras del buen ritmo que impuso, pese al día más que primaveral que tuvimos ayer. Así, la Maratón Binacional inscribe un nuevo nombre en su historial de ganadores, como así también el de María Sol Metzler, quien se impuso en la misma distancia entre las Damas.

Las cuatro distancias de este año tuvieron a 528 personas anotadas, que disfrutaron de un día espectacular para correr y llegaron con mucha alegría por haber conseguido el objetivo de cruzar la meta.

La carrera de los 42 solo fue pareja en los primeros tramos, o quizá podemos decir hasta el Puente Internacional Salto Grande, lugar emblemático de la prueba. Allí sucedieron dos cosas notables, la primera es que Bocanegra se sintió bien como para hacer más firme su zancada y empezar a tomar distancia de sus seguidores. Y en el mismo lugar, el máximo ganador que tiene la Binacional, José “Bicho” Romero, hacía abandono de la prueba por un tirón en el posterior derecho. Increíblemente, en su carrera 13 la yeta fue para él y no pudo terminar, por primera vez desde que participa. Pero de 13 ganó 10, así que es el Rey de la Binacional.

Volviendo a Bocanegra, comenzó a mirar para atrás y veía que sus oponentes estaban un poco más lejos y a partir de la Monseñor Rosch comenzó a jugar con ello, a regular, y comprobó que la distancia era irremontable. Entonces, cuando le tocó entrar al Club Salto Grande venía “solo”, tranquilo y ya con una sonrisa de oreja a oreja, porque el debut no podía haber sido mejor. Cruzó la meta, se abrazó con todos y seguramente que “la ficha” le cayó un rato después, quizá en la entrega de premios, de que había logrado algo histórico como debutar y ganar en una carrera tan emblemática de dos países. Su nombre ya figura en la planilla de los ganadores, nada menos. Y él lo más “pancho”.

Deja un Comentario