Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Falleció contratista rural penado por intentar matar a un funcionario provincial

Se trata de Sergio René Masetto, el que había sido condenado por el ataque a Silvio Pucheta, registrado en 2008 en Chajarí. El contratista rural falleció en un hospital de Córdoba, donde estaba internado con un nombre falso.

La Cámara del Crimen de Concordia condenó a cinco años y medio de prisión efectiva a Sergio René Masetto, contratista de mano de obra para las quintas cítricas de Chajarí, acusado de intentar matar al delegado de la Dirección de Trabajo de la provincia en esa ciudad, Silvio Pucheta, el 15 de mayo de 2008, en pleno conflicto por la Resolución 125.

Esa era la escueta información que los medios reflejaban en diciembre del 2011 y condenaban a Masetto, de 41 años, camionero y dedicado a la intermediación en la mano de obra para la cosecha de frutas en la zona de Chajarí.

En los fundamentos de la Cámara, Masetto fue encontrado culpable del delito de «homicidio en grado de tentativa» por el Tribunal integrado por Martín Carbonell, Carlos Larrarte y Patricia Pérez. La agresión ocurrió cuando Pucheta intentaba controlar la actividad de Masetto, a fin de evitar trabajo no registrado, contratación de indocumentados y trata de personas (alojados en condiciones infrahumanas en la zona de quintas).

A partir de allí, el paradero de Masetto fue una incógnita; si bien las autoridades policiales y judiciales concurrieron varias veces a sus dos domicilios declarados, la respuesta siempre fue la misma: «está de viaje por Mendoza y no tenemos comunicación con él».

Según publicó TalCual, el hombre de más de 50 años falleció el lunes en un Hospital de Córdoba, pero había sido internado con el apellido Godoy, cuestión que luego del deceso fue rápidamente descartado por familiares de Masetto, quienes confirmaron su verdadera identidad.

Las huellas fueron enviadas en la jornada de este martes a la Policía de Entre Ríos para corroborar la identidad y ante el deceso, archivar la causa que lo tenía como prófugo.

Deja un Comentario