Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Alberto Fernández: «No somos marginales en el mundo planteando locuras»

En charla distendida, se extendió sobre sus ideas económicas y analizó cómo se recortaron mediáticamente declaraciones suyas para transformar su sentido. También le respondió a una nota del diario La Nación sobre su reunión con Galperín, de Mercado Pago.

Alberto Fernández habló desde España y consideró que la crisis argentina no se resuelve “a costa de más miseria». Para el candidato presidencial del Frente de Todos, “no es verdad que la economía exija sólo ajuste, condene a la marginalidad a millones de personas y permita la concentración de la riqueza en unos pocos”, dado que “esa es una forma de ver las cosas».

En declaraciones radiofónicas, estimó que “hay que entender que la mejor forma es que los que invierten, inviertan y den trabajo, arriesguen capital, ganen con su inversión y permitan dar trabajo y progresar al conjunto». A su vez, subrayó que “no existe un capitalismo donde no exista demanda” y que “en una sociedad de pobreza, hay vivos que ganan plata a costa de los otros”; además, definió como “muy productiva” su gira.

El ex jefe de Gabinete remarcó que su visión no es “una mirada retrógrada” tal “como tratan de vender en la Argentina”, sino que “es una forma de concebir el desarrollo social en esta economía globalizada”. En ese sentido ponderó los casos de España y Portugal. “Decían `estos son unos locos kirchneristas`. Ahí tienen a los socialistas portugueses o a los españoles queriendo hacer lo mismo. No somos marginales en el mundo planteando locuras. Ahí tienen resultados», afirmó.

Fernández manifestó que empresarios españoles «quisieron hablar» con él al igual que los «fondos de inversión ingleses y norteamericanos», y que pretendían «entender qué es lo que está pasando en la Argentina». Expresó que “soy de los que creen que América Latina mira a Europa como un mundo cercano» y dijo que quiere «tratar de hacer esa integración teniendo en cuenta las asimetrías económicas que existen».

Además, se refirió a sus palabras ante los parlamentarios españoles sobre la industria petrolera, que tanto revuelo generaron al ser difundidas parcialmente por sectores de la prensa argentina. «Yo estaba hablando de la importancia del desarrollo científico y tecnológico, y que lamentaba que Mauricio Macri hubiera desmantelado eso. Dije que lo importante para una petrolera era desarrollar tecnología, si no, termina dependiendo de las multinacionales, pero eso no va en desmedro de las multinacionales». Explicó que esos dichos «se convirtieron en una noticia seccionada por error o mala intención diciendo que yo estaba en contra de las multinacionales del petróleo».

El candidato se reunió con los jefes de gobierno de España y Portugal, Pedro Sánchez y António Costa, respectivamente, además de los encuentros que mantuvo con empresarios y representantes de fondos de inversión. «He advertido que todos son muy conscientes del estado de situación de la economía argentina y lo único que percibí de ellos es el deseo de trabajar juntos para sacar a la Argentina del problema. Son muy conscientes del nivel de crisis que tiene la Argentina y tomaron dimensión de eso por las últimas medidas que ha tomado el gobierno de Macri», contó.

Además, afirmó que en Europa “se dan cuenta de que en nosotros puede haber una solución al problema y no una profundización de la crisis, que es algo que se pregonó durante mucho tiempo por el Gobierno y que están advirtiendo que es una falacia».

Añadió que en esos encuentros se habló de “cómo profundizar los lazos entre la Unión Europea y el Mercosur” y que en Europa “saben de mi locura por integrar, que es una obsesión que tuve siempre». Fernández alabó la experiencia portuguesa, a la que comparó con el gobierno de Néstor Kirchner. «El mérito de Costa fue que cuando le exigieron más ajuste él dijo que no, que había que activar el consumo y poner dinero en el bolsillo de los trabajadores y los jubilados. Así lo hicieron, y cuando lo escuchaba estaba reviviendo lo que hicimos en 2003 con Néstor Kirchner».

En otro orden, llamó a frenar la jurisprudencia «injusta» en lo que se refiere a «detener a la gente preventivamente sin que haya una definición de culpabilidad sobre ellos». Subrayó que “hay que entender que esto que está pasando hoy está haciendo jurisprudencia y no debemos dejar que se repita».

Se refirió a sus palabras sobre Luiz Inacio Lula Da Silva en el Parlamento español, donde pidió por la libertad del ex presidente brasileño. “Es la demanda del Estado de derecho, donde la Justicia haga justicia y no injusticia. La misma demanda que tendría si algún conservador es detenido irregularmente por una fuerza progresista». Y agregó que “es la misma demanda que hago cuando digo que en Venezuela se cometen arbitrariedades”. En esa línea, remarcó que “yo lo que preservo es el Estado de derecho”, y que en Brasil y Venezuela deben resolver “la calidad de sus democracias como ellos quieran”, aunque pidió que “el Estado de derecho no lo dejemos de preservar y defender».

También aprovechó por Radio 10 para pedir que se dejen de “embromar” con la «historia de los `demonios` de La Cámpora», a propósito de una nota publicada en el diario La Nación , y dijo que los miembros de esa agrupación son “gente que, como todos los argentinos, quieren vivir en un país mejor». Confirmó que la reunión con Marcos Galperín, CEO de Mercado Libre, fue por intermediación de Eduardo “Wado” De Pedro, dirigente de La Cámpora. «Justamente Galperín vino porque es amigo de Wado. Así se generan climas y se le hace mucho daño a la Argentina. Tenemos que terminar con esta Argentina que miente».

Deja un Comentario