Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Todos por Mateo: Realizan campaña solidaria para ayudar en tratamiento médico

La campaña se lleva a cabo día a día en el semáforo de Villa Adela y falta la última sesión del tratamiento de regeneración de células en Cuenca, Ecuador.

“Somos amigos de la familia y estamos haciendo esta campaña y eventos, como la próxima venta de asado con cuero en la Parroquia de Villa Adela, para juntar fondos y Mateo, que padece el síndrome de WEST. Necesita cinco sesiones, lleva cuatro y es la última, así que gracias al apoyo pudimos dar a una mano a este niño de un año; el costo de la terapia son 3 tres mil dólares”, precisaron.

Mateo realizó su cuarta sesión con mucho éxito, sus familiares agradecen a todos  por la ayuda. “Sin dudas esto no sería posible sin su colaboración”, sostuvieron. La campaña se lleva a cabo día a día en el semáforo de Villa Adela y falta la última sesión del tratamiento de regeneración de células en Cuenca, Ecuador.

  • EL SÍNDROME DE WEST

El síndrome de West (SW) o síndrome de los espasmos infantiles es una encefalopatía (alteración cerebral) epiléptica de la infancia, grave y poco frecuente, que debe su nombre a William James West (1793-1848), médico inglés que describió por primera vez el cuadro (presente en su propio hijo) en un artículo publicado por The Lancet en 1841. Se caracteriza típicamente por tres hallazgos: espasmos epilépticos, retraso del desarrollo psicomotor y electroencefalograma con un trazado característico de hipsarritmia, aunque uno de los tres puede no aparecer.

Los niños con SW suelen manifestar la enfermedad entre los 3 y 6 meses de edad, aunque en ocasiones esto ocurre hasta los dos años. El SW siempre genera algún grado de retraso global en el desarrollo infantil y, a pesar de que el conocimiento sobre él ha mejorado considerablemente, todavía hay casos en los que no se diagnostica a tiempo, ante todo cuando los síntomas son leves (las convulsiones se pueden confundir con cólicos o dolor abdominal) o debido a la falta de experiencia por parte del pediatra.

Deja un Comentario