Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Medio Ambiente: El guardaparques Marcelo Cortiana llamó a la reflexión

“Para pensar los Concordienses”.

Se escucha, se ve y se lee en los distintos medios de comunicación y redes sociales cómo los gobiernos y actores sociales están CONSTERNADOS por las acciones que ha tomado el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, respecto al cuidado del Amazonas, minimizando multas y permitiendo variantes no legales que nos enfurece por el trato que se le está dando al principal pulmón de la tierra.

Ahora, si bien a mí también me preocupa, como ambientalista, el problema de toda la Amazonia, que representa un total de quinientos cincuenta millones (550.000.000) de hectáreas, más aun me está preocupando, como concordiense y guardaparque, el futuro de nuestras apenas casi 80 hectáreas del también declarado (por normativas municipales y provinciales) principal pulmón de la ciudad: el Parque San Carlos.

Tenemos que cuidarlo a través de acciones reales que protejan al parque. Tengamos en cuenta que cada árbol que se corta es un fuerte golpe al ecosistema,  cada actividad no permitida que caprichosamente se aprueba por excepción sigue siendo perjudicial para el ambiente. Esto nos afecta enormemente a todos los concordienses porque, a través de estas actividades, estamos hipotecando el futuro de nuestros gurises. Tengamos en cuenta que muchas de las semillas que juntan nuestros compañeros del vivero municipal, para hacer los plantines de árboles, son del parque.

¿Qué pasaría si, por tantas perturbaciones ambientales, una parte de las aves e insectos se van y no polinizan?

Antes de aprobar cualquier evento en el parque, tenemos que tener en cuenta,  por más simple que parezca, un estudio ambiental, con capacidad de carga, teniendo en cuenta los lugares habilitados para cada cosa. Más allá del sentido común, la legislación lo establece. El humedal, que es la gran mayoría del parque, está protegido, y  las aves no son la excepción.  Hay que ser coherentes a la hora de tomar decisiones. No solo pensemos en una parte del «TODO», recordemos que no tienen sentido las tradiciones y actividades que no son educativas o no dejan una buena enseñanza para nuestro pueblo.

 «Que el Creador nos ilumine en nuestras decisiones», señaló.

Deja un Comentario