Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Testigo del accidente de la embarcación deportiva

Diego Mazoletti es pescador y el destino quiso que sea testigo del accidente que le costó la vida a Carla García, quien tripulaba junto a su pareja Mauricio Ferreyra una lancha deportiva en el río Uruguay, a la altura de la desembocadura del arroyo Yuquerí Chico, lugar en el que se dio vuelta campana.

“Éramos unas seis personas, estábamos pescando alrededor de las cinco y media de la tarde del domingo, y en ese momento vimos que cruzó una lancha aproximadamente a 200Km/h, que iba como para el sur, en sentido a la costa uruguaya, y una media hora más tarde la lancha volvía, y más o menos delante nuestro se dio vuelta de costado y en dos segundos se hundió porque no la vimos más”, aseguró el pescador.

Carla García, la joven kinesióloga que murió al explotar el motor de una lancha de competición.

Del mismo modo señaló que “en ese momento escuchamos gritos y lo primero que hice fue llamar a la Prefectura. No fue fácil por el tema de la señal, pero la cuestión es que me atendieron, y desde prefectura me pedían la ubicación exacta y con los nervios traté de explicarles, pero insistían pidiéndome los datos personales, mi número de documento, en vez de preocuparse por acudir al accidente, porque se perdió un tiempo hermoso”, rezongó Mazoletti, quien además resaltó: “Yo les dije a los de prefectura que se estaba ahogando la gente, y en ese momento me dijeron que ya venían”, recordó.

Carla García junto a su pareja Mauricio Ferreyra.

“Había otros compañeros que estaban pescando, del otro lado del arroyo y tenían un bote, le hicimos señas que los vayan a auxiliar y fueron a tratar de ayudar, pero la correntada estaba muy fuerte”.

Luego señaló: “Los tripulantes tenían chalecos porque se los veía, a todo esto los alcanzaron en Benito Legerén, bien frente a la ex fábrica, ahí lo alcanzaron al muchacho”, aseguró Diego.

Asimismo recordó que “nosotros no sabíamos nada en ese momento, pero uno de los muchachos se comunicó con nosotros y nos dijo que la chica había fallecido y que el muchacho tenía las dos piernas moradas”.

La lancha deportiva de la pareja.

“Cuando pasó el accidente nosotros veíamos que los dos cuerpos se iban con la correntada, incluso nosotros pensamos que había alguien más porque creímos que había una criatura, que es lo que escuchábamos y nos entró la desesperación pero al parecer era el perrito que llevaban y que dijeron que lo pudieron salvar”.

Deja un Comentario