Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Claroscuros

Lo claro es lo que surge a simple vista y lo oscuro es lo que permanece escondido y en las tinieblas y la combinación de ambos termina siendo un claroscuro. Como el día y la noche, luz y oscuridad.

Los hechos que se le imputan al ex jefe departamental de Policía de Concordia, comisario Querencio, son un claroscuro, un excelente oficial con buena disposición para el mando terminaría su carrera imputado de un delito aberrante como lo es el abuso sexual contra una menor de edad por lo que debió pedir licencia antes que se lo ponga en disponibilidad por orden superior.

Aquí, la decisión fue el cumplimiento a rajatabla de los anuncios previos del gobernador Gustavo Bordet de que “funcionario que resulte imputado será separado inmediatamente del cargo”, quien –en persona- decidió poner en funciones a un reemplazante, el día siguiente a que el comisario hubiera sido ratificado, mediante decreto inmediato.

Tampoco se tuvo en cuenta el “principio de inocencia” o el “beneficio de la duda”, quizás porque los hechos resultarían incontrastables y no admitieron que se le otorgue más dispensas que darle al Comisario licencia sin su puesta inmediata en disponibilidad hasta que se aclaren las cosas y pueda instrumentar su defensa.

Es que, la acusación parece la gota que faltaba para colmar el vaso de los problemas de la seguridad pública en una ciudad considerada “difícil” por su nivel delictivo que si bien no alcanza a la existencia de una mafia organizada para delinquir, si existen organizaciones dedicadas al narcomenudeo que, a cada tanto, son disueltas por la acción de las fuerzas policiales y su lugar es ocupado por otros que amplían su radio de distribución.

Drogas no faltan y su consumo es, ciertamente, lo que hace que la delincuencia que antes era “manejable”, hoy tenga una violencia inusitada, con personas que disparan sus armas cuando ya han conseguido su objetivo y con total desprecio por la vida humana, como ocurrió con el asesinato de Mariela y el ataque alocado al hombre que bajó de su auto a comprar cervezas herido de un tiro cuando ya había entregado el botín al dúo de drogones que le disparó un tiro sin ton ni son y que por centímetros no le costó la vida.

La ley de Narcomenudeo parece efectiva en cuanto se ha logrado erradicar una parte de la venta al por menor de las drogas con lo cual muchos perejiles terminaron tras las rejas y los peces gordos siguen siendo “intocables” y la droga sigue llegando a los consumidores, entre ellos, a los delincuentes que potencian su accionar envalentonados o simplemente drogados actúan obnubilados y cometen estos desquiciados ataques contra la vida.

Para combatir a los narcos y al resto de los delincuentes se requiere de un hombre que actúe como jefe del poder que se le otorga a la Policía con la cabeza puesta en su función y no enmarañado en problemas judiciales tan graves como el de estar acusado de haber abusado de una menor de edad.

Hubiera sido preferible dar a conocer la verdad de la “licencia” del ex jefe, como todo, no es claro ni oscuro, es un claroscuro como lo es la vida misma.

Deja un Comentario