Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

A leer las etiquetas: Cuando la leche no es leche y el queso rallado tiene harinas

En el afán de buscar artículos a bajo costo y más baratos, nos encontramos con alimentos que no lo son. En los rótulos dicen a “base de”, cuando en realidad no son los productos originales. Desde Bromatología advierten a la comunidad sobre alimentos autorizados que poseen solo un porcentaje en la composición.

“Si bien son alimentos autorizados por el ANMAT, lo que tenemos que tener en cuenta cuando vamos al supermercado al observar las etiquetas es que hay productos que no son el ciento por ciento del alimento, ya que tienen agregados y por eso costo es mucho menor que el alimento entero”, indicó a El Sol el ingeniero Rubén Arguello.

En base a las recomendaciones precisó que “hay que revisar los rótulos y las etiquetas, lo barato sale caro, no hacen mal pero no tienen los nutrientes necesarios como un alimento entero”.

Arguello dio los siguientes ejemplos: “Por ejemplo hay un alimento que viene en caja y dice alimento a base de leche, la gente lo lleva pensando que es una caja con un litro de leche pero en realidad solo tiene una parte, otro ejemplo son los quesos rallados, que tienen aditivos y algo muy poco de queso sardo, generalmente tienen harina para estirarlo,  en los rótulos y en etiquetas está mencionado y es importante saberlo”, subrayó.

Otros alimentos son a base de café y tienen solo una parte, lo importante es aclarar que “no tienen las propiedades nutricionales  que deben tener en grasas o proteínas y vitaminas, por eso es conveniente mirar las etiquetas principalmente si los productos están destinados a ser alimentos para chicos en edad de crecimiento”, explicó.

Deja un Comentario