Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Otra vez afuera: Argentina perdió con Brasil y quedó eliminada de la Copa América

Brasil le ganó la semifinal a la Argentina por 2 a 0 y definirá la Copa América el domingo a las 17. El equipo de Tité fue contundente en los momentos precisos. Argentina mereció un poco más, como por lo menos llegar al empate cuando perdía uno a cero. Tuvo dos tiros en los palos y además en dos jugadas de penal, el árbitro no acudió el VAR y por lo que mostró la televisión fueron claras, perjudicando así a nuestro equipo. De Jesus y Firmino fueron los autores de los goles. Messi mejoró y se puso el equipo al hombro, pero no pudo torcer una nueva historia con triste final.

El local fue contundente, pero Argentina hizo méritos para empatar. Tuvo dos pelotas en los palos y dos jugadas de penal que no fueron revisadas con la tecnología. Los goles de Brasil llegaron en los momentos justos. Messi tuvo más participación y fue una de las figuras, pero con eso no alcanzó.

Se acabó el sueño de la Selección en la Copa América: cayó 2-0 ante Brasil en el estadio Mineirao y quedó eliminado de la competencia en semifinales. Gabriel Jesus y Roberto Firmino marcaron los goles para el vencedor, que cimentó su victoria en la efectividad: llegó a fondo en tres oportunidades y convirtió dos veces.

Argentina estuvo a la altura de las circunstancias: pegó dos tiros en los palos y, con un Messi en su mejor versión, tuvo la iniciativa en largos pasajes del encuentro. Pero no estuvo fino en la definición. Y en dos transiciones ajustadas, el equipo de Tite se quedó con el triunfo. La Selección jugará por el tercer puesto el sábado desde las 16 en el Arena Corinthians de San Pablo ante el perdedor del cruce entre Chile y Perú.

Impulsado por su público y por el peso de la localía, Brasil propuso un juego de presión extendida y fricción para recuperar lo más rápido posible el balón. como a lo largo de la competencia, volvió a hacerse ancho desde lo posicional, para atacar por adentro. Argentina opuso intensidad en la marca (la amarilla de Tagliafico a los ocho minutos ofició de prueba), ocupó los espacios para evitar filtraciones y, con la pelota, buscó construir de manera asociada, con Messi retrocediendo para hacer contacto y atraer la atención para liberar a sus compañeros.

La primera aproximación fue de Argentina: a los 11 minutos, tras recibir de la «Pulga», Paredes probó de media distancia y el balón pasó cerca. Pero, a los 18′ Dani Alves rompió por el medio, le dio un pase sin mirar a Roberto Firmino y Gabriel Jesus apareció en soledad por el centro para poner al local 1-0.

A partir de la conquista, el Scratch puso a Casemiro sobre el astro rosarino, cerró líneas en su campo para nublarle las ideas en el armado a Argentina (Otamendi, en la conducción larga, falló un par de veces) y generar transiciones rápidas para aprovechar la velocidad de Coutinho, Gabriel Jesus y Firmino. Con el 10 más participativo que en los encuentros anteriores, Argentina buscó combinar más ágilmente y casi empata de pelota quieta.

A los 29 minutos, Messi tiró un centro frontal con sutileza y Agüero peinó de anticipo: la pelota pegó en el travesaño, picó en la línea y salió.

La Selección salió al segundo tiempo decidido a buscar el empate. Por momentos centralizando en exceso el juego, pero mostrando buenas combinaciones entre Messi, Lautaro y Agüero (más el agregado de De Paul), siguió generando peligro. A los 4 minutos, un remate mordido del delantero del Inter terminó en las manos de Alisson, a los 6′, un tiro de De Paul se fue por encima del travesaño y a los 11, otra vez el palo impidió la igualdad; esta vez, tras un intento del capitán.

Pero a los 25 minutos, en la tercera llegada a fondo a lo largo del partido, Brasil volvió a golpear. Gabriel Jesus recorrió 50 metros con la pelota sin que lo cortaran, pisó el área y cedió para Firmino, que tocó al 2-0 sin marcas. Argentina pudo tener la oportunidad de descontar. A los 83 minutos, el árbitro Zambrano y el VAR omitieron un evidente penal de Arthur a Otamendi.

No hubo mucho tiempo para más. Será Brasil el que jugará la final el domingo desde las 17 en el Maracaná. Argentina, al menos, dejó su mejor imagen en la Copa. Los cimientos para construir encima una Selección diferente.

  • UN ARBITRAJE SIN VAR

El medio tecnológico, tantas veces usado en esta Copa América, ayer extrañamente quedó de lado. Hubo dos jugadas clave que bien podría haber requerido su intervención. En una, Arthur le mete el codo en el cuello a Otamendi cuando va a saltar a cabecear y quedó un rato tendido en el suelo. Incluso, el árbitro paró el juego para ver qué pasaba con el jugador.

Antes del segundo gol de Brasil, Messi filtró la pelota para Agüero y a este Dani Alvez le cruza la pierna en claro penal. La pelota no le llegó a Agüero, rebotó y de allí nació la contra letal que terminó en el segundo tanto brasileño. En ambas jugadas el árbitro ni siquiera tuvo intención de revisar el VAR y extrañamente ninguno de quienes lo estaban manejando, con tantas cámaras a disposición, le avisaron de las dos faltas en cuestión que bien podían haber cambiado la historia del partido.

En lo futbolístico, Argentina tuvo a un Messi mucho más recuperado y haciéndose cargo del equipo, pero otra vez la mala suerte le impidió su gol en el mejor momento argentino, con esa pelota que pegó en el palo. Tuvo buena compañía en Agüero, algo de Paredes y muy poco más, ya que el resto tuvo muchos altibajos a pesar de que, insistimos, en varios pasajes la selección de nuestro país lo fue a buscar y mereció, a nuestro criterio, un poco más en el partido y ese poco más léase haber llegado al empate en un tanto, por lo menos. Pero Brasil fue contundente, pegó en los momentos justos y está en la final.

Ahora, resta saber qué va a ser de este equipo argentino, de los históricos que lamentablemente siguen en esa terrible racha de no poder ganar nada. ¿Continuarán?. ¿Habrá mayor recambio?. ¿Seguirán bancando  a Scaloni o buscarán otro técnico?. ¿Habrá reestructuración a fondo?. Son preguntas que quedan en el aire, que aparecen siempre en cada derrota, y la de ayer no fue una derrota más ya que fue  ante el clásico rival y donde quedamos afuera, una vez más, de un torneo internacional.

Igualmente, el equipo dejó otra imagen porque lo fue a buscar al partido y dejó todo en la cancha. Pero si se lo mide desde los resultados, como casi todo últimamente, se pueden venir los recambios mencionados y hasta puede estar de regreso una vieja crisis, como la que nos sacudió en el Mundial de Rusia. Esperemos que alguien tenga fuerte el timón y nada de eso pase, para tener una reestructuración, necesaria por cierto, pero con una transición tranquila.

Deja un Comentario