Lagarde deja el cargo luego de haber aprobado el paquete de ayuda económica más importante en la historia del organismo, el cual tuvo como destino la Argentina. La funcionaria reconoció semanas atrás que habían subestimado la inflación argentina, aunque eso no implicó que se modifique el programa de ajuste previsto para la Argentina.

También se subestimó la tensión cambiaria típica del país, por lo cual se le autorizó al gobierno a utilizar los dólares del fondo para intervenir en el mercado de cambios, algo que tienen prohibido los países miembro en este tipo de ayudas según el estatuto del organismo.

Lagarde había ocupado previamente cargos en el gobierno francés como ministra de Agricultura y Pesca, de Comercio y de Economía, Finanzas e Industria. Fue la primera mujer ministra de Asuntos Económicos del G8 y en dirigir el FMI.​ Los cargos en el BCE se completan con el liberal belga Charles Michel como presidente del Consejo, el socialista español Josep Borrell como jefe de la diplomacia europea y el socialdemócrata búlgaro Sérguei Stanishev, en la Eurocámara.