Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Alberto Fernández: «Nuestro objetivo es pagar la deuda, pero no con recesión»

El precandidato del Frente de Todos recibirá este jueves a Alejandro Werner, quien encabezará la delegación del FMI. Los voceros del Ministerio de Hacienda, por su parte, aclararon que no tenían previsto ningún encuentro con los funcionarios del organismo internacional que, con el crédito otorgado a la administración de Mauricio Macri, facilitó la fuga de capitales.

Una misión del Fondo Monetario Internacional volverá a Buenos Aires. La novedad no fue reportada por el organismo multilateral ni por el gobierno. Quien reveló la nueva visita fue el precandidato presidencial por el Frente de Todos, Alberto Fernández, que recibirá este jueves a los enviados del FMI. «Nuestro primer desafío es que el Fondo entienda que ha cometido un error garrafal prestando dinero a un gobierno para que le pague a los acreedores y lo usó para pagar la fuga de divisas», indicó Fernández. «Argentina está en default y yo quiero sacarla de ahí. Mi objetivo es pagar, pero no manteniendo la recesión de Macri», aseguró.

La comitiva será encabezada por el responsable del Departamento para el Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner. «No tienen agenda con nosotros», indicaron a este diario desde el Palacio de Hacienda al ser consultados por la visita. El gobierno está a la espera de que el Directorio del FMI informe cuándo evaluará el caso argentino y habilitará el próximo desembolso del préstamo por 5400 millones de dólares. Estiman que esta semana se defina la fecha para la votación.

«Cuando hable con el Fondo voy a tener una noción más exacta de lo que quiere», anticipó el precandidato presidencial por el Frente de Todos durante una entrevista radial. El FMI se convirtió en el principal acreedor individual del país. Al organismo le corresponden 1 de cada 3 dólares de los pagos de deuda que deberá asumir el próximo gobierno. «Sé lo que le cuesta al país estar en default, si todavía no estamos en uno es porque vivimos una ficción a raíz de la plata que le pedimos al Fondo», consideró Fernández. Una misión del FMI visitó el país en mayo antes de elaborar el informe que será utilizado como insumo para habilitar el próximo tramo del crédito. Aunque esa delegación se retiró hace más de un mes, el proceso no se cerró.

Los voceros del FMI habían reconocido que existía la posibilidad de un encuentro con Fernández. «No sería inusual», expresó entonces el vocero del organismo, Gerry Rice, al recordar que «el FMI ya se reunió con representantes de la oposición como parte de su agenda de reuniones con el sector privado, los sindicatos, la academia». La misión que visitó Argentina en febrero inicio sus encuentros con precandidatos presidenciales y políticos opositores.

El primer turno fue para el gobernador salteño Juan Manuel Urtubey. Al finalizar el encuentro con los delegados del Fondo, el flamante compañero de fórmula de Roberto Lavagna expresó su respaldo al plan de ajuste fiscal promovido desde el organismo internacional. Durante aquel periplo porteño el jefe de la delegación, Roberto Cardarelli, y el representante permanente en el país, Trevor Alleyne, también se reunieron con el ex ministro de Economía, Roberto Lavagna. El recorrido incluyó además una visita al despacho del diputado Axel Kicillof, quien los convidó con bizcochos de grasa. «Dicen que les preocupa la inflación y el desempleo, pero que su función es estabilizar el tipo de cambio. Ven en 2019 un año muy recesivo», señaló el precandidato a gobernador bonaerense.

Durante una entrevista con Página/12, Fernández advirtió que «no es solamente que Macri se ha endeudado, se endeudó y entregó la conducción de la economía argentina a manos del FMI y eso es lo imperdonable. En el destino de los argentinos. El destino de la economía argentina no está en nuestras manos, está en manos del Fondo. Esto hay que tenerlo claro no para pelearnos con el Fondo, sino para poder volver a discutir sensatamente cómo salir de este brete».

La fragilidad de la economía argentina tras la imlpementación del programa de austeridad forzó al FMI a relajar sus exigencias. Así habilitó al gobierno a vender reservas para intentar domar la crisis cambiaria. Pero, a pesar del optimismo que expresan los técnicos del organismo, Argentina registrará en 2019 la octava recesión más profunda del mundo. La contracción de 1,2 por ciento estimada por el FMI sólo será superada por las caídas en Venezuela, Irán, Zimbabwe, Nicaragua, Guinea Ecuatorial, Turquía y Sudán.

Deja un Comentario