Diario EL SOL Matutino Independiente (Concordia - Entre Ríos) "Un sello de calidad en la comunicación informativa"

Madre de seis chicos, desesperada: «Si mis hijos lloran de hambre, voy a salir a robar para darles de comer»

Una desesperada madre de seis hijos vive en un verdadero calvario, le contó a nuestro medio que su marido se droga, que le vendió lo poco que tenía, que la golpea a ella y a sus propios hijos hasta lastimarlos. Además, agregó que su marido tiene restricción de hogar, pero que igual se mete en su casa para hacerle problemas. Dijo que todo está denunciado pero que no pasa nada. La desesperada madre dice que no tienen para comer. “Si mis hijos lloran de hambre, voy a salir a robar”, advirtió.

Sobre el calvario que está viviendo, Gabriela Ester Fonseca comentó a cronistas de EL SOL que “yo soy madre de seis chicos, de 14, de 11, de 6, de 4, un nene de 1 año y 3 meses, y un bebé chiquito; mi situación es desesperante por eso yo le pido a la comunidad de Concordia que me ayuden con ropas y con comestibles porque no tengo para darle de comer a mis hijos, porque mi marido es un drogadicto, me vendió todo lo que tenía y encima cobra la asignación por los chicos pero no colabora con nada para sus propios hijos”.

Del mismo modo, la desesperada mujer manifestó “mi marido es un hombre violento y quiero que lo condenen, él tiene restricción de hogar pero igual viene a mi casa y golpea a sus hijos, a la más chiquita le dejó un chichón en la cabeza, a mí me rompió la nariz, entra con armas. Yo me cansé de ir a la comisaría segunda y me dicen que a mi marido, cuando viola la restricción, tengo que tenerlo acá, agarrado y llamarlos a ellos para que puedan hacer algo, porque de lo contrario dicen que no pueden hacer nada”.

Por otra parte, la joven madre manifestó que “tuve los seis chicos porque no me cuidaba, mi marido se drogaba y nos golpeaba a mí y a los chicos, a la nena casi le quebró las piernas de un palazo, a mi bebé de tres meses le marcó la cara y eso está todo denunciado en Fiscalía».

«Ahora lo que espero es que a la asignación que él cobraba como jornalero por los chicos se la saquen y me la pasen a mí para poder darles de comer a mis hijos”, tras lo que resaltó que “yo vivo en calle Rawson Sur 628, pido, suplico que la gente me ayude porque de lo contrario, si mis hijos siguen llorando de hambre, voy a salir a robar para darles de comer”.

Imagen ilustrativa

Deja un Comentario